«La autonomía de Castilla y León ha sido un fiasco»

El escritor y académico leonés José María Merino publica ‘Cuentos de la naturaleza’ y ‘El carbón de los Reyes Magos’.

VERÓNICA VIÑAS/DIARIO DE LEÓN

 

El escritor leonés José Mª Merino/A. Álvarez

José María Merino, el fabulador de lo insólito, no era consciente de ser un «ecologista» en el plano literario. Fue la profesora de la Universidad de León Natalia Álvarez quien le puso sobre la pista y tuvo la idea del libro. El resultado es Cuentos de la naturaleza (Editorial Eolas), que reúne 72 relatos, tres de ellos inéditos, con esta temática. Natalia Álvarez, responsable de la edición, afirma en el prólogo que «en el contexto de nuestro panorama literario reciente, si pensamos en creadores que sostengan una lúcida mirada sobre el entorno rural y natural, no se puede pasar por alto a Merino». Y es que en muchos relatos del académico leonés sujeto y paisaje son los ejes cruciales de la intriga. Los textos elegidos proceden de libros como Cuentos del reino secreto, Días imaginarios, Cuentos del libro de la Noche, La glorieta de los fugitivos, El libro de las horas o Aventuras e invenciones del profesor Souto. La editora ha agrupado los relatos en cuatro bloques: La inmovilidad del bosque (la naturaleza como amenaza), En la barandilla del balcón (artificio frente a naturaleza), Bajo la protección de la hiedra (metamorfosis, paisajes con alma, integración en lo natural) y En el borde del estanque (conciencia ecológica).

Merino, que presentará Cuentos de la naturaleza el próximo viernes, a las 20.00 horas en la Biblioteca Azcárate de la Fundación Sierra-Pambley, se confiesa un «amante de la naturaleza». El autor de Las visiones de Lucrecia ignora «cuánto duraremos así», porque «estamos descomponiendo el equilibro natural del mundo». Y, mientras lo dice, recuerda que ha escrito sobre las ‘islas de plástico’ que flotan en el Pacífico.

Sin embargo, no entiende que en León hayan liquidado un sector básico como el carbón, con el pretexto de la conciencia ecológica, mientras se sigue perforando el suelo para sacar petróleo. Para él, solo hay una explicación: «La tremenda debilidad política y la escasa fuerza de León». A Merino le parece «terrible» que el Viejo Reino, que aportó tanto a España, apenas tenga peso político. Asegura que «León ha quedado olvidado». En su opinión, León está en una autonomía «que es más centralista que el centralismo del Estado no autonómico. Desde esa perspectiva, estamos peor que en el mundo no autonómico. La autonomía de Castilla y León ha sido un verdadero fiasco. Solo ha servido para potenciar Valladolid, pero a León le ha perjudicado profundamente en todo». Piensa que «deberíamos intentar que el Estado de las autonomías nos trate mejor de lo que nos ha tratado. Considera que si suprimen las diputaciones, «León va a desaparecer del todo».

«León se ha ido apagando», dice el escritor con la perspectiva que le da vivir en Madrid. No entiende que algún profesor de la Universidad de León, por la que siente un «enorme cariño» y que le nombró doctor Honoris Causa, organice un simposio para demostrar que los Decreta son «un invento». Cree que en León «hay una falta de conciencia de lo que fue nuestra personalidad histórica, tanto por parte de la derecha como por la izquierda».

Merino, escritor impenitente, está a punto de publicar también un ‘snack’ literario que es una pequeña joya para bibliófilos. Se trata de El carbón de los Reyes Magos (Reino de Cordelia), con espléndidas ilustraciones de Raúl Arias. Un libro en el que recupera el mito de los Reyes Magos. «Yo sigo creyendo en ellos». A los 9 años, José María vive la noche de Reyes con un gran misterio y el miedo a que si se despierta no le dejen los regalos que ha pedido. «Les dejábamos tres copas de orujo y una palangana de agua para los camellos». Pero aquella noche un ruido le despertó y se encontró a los reyes en el salón. A lomos de un camello mágico recorrerá las casas de la ciudad con la comitiva real, en una aventura que jamás podrá olvidar y cuyo final solo está al alcance de los niños buenos que lean este cuento. Era una época en la que él no había oído hablar de Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás. Por eso, le parece triste que se pierda el mito de los Reyes Magos, unos personajes únicos, por su «conducta benéfica, por ser multiétnicos y por llegar a casa con camellos». Recuerda que su rey era Baltasar. Este año solo le pedirá «que las cosas sigan como están».

No obstante, el año nuevo regalará a sus lectores con un nuevo libro. Un texto al que lleva años dándole vueltas. Se trata de Viajes a través del Quijote, en el que intervienen algunos de los personajes más genuinos de su literatura, desde el profesor Souto a Sabino Ordás. Un libro que navega entre el ensayo y el cuento y que verá la luz después del verano. Ya está preparando una edición muy cuidada con Reino de Cordelia, en la que van a recuperar ilustraciones clásicas del Quijote.

Con diplomacia exquisita evita pronunciarse sobre la ‘guerra’ interna que se libra en la Academia de la Lengua para suceder a Darío Villanueva, quien en octubre anunció que no se presentaría a un nuevo mandato. «Afortunadamente», dice, «el asunto estará resuelto esta semana».

 
lunes, 10 diciembre 2018 por