Castilla y León = más paro y menos ingresos

DAVID DÍEZ LLAMAS –  SOCIÓLOGO

Tribuna Diario de Léon

Foto de archivo de Leonoticias

Quisiera aclarar que los datos que se aportan en este artículo han sido elaborados en base a las estadísticas oficiales por un lado del INE (en todo lo que son tasas de paro, de actividad, de empleo y poblacionales) y por otro de la Agencia Tributaria en lo que se refiere a los Rendimientos del Trabajo. Es decir pueden ser verificables por aquel que lo desee.

Por un lado tenemos que la tasa de paro en la Región Leonesa es de un 13% frente a un 11,01% en la Región Castellana. La provincia de toda la Comunidad autónoma donde se alcanza la mayor tasa de paro es Zamora con un 15.6%. En consecuencia se puede decir que la tasa de paro de la Región Leonesa es un 15,2% superior a la que se da en Castilla.

Si consideramos otro indicador como el de la tasa de actividad, tenemos que en la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) esa tasa es del 52,3% frente al 56,3% que se ha dado en la Región Castellana. Este es un indicador que se basa en una ratio entre la población activa sobre el total de la población en edad de trabajar. En este caso la menor tasa de actividad de las provincias que se integran en la actual Comunidad Autónoma se corresponde a la de León con un 50,8. El diferencial respecto a la provincia de Valladolid es de -6.67 (un 13.1% menos de tasa de actividad). Si comparamos ahora la tasa de empleo (Población ocupada sobre el total de la población activa) la de la Región Leonesa es de 45,5% frente a un 50,1% de la Región Castellana. El peor dato entre las provincias que componen la comunidad sería nuevamente para una leonesa, la de Zamora. La comparación con Valladolid sería similar a la que se daba respecto a la tasa de actividad. En definitiva tenemos que en la Región Leonesa encontramos más paro, menos actividad y menor tasa de empleo.

Ahora vamos a ver lo que ocurre con aquellos que tienen trabajo. Para ello examinamos los datos que la Agencia Tributaria nos ofrece respecto a los Rendimientos del Trabajo. En la Región Leonesa la media de esos rendimientos es de 17.107 euros mientras en la Región Castellana es de 18.129 euros. Es decir se da un diferencial negativo de 1.022 euros o lo que es lo mismo un 6% inferior. Zamora es la provincia donde se alcanza el menor nivel en rendimientos de trabajo (entre las que se incluyen en Castilla y León).

Valladolid es la provincia donde se da el mayor rendimiento medio del trabajo (20.445 euros). Eso supone un diferencial respecto a la provincia de León de 2.307 euros (un 12.7% más en la provincia castellana). Si lo comparamos con los datos de Zamora tenemos que los datos de Valladolid son un 33,3% superiores (diferencial de 5.103 euros).

Segunda gran conclusión. Aquellas personas que trabajan en la Región Leonesa ganan menos que las que lo hacen en la Región Castellana y dentro de ella especialmente respecto de Valladolid.

En definitiva en la Región Leonesa hay más paro, menos empleo y aquellos que trabajan lo hacen en peores condiciones laborales. Obtienen menos rendimientos económicos por su trabajo. Esos son los datos objetivos. A partir de ellos se puede intentar establecer explicaciones. En todo caso lo que no cabe es hablar de uniformidad en los datos. Ya hemos visto las diferencias a nivel de provincias. También se constatan que las hay en función del hábitat de residencia. Así tenemos que aquellos que viven en poblaciones de menos de 1.000 habitantes son los que menos perciben por su trabajo (alrededor de un 44% menos).

Aunque tanto en las poblaciones grandes como en las pequeñas los indicadores de rendimiento en el trabajo de la Región Leonesa son peores que los que se dan a nivel de la Región Castellana ese diferencial resulta especialmente negativo en las poblaciones de menos de 1.000 habitantes (un -11.8%). Todo ello está en el fondo de carencias de servicios tan elementales como la atención sanitaria.

Este panorama de paro, bajos ingresos y pocos servicios tiene como una consecuencia directa la despoblación. No es casualidad que ese fenómeno afecte especialmente a las zonas rurales. Desde 1.983 la Región Leonesa pierde 138.865 habitantes y pasa de representar un 2,99% del total de España a un 2,10% en la actualidad. En el caso de la provincia de León en ese período pierde 58.123 habitantes y pasa de representar un 1,38% de España al 1,01% actualmente.

En 1.987 la provincia de León tenía 34.872 más habitantes que Valladolid, hoy sin embargo es al contrario y Valladolid supera en 52.814 a la provincia leonesa.

La centralización administrativa y la falta de reconocimiento de la identidad leonesa tiene efectos económicos (además de culturales). Se hace complicado vender productos de un territorio al que se niega su existencia. Son las consecuencias de un marco autonómico hecho a despecho de los leoneses.

viernes, 28 diciembre 2018 por