Carlos Fernández: «Muchos ya no van a ver lo que se tarde más de 5 años en hacer»

D.L.M. / LNC

El alcalde de Cubillas de Rueda (UPL) señala una ruta por todos los pueblos como uno de los principales proyectos

El alcalde durante la entrevista en su despacho del Ayuntamiento

Carlos Fernández (UPL) ostenta el bastón de mando del Ayuntamiento de Cubillas de Rueda después de recibir el apoyo del PSOE para erigirse como alcalde y dar el relevo a la ‘popular’ Agustina Álvarez. Concejal desde el año 99, el abogado llega al municipio con muchos proyectos que buscan dar alternativas de futuro. Consciente de los retos a los que se enfrenta un Ayuntamiento con nueve pedanías y unos 400 vecinos, Fernández no oculta que los obstáculos burocráticos son muchos y exigen importantes esfuerzos para superarlos. “Lo que se tarde más de cinco años en hacer, muchos ya no lo van a ver”, lamenta el alcalde de un municipio donde entre el 50% y el 70% de los vecinos tiene más de 70 años.

Sin embargo, se muestra esperanzado y con entusiasmo por cambiar las dinámicas de un municipio enclavado en la ribera del Esla, pero a dos pasos de la montaña y con muchas hectáreas de monte.

Uno de los primeros cambios que se ha dado en el Ayuntamiento es su presencia en redes sociales. En el Facebook del ayuntamiento se informa de los horarios del médico, de las fiestas o se promocionan iniciativas como el concurso de fotografía organizado recientemente. Se trata de un nuevo canal para llegar a los vecinos, y a los que no pueden estar el resto del año.

El alcalde se muestra optimista porque en dos meses el censo ya ha crecido en 45 habitantes. Nacido en Villapadierna, con residencia en Llamas, ya está curtido en protestas como la que se realizó hace años en Galleguillos por el trasvase de agua de Riaño a Valladolid. Entre sus propósitos inmediatos está ahora aprovechar las compensaciones a las que se obligó a las administraciones por los canales de Payuelos o el azud de Sahechores. En el horizonte contempla un camping o espacio de ocio similar para poder atraer visitantes al municipio. “Si se quedara uno de cada diez mil se sería un éxito”, señala. Asegura que el Ayuntamiento cuenta con unas finanzas saneadas para acometer este tipo de proyectos o el de la ruta senderista y ciclable que recorra toda el Ayuntamiento y ponga en valor la ribera del Esla, el túmulo neolítico del desaparecido Airones, la muralla de la segunda Edad de Piedra de Villapadierna, su castillo, los restos del puente romano de Sahechores, los restos del castros de San Cipriano de Rueda, los restos de trincheras de la Guerra Civil en Llamas de Rueda, el molino o los espacios más singulares de un monte lleno de valles, fuentes e impresionantes robles.

Ahora vamos en un autobús hacia el precipicio, así que tenemos que parar, cambiar de conductor y de direcciónComo complemento a esta ruta, Carlos Fernández también propone la celebración de una fiesta anual en la que reunir a todo el municipio y que cada año se celebre en un localidad diferente. También propone la celebración de una semana cultural o un evento similar, porque actualmente “no hay nada parecido.”. Entre los grandes eventos, Fernández ha pensado hasta en organizar una salida de globos aerostáticos, que permita ensalzar los paisajes del municipio.

Reclamar compensaciones

Para ello no dudará en reclamar todo lo posibles a otras administraciones aunque afirma que “la despoblación del medio rural la está fomentando esas administraciones que hacen que los plazos se conviertan en penas de tiempo”, critica. Entre esas penas se encuentran también una normas urbanísticas muy restrictivas, más que las provinciales, que según señala, han impedido ya la construcción de unas 15 casas. Es su intención actualizarlas y poder favorecer el asentamiento de nuevos vecinos. La medida ya estaba recogida en el programa electoral y ahora ya se encuentra en estudio su mejora.

Carlos Fenández pretende aprovechar la situación del municipio. “Con el AVE y la autovía, alguien de Madrid puede estar aquí en menos de tres horas”, afirma. Por eso propone también fijar la vista en los 30 años siguientes y “ver dónde queremos estar”. “Ahora vamos en un autobús hacia el precipicio, así que tenemos que parar, cambiar de conductor y de dirección”, ilustra. Para él, “se trata de que todos creemos dinámicas nuevas y que cambie la inercia”.

Con todo ello, en un plazo mucho menor, los cuatro años de mandato espera que “a mayores de hacer algo de lo mucho previsto, logremos Internet de al menos 30 megas, que es la luz en la noche, habilitemos el recorrido por los pueblos y que cambie el clima vecinal, que participemos todos en conjunto”.

 
miércoles, 11 septiembre 2019 por