Annus horribilis

EDUARDO LÓPEZ SENDINO VICESECRETARIO GENERAL Y CONCEJAL DE UNIÓN DEL PUEBLO LEONÉS EN EL AYUNTAMIENTO DE LEÓN

TRIBUNA- DIARIO DE LEÓN

Eduardo López Sendino

El dicho popular de que «año nuevo, vida nueva», lamentablemente, no es en absoluto trasladable ni a la ciudad de León, ni a la provincia de León, ni a la Región Leonesa, porque las expectativas son tan negras como el año que nos ha precedido.

El año 2018 lo he calificado de «annus horribilis», frase acuñada por la reina de Inglaterra, esa que ha enterrado más de doce presidentes norteamericanos, y que calificaba así la situación de la corona británica en un año aciago para la misma, y desde luego aciago ha sido el año en el que en la provincia de León, definitivamente, ha visto desaparecer la minería del carbón, «gracias» a las políticas tanto del Partido Popular como del Partido Socialista que cada vez que han gobernado han dado una vuelta de tuerca al cierre de la actividad minera, sin alternativas reales para las cuencas mineras aunque siempre se les ha llenado la boca hablando de la reindustrialización, pero que en la realidad nunca se ha visto; la desaparición de Vestas y la llegada de otra empresa que, visto lo visto, en el mejor de los casos, no garantiza ni la mitad de los puestos de trabajo anteriores y que, además, está a la espera de las inversiones solicitadas tanto de la Junta como del Gobierno para la operatividad de la nueva empresa; el decreciente censo poblacional motivado por la falta de expectativas para los jóvenes y resto de masa trabajadora, que obliga a la emigración y el desarraigo, y que solamente queda ya en la provincia una gran bolsa de jubilados que convierten la pirámide poblacional de León en una pirámide invertida; la falta de inversión tanto pública como privada, otro año más sin ver acabado la integración de Feve, y otro año más sin que el deseado polígono de Torneros vea puesta la primera piedra; la ciudad del Mayor o Centro de Referencia del Autismo, continúa como en años anteriores, es decir, cerrado; el centro de control del AVE se quedó en una quimera, y el teatro Emperador continúa sin un destino para los leoneses, todo ello no son más que pinceladas de una situación caótica para la provincia de León que solamente parece querer vivir del turismo cuando el turismo no es más que una pieza de un puzle del que desafortunadamente en la provincia de León solo tenemos esta pieza.

Este panorama desolador no parece que vaya a revertirse en el año 2019 por lo que los augurios de descenso poblacional continúan siendo lamentables, las cifras de desarrollo económico siguen siendo muy por debajo de la media, y la actividad económica no se atisba que despegue con el ritmo que León y provincia necesita, y no digamos ya en la comarca del Bierzo, donde al cierre de las cuencas mineras se unió la crisis económica que afectó al tejido empresarial de la comarca y que ha llevado a una auténtica desolación que se percibe claramente cuando se circula por la ciudad de Ponferrada.

Por tanto, deseando un año Nuevo lleno de venturas para todos los leoneses, lamentablemente no deja de ser más que un íntimo deseo personal que la realidad del día a día tozudamente nos impone un escenario verdaderamente triste y desolador.

De todas las maneras, siempre he pensado que tanto la provincia de León, como toda la Región Leonesa, tienen un potencial inmenso más allá del turismo, no solo por las posibilidades de la industria agroalimentaria, que además permite la fijación de población en el medio rural, sino también las enormes posibilidades de explotaciones de minerales diferentes al carbón, así como la situación estratégica de la provincia de León, como eje vertebrador del noroeste de España, que puede llevar a ser un importante polo de atracción de actividad industrial que permita salir a toda la provincia del negro panorama antes esbozado. El año 2019 debe ser, a pesar del Partido Popular y del Partido Socialista, así como los que parecen haber descubierto la pólvora política como Ciudadanos o Podemos, el punto de inflexión para que la provincia de León recupere el tiempo perdido desde el punto de vista económico empresarial e industrial y acabe cogiendo el furgón del desarrollo que permita que nuestros jóvenes no acaben teniendo que buscar el trabajo fuera de nuestras fronteras provinciales.

 
miércoles, 9 enero 2019 por