Aguas Bravas empieza a ser una realidad en Cistierna

La primera fase supondrá una inversión de 336.380 euros.

JOSÉ Mª CAMPOS | CISTIERNA

DIARIO DE LEÓN

Parte de las obras de la construcción del edificio de piraguas y servicios múltiples

El proyecto del Parque deportivo fluvial de práctica de piragüismo aguas bravas de Cistierna empieza a ser una realidad dado que van a buen ritmo las obras de la construcción del edificio de piraguas que se ha ubicado en terrenos del polideportivo municipal junto a las piscinas municipales. Este edificio tiene un coste de 200.000 euros. A su finalización se ejecutará la construcción de un embarcadero en la margen izquierda del río Esla con un coste de 28.000 euros. Este proyecto se ejecuta tras una subvención de 300.000 euros de la Junta de Castilla y León que fue conseguida por el procurador en cortes de la UPL, Luis Mariano Santos. En esta primera fase el Ayuntamiento de Cistierna aporta 36.380 euros. Además hay que sumarle otra ayuda de 200.000 euros que también logró el procurador leonesista y que, una vez reintegrada al Ayuntamiento, permitirá ejecutar la segunda parte de este proyecto deportivo que antes de la crisis iba a suponer una inversión de tres millones de euros del plan del carbón pero fue de los proyectos que entonces paralizó el gobierno central.

El edificio consta de un almacén de material deportivo adaptado a embarcaciones, aseos de uso general, vestuarios masculinos, vestuarios femeninos y en la medida de los posible se diferenciará el uso turístico del deportivo. Dispondrá de un aula multiusos destinada a conferencias, cursos de navegación y piragüismo e incluso sobre medio ambiente; una recepción, una sala de espera para los grupos y una zona de musculación para deportistas. El edificio en cuestión ocupa 535 metros cuadrado en la planta baja. La planta primera constará de una zona amplia de almacén.

El embarcadero se proyecta mediante muro de gaviones de piedras en interior de mallas de acero y pavimento de adoquín prefabricado de hormigón, calado en forma de celosía, de doce centímetros con césped. Se proyectan dos accesos al embarcadero, uno en cumplimiento de la ley de accesibilidad mediante una rampa con un ancho de dos metros y un acceso directo mediante traviesas de madera en el talud natural.

miércoles, 3 julio 2019 por