Los culpables del descenso demográfico

TRIBUNA / DIARIO DE LEÓN

DAVID DÍEZ LLAMAS /SOCIÓLOGO

Los hechos son que desde el año 1983 (con el nacimiento del actual marco autonómico) la provincia leonesa ha perdido 58.123 habitantes. Ello supone que mientras en el citado año representaba un 1,38% del total de la población española, en el 2017 ese porcentaje ha pasado a ser de 1,01% (es decir un 27,5% inferior).

Si esa referencia la establecemos para el conjunto de las tres provincias de la Región Leonesa la pérdida de habitantes en ese período ha sido de 138.865 y ha pasado de significar un 2,94% de la población española en 1983 a un 2,10% en la actualidad. (Un 34% menos).

Los efectos de este descenso son múltiples y entre otros muchos supone pérdida de representación política. Es un signo evidente de falta de vitalidad económica.

Hasta aquí diría que son datos objetivos y que están a la libre disposición de aquel que los quiera consultar en el Instituto Nacional de Estadística (INE). A partir de ello podemos decir que surgen las interpretaciones.

Hay partidos de la oposición que culpabilizan de esos hechos al partido que gobierna y en ese sentido propugnan que cuando ellos accedan al poder cambiarán esas políticas y en consecuencia también el signo de la evolución demográfica. Para decirlo claro, para ellos el culpable es el Partido Popular.

Otros sin embargo consideramos que la culpabilidad tiene un contenido más estructural y más profundo por lo que no queda de modo exclusivo en el partido que gobierna en un momento dado. Sin quitarle responsabilidad en esa evolución no creemos que la causa se deba únicamente a un determinado modo de gestión política. Es lo que vamos a tratar de demostrar en este artículo.

En los últimos 20 años ha gobernado en Castilla y León el Partido Popular. Si la causa de la despoblación fuese su política los efectos podrían ser similares en el conjunto de las provincias que componen esta autonomía. Sin embargo mientras en ese periodo la provincia leonesa pierde 60.529 habitantes, Valladolid gana 27.157. Eso supone que mientras en 1987 León superaba en habitantes a Valladolid (528.845 frente a 493.973 pucelanos) ahora es lo contrario y Valladolid nos supera en más de 50.000 habitantes (52.814).

En ese mismo período las tres provincias leonesas pierden habitantes (Zamora 43.462 y Salamanca 30.221). En el conjunto de la autonomía, la Región Leonesa pasa de representar un 43,13% en 1987 a un 40,37% en el 2017. Es decir pierde 2,76 puntos, pero de ese descenso hay un único beneficiado: Valladolid que gana 2,35. Al resto de Castilla tan sólo le corresponde un 0,41 de ese incremento.

En base a todos esos datos consideramos que la culpabilidad de ese descenso demográfico hay que atribuirla al propio marco autonómico.

Es algo estructural que exige a gritos un cambio. La dinámica política puede provocar que desde los partidos que están en la oposición traten de buscar argumentos para captar el voto fomentando la esperanza de que cuando ellos lleguen al poder la situación cambiará.

Sin embargo, los datos no justifican esas afirmaciones. Valladolid prospera en número de habitantes fundamentalmente por ser el gran beneficiado de concentrar estructuras de poder en su territorio.

Ese poder político propicia también la concentración económica. Su sostenimiento lo es desde una concepción de centralidad que pone al resto de provincias al servicio de sus intereses. El gobierno de un mismo partido hace que mientras Valladolid va ganando peso demográfico la Región Leonesa lo pierde. Aquellos que dicen que la culpabilidad corresponde en exclusiva a un partido tendrían que justificar en base a que se dan esos comportamientos tan dispares.

La «invisibilidad» de «lo leonés» tiene consecuencias muy claras a nivel económico y en consecuencia también en la despoblación. ¿Cómo se van a vender unos productos como leoneses si hay una marca como Tierra de Sabor que tiene como objetivo anular esa identidad?

Recientemente Quesería Picos de Europa obtiene el reconocimiento de mejor queso de España en la categoría de queso azul ¿creen ustedes que en la difusión y venta de ese queso le beneficia la asociación a la autonomía de Castilla y León y a Tierra de Sabor?. ¿Es el mismo tipo de turismo el que se puede promover en Ávila o Segovia que el que habría que dar en la provincia de León? ¿Qué coste económico tiene esa invisibilidad identitaria de lo leonés? ¿Cómo se atrae turismo desde esa «invisibilidad social»?.

Llegados a este punto habría que preguntar a los diferentes partidos que están dispuestos a hacer para cambiar esta situación.

Que van a promover más allá de cambiar un dirigente por otro que les sea más afín. Desde las legítimas posiciones de cada partido habría que entender que está situación tiene un origen en cómo se ha conformado esta Comunidad autónoma y en consecuencia habría que tomar medidas para dar visibilidad política a la Región Leonesa (que incluso el propio preámbulo del Estatuto de Autonomía teóricamente reconoce).

Esperemos que los que son representantes de la ciudadanía actúen verdaderamente como tales y no únicamente en base a las directrices de sus respectivos partidos.

miércoles, 31 enero 2018 por