Transición Justa en la nueva normalidad

Nadie podía imaginarse hace unos meses, un escenario tan difícil y tan calamitoso como el que nos ha deparado la pandemia del covid 19….

 

Luis Mariano Santos, secretario general de UPL

Nadie podía imaginarse hace unos meses, un escenario tan difícil y tan calamitoso como el que nos ha deparado la pandemia del covid 19. Expertos, opinadores y demás, incluidos políticos, nos anuncian una terrible crisis económica. Todos rivalizan en plasmarnos un futuro caótico, hasta el punto en que hemos comenzado a perder el temor a la crisis sanitaria para enfundarnos en el de la presente y futura crisis económica que se desprende del coronavirus.

Y en este intríngulis de incertidumbre y miedo siempre hay alguien que, aprovechando la distracción, intenta colarnos un gol en un momento en el que la reacción social está mediatizada por el confinamiento social. Es el trilero/a, ése que enseña la bolita debajo de uno de los 3 cuencos y los mueve con rapidez, hasta que cuando crees que has acertado y te jugarías hasta las entretelas para acertar, él ha virado con maestría en el engaño y ha vuelto a demostrar lo fácil que es aprovecharse de la necesidad.

Pues eso mismo puede estar pasando con la titular del Ministerio de Transición, la señora Ribera, ésa que justifica los mejores datos de la pandemia en países como Portugal en una mera casualidad geográfica, o la misma que aconseja a nuestros hosteleros, restauradores y al gremio en general, que si no quieren abrir porque las condiciones son malas, que se queden en casa, que no abran. En manos de esta señora, queman los tiempos quien está manejando los hilos para que florezcan esos convenios MITECO, queman etapas eligiendo qué ayuntamientos son mineros de sangre azul y quienes ya no son ni siquiera mineros, porque alguien ha decidido que ya no es importante la historia de nuestras cuencas mineras, ahora lo importante es elegir poblaciones y municipios que aunque nunca lo fueron sean considerados tal por la vecindad minera de algunos trabajadores,

Entrelazan la tela de araña, amparados por el silencio cómplice de quienes se rasgaban la camisa defendiendo a los municipios mineros, cuando «la mano que mecía la cuna» era del partido antagónico al mío y ahora lloran como Boabdil cuando les cierran las térmicas que no supieron defender.

Podría ser ventajista, argumentando que algunos defendimos el reparto en todos los ayuntamientos mineros antes, defendimos la igualdad de todos en la participación de los fondos y seguiremos haciéndolo ahora, no tiene mucho merito lo sé, siempre defendí a todos cuando quien maltrataba se llamaba Soria y lo haré de igual manera con Ribera, los que callan hasta con sus vecinos son los que tendrán que explicar en todas las cuencas por qué ahora unos siguen siendo mineros, otros han dejado de serlo y algunos, después de que cerraran todas las minas, adquieren esa condición.

Vamos camino de una transición menos justa, de lo que nadie cree en una nueva normalidad, que si no cambia demostrará la miseria de muchos honorables, tiempo al tiempo.

miércoles, 6 mayo 2020 por

Pin It on Pinterest