La lucha leonesa ya tramita su autonomía

La actual directiva con Ángel Rivero a la cabeza se ha puesto manos a la obra para asentar «los cimientos de un deporte tan arraigado a esta tierra»

ÁNGEL FRAGUAS /  DIARIO DE LEÓN

La lucha leonesa abre una nueva etapa hacia una normativa y una reglamentación propias de acuerdo a la que establezca una Federación autónoma. – FERNANDO OTERO

La lucha leonesa sigue el procedimiento establecido para convertirse en una federación con autonomía propia, después de lo establecido en las Cortes de Castilla y León para no continuar adscrita a una Territorial que en ningún caso se refiere ni trata particularmente a este deporte autóctono leonés con personalidad propia. La lucha leonesa persigue recuperar el terreno cedido y vigorizar un deporte puro leonés, que a lo largo del tiempo ha sufrido demasiadas guerras. La actual directiva de la lucha leonesa ya se ha puesto manos a la obra para asentar los cimientos de este deporte tan leonés. Tras dar el primer paso fundamental y muy esperado para la lucha leonesa, sin depender de otros órganos autonómicos o del aluvión de distintas especialidades que nada tienen que ver con la lucha, Ángel Rivero y su equipo de trabajo ya ha efectuado los primeros trámites hacia la Federación propia. Ya se ha reunido con las instituciones públicas para comunicar sus intenciones de cambio para el bienestar y la mejora de la lucha leonesa.

La lucha leonesa ve fundamental y clave para el crecimiento de este deporte autóctono que tenga conexión directa —sin interferencias— con el Consejo Superior de Deportes, alineados con el resto de federaciones que desarrollan una actividad deportiva específica y diferenciada. Se trata, según los que dirigen la lucha leonesa, de la mejor forma de defender seriamente los intereses de la lucha leonesa.

La lucha leonesa dispone ya de la catalogación como bien de interés cultural (BIC). Una razón a mayores para que la lucha leonesa salga de la precariedad que los nuevos dirigentes intentan subsanar.

Una modalidad deportiva que aparece sólo recogida en el artículo 23 del Proyecto de Ley de la actividad físico-deportiva de Castilla y León: «Deporte autóctono. Se considera deporte autóctono y tradicional de la Comunidad de Castilla y León las siguientes modalidades deportivas: Lucha Leonesa. Calva, Tanga, Rana, Billar Romano, Barra Castellana, Bolo Leonés, Bolo Burgalés, Bolo Femenino Segoviano de Abades, Bolo Palentino, Bolo Ribereño, Bolo Tres Tablones, Corta de Troncos y aquellas otras que en el futuro sean reconocidas oficialmente por la Consejería competente en materia de deporte». Un precepto caduco y sin rigor que las Cortes autonómicas ya se han encargado de variar dando el visto bueno a la nueva Ley de la Actividad Físico-Deportiva de Castilla y León en la que, a través de una enmienda presentada por el procurador de UPL, Luis Mariano Santos Reyero, y transaccionada por el grupo popular, se ha adquirido el compromiso de que la lucha leonesa tenga una Federación propia, que ya tramita su autonomía.

 
lunes, 4 marzo 2019 por