Los sumideros no han sido vaciados de asfalto y sigue sin pintarse

Con un monumental caos en la ciudad, dada la decisión de asfaltar todo en un tiempo excesivamente corto, que dio lugar a grandes inconvenientes en los desplazamientos de los ciudadanos, se realizó la pavimentación anual. Transcurrido un plazo prudencial, entendemos que las labores posteriores a realizar tras la extensión de la capa bituminosa, o no se han llevado a cabo o se han realizado tan solo en parte, por lo que instamos al equipo de gobierno del ayuntamiento de Zamora a que se interese por la  consecución de los labores a  realizar, a fin de que a las molestias causadas por el proceso de asfaltado, no se sumen otras a posteriori tal y como siguen padeciendo los zamoranos.

 Algo de vital importancia para la fluidez del tráfico, que facilita la circulación y minimiza el riesgo de accidentes, tanto para conductores como para peatones, se ha despreciado de tal manera, que en algunas calles pavimentadas hace semanas, sigue sin procederse al pintado o se ha dejado a medias desde haces días, como es el caso de la rotonda de Obispo Acuña.

Observamos asimismo, que el exceso de material bituminosos en los sumideros como consecuencia del asfaltado no se han retirado, llegando en algunos casos a estar completamente obstruidos , alcanzando hasta el mismo nivel de la calle. Con las alcantarillas obstruidas por el proceso, no pueden cumplir la misión de evacuar el agua de la vía pública procedente de las precipitaciones. Con lo cual en caso de lluvia pudieran producirse inundaciones, ocasionando  graves daños.

lunes, 15 octubre 2018 por