León encabeza de nuevo la pérdida poblacional en la autonomía con 2.081 habitantes menos

La provincia, que se queda en 460.415 habitantes, tuvo en los primeros seis meses del año un saldo migratorio positivo en 529 personas. León, Zamora y Salamanca acumulan el 83’3% de la sangría poblacional de la Comunidad.

ICAL 

León perdió 2.081 habitantes en el primer semestre de 2019. En la imagen, vecinos de Trabadelo en una imagen de archivo./ Foto: César Sánchez / ICAL

El último informe del INE (Instituto Nacional de Estadística) constata el declive demográfico de León, la provincia de la Comunidad Autónoma que más población pierde al registrar en el primer semestre de 2019 hasta 2.081 habitantes para quedarse en un total de 460.415. Zamora le sigue con 1.110 menos (172.522). Asimismo, Salamanca (331.382) perdió 852; Palencia (160.280), 421; Ávila (158.966), 294; Valladolid (520.197), 188; Segovia (154.084), once; y Burgos (355.420), nueve. Únicamente Soria, paradójicamente la más despoblada, ganó habitantes en el semestre de análisis, 111, en concreto, hasta un total de 89.612 con datos provisionales a 1 de julio de 2019.

 

Con todo, el estudio certifica que el saldo migratorio con el exterior de todas las provincias de la Comunidad fue positivo, hasta en 529 personas en la provincia leonesa, en la mitad de una clasificación autonómica que arroja, de más a menos, los siguientes resultados: en 849 personas en la provincia burgalesa; en 702 en la salmantina; en 664 en la vallisoletana; en 451 en la abulense; en 301 en la segoviana; en 300 en la soriana; en 275 en la palentina; y en 170 en la zamorana.

La llegada de población del extranjero contribuye de manera decidida a frenar la despoblación de Castilla y León, aunque sigue sin poder compensar el saldo vegetativo negativo (más muertes que nacimientos) y la salida de los castellanos y leoneses hacia otros territorios de España.

El último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) constata que en el primer semestre de 2019, llegaron a la Comunidad 8.725 personas desde el extranjero (1.143 españoles y 7.582 foráneos) y se marcharon con destino a otros países 4.484 castellanos y leoneses, es decir, el saldo con el exterior contribuyó a aumentar la población en 4.241 personas.

Sin embargo, durante el primer semestre del año pasado, siempre según el INE, el saldo vegetativo de la Comunidad, arrojó un total de 8.007 fallecimientos más que nacimientos. Además, aunque llegaron a Castilla y León, desde otros territorios de España, 10.694 personas, se marcharon a buscarse la vida fuera 11.728, es decir, se perdieron a favor de otras autonomías 1.034 habitantes en seis meses.

Así, Castilla y León perdió durante los seis primeros meses de 2019, el 0,2 por ciento de su población, es decir, 4.856 personas menos (saldo migratorio exterior e interior, crecimiento vegetativo y un ajuste estadístico de población de 56 personas), hasta cerrar el periodo con 2.402.877 habitantes, cuando en el conjunto nacional se elevaron un 0,35 por ciento, hasta los 47,1 millones.

La Región Leonesa pierde el 83,3% de los habitantes

El desglose de los datos arroja que la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca) acumulan el 83,3% de la sangría demográfica de Castilla y León (4.043 de los 4.854 habitantes menos en ese período en toda la Comunidad Autónoma). La pérdida poblacional en la provincia de León asciende ya a 34.425 habitantes menos en los últimos diez años.

 

En términos relativos, Castilla y León fue la tercera autonomía con más pérdida de población, por detrás de Extremadura, 0,25 por ciento; y Asturias, 0,22 por ciento. Galicia también perdió un 0,06 por ciento, mientras que el resto creció, especialmente Baleares, 0,87 por ciento; y Madrid, 0,66 por ciento.

Compartir:
jueves, 9 enero 2020 por