Descubren pinturas rupestres en la Peña de la Torga de Villafranca

Castelao remite un escrito con el hallazgo al área de Cultura de la Junta para ser catalogado

MANUEL FÉLIX | PONFERRADA

DIARIO DE LEÓN

Santiago Castelao, en una de las visitas a la cueva, señala una de las pinturas

La lista del patrimonio arqueológico conocido del Bierzo se amplía. En una pequeña cueva escondida y de muy difícil acceso, situada en la zona de la Peña de la Torga, en el municipio de Villafranca del Bierzo, acaban de ser descubiertas unas pinturas rupestres sin catalogar. Se trata de unos signos primitivos de color rojizo, que bien podrían tener miles de años y fecharse en la época de la Prehistoria.

La persona que realizó este hallazgo se llama Santiago Castelao, un villafranquino estudioso de la naturaleza, trotamundos de la montaña y amante multidisciplinar de los árboles, la pintura o la fotografía.

Castelao contaba a este periódico que hay que mantener la máxima prudencia con este hallazgo y él ha tratado de ser riguroso en el trámite. Así, ayer mismo registró un escrito oficial con destino al área de Medio Ambiente, Patrimonio y Cultura de la Junta para que sus técnicos estudien lo que aparece en esta pequeña concavidad, situada no muy lejos del yacimiento aurífero de La Leitosa y en las inmediaciones del canal de agua que procede de Burbia y que los romanos excavaron para explotar el oro.

En principio, cree que las pinturas tienen su importancia histórica. De hecho, Castelao cita a Casimiro Martinferre, un berciano que ha escrito un libro titulado Manuscrito de los brujos, «Pinturas rupestres de la provincia de León», quien visitó la cueva de la Peña de la Torga y estima que son relevantes.

A partir de ahora, una vez que la Administración autonómica tiene constancia de este descubrimiento, el siguiente paso podría ser la visita del arqueólogo de la Junta al lugar para estudiar estas manifestaciones ancestrales y catalogar su valor real. Se sabe que los romanos que trabajaron La Laitosa o Las Médulas eran respetuosos con los símbolos antiguos que aparecían en las calicatas, y éstos de la Peña de la Torga podría ser un ejemplo.

Las pinturas presentan una buena conservación, pero se encuentran en un lugar húmedo. En función del agua de la cueva se ven más claras o difuminadas.

 
miércoles, 24 enero 2018 por