Cinco anécdotas leonesas para enmarcar

OSÉ-MAGÍN GONZÁLEZ GULLÓN CPERIODISTA RADIOFÓNICO. FUE JEFE DE PROTOCOLO DEL AYUNTAMIENTO DE LEÓN DURANTE LA VISITA DE LOS REYES

TRIBUNA – DIARIO DE LEÓN

 

José Magín González Gullón

1) La entonces Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, capitaneada por aquel gran leonés que fue Emilio Hurtado Llamas, ultimaba las gestiones para conseguir la Universidad, a lo que se oponía, con todo su poderío político y académico, el distrito universitario de Oviedo al que pertenecía León. Y en esas estábamos cuando se produjo la visita a León del rector ovetense José Caso para intentar disuadir a los leoneses de su empeño. Tras una reunión por momentos acalorada el rector se dirigió al presidente de la Caja leonesa diciéndole en tono desafiante: «Para que León tenga Universidad, tendrá que pasar usted por encima de mi cadáver». Emilio Hurtado, sin inmutarse, respondió: «procuraré no pisarle». Tras un silencio expectante diéronse la espalda, fuéronse, y no hubo por fortuna cadáver pero sí Universidad.

2) Visita oficial de los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía a León. En el Panteón de Reyes de San Isidoro, el abad, don Antonio Viñayo, les informa: «Majestades aquí están enterrados veintitrés reyes y reinas, doce infantes y nueve condes». Al oír aquello don Juan Carlos cubriéndose la boca con la mano, se vuelve hacia sus acompañantes más próximos, exclamando «¡J… petaca¡».

3) La visita real continuó en la plaza Mayor para asistir, ante un gran gentío, a la degustación de unas sopas de ajo cocinadas por el popular Gerardo, a quien se le fue la mano con la guindilla y picaban exageradamente. El rey, al probarlas, gesticuló tratando de tomar aire. Viendo sus apuros el alcalde, Oscar Rodríguez Cardet, trató de animarle dándole unas palmadas en la espalda diciéndole: «Tranquilo majestad que estas sopas resucitan a los muertos». A lo que contestó el monarca: «pues llévaselas a mis antepasados del Panteón».

4) Nombrado Manuel Núñez Pérez, ministro de Sanidad y Consumo en el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo, fue homenajeado en su pueblo natal, Benavides de Órbigo, en un acto multitudinario celebrado en el cine de la localidad y al que asistieron tres ministros junto a las autoridades locales y provinciales. El entusiasmo del gentío era tal que apenas dejaban hablar al homenajeado quien gritó amocionado a sus paisanos: «Yo sigo siendo el hijo del panadero de Benavides». Y la gente se volvió loca..

5) Sobremesa tras un almuerzo de los Leoneses del Año. Varios galardonados, entre ellos dos académicos de la Española y dos premios Príncipe de Asturias, interpelan al exministro Rodolfo Martín Villa sobre el estado de las autonomías y el para ellos inexplicable y humillante trato dado a la voluntad mayoritariamente expresada de los leoneses en comparación con las autonomías uniprovinciales concedidas a Logroño, Murcia, Pamplona, etc. Tan contundentes fueron sus argumentos que el exministro terminó reconociendo que acaso con León se equivocaran, pero que en aquellos momentos lo más conveniente parecíó reunir el mayor número de provincias en algunas autonomías para afianzar el Estado y tratar con ello de minimizar los intentos separatistas de vascos y catalanes. «A la vista está, concluyeron los interpelantes, que fue inútil la decisión adoptada con León y que por ello mismo debiera ser reparada».

jueves, 27 junio 2019 por