Una voz propia para el Bierzo

El miembro de la Unión del Pueblo Leonés en el Bierzo echa de menos propuestas por parte de los políticos de la comarca para poder actualizar un modelo territorial que califica de fracaso

Alejandro Díez, miembro de UPL Bierzo | tribuna de opinión / ileón

La pasada semana la junta vecinal de Santa Marina de Torre (Torre del Bierzo) aprobaba la primera moción autonomista en el Bierzo. Es el primer movimiento leonesista en la comarca para activar a una tierra que parece sumida en un letargo reivindicativo sustentado por proyectos tan caducos como sin fundamento.

El Bierzo es uno de los territorios más importantes del País Leonés, por población, extensión y también por identidad. Una identidad en la que confluyen multitud de comarcas tradicionales (Ancares, Alto Sil, Boeza…) y que tiene su máxima expresión en la ciudad de Ponferrada, segunda ciudad de la provincia y verdadero centro socioeconómico, ya no solo del occidente leonés, sino también de otras comarcas de las regiones vecinas de Galicia y Asturias.

Ponferrada, actualmente inmersa en una caída sin final causada por políticas de despilfarro «para salir del paso» y sin ningún plan económico a largo plazo, sigue siendo una verdadera capital de la que depende la mayor parte de la cuenca del Sil, esa región natural que desde Babia hasta la Ribeira Sacra lleva años presentando unos números muy alarmantes en pérdida poblacional e industrial, con un «saqueo» significativo de sus valiosos recursos naturales que daría para otro artículo.

Ponferrada y el Bierzo necesita de un proyecto que dote a este territorio de un status político y/o administrativo necesario y útil para sus intereses sociales y económicos. Muchas son las personas, y desde el bercianismo racional siempre se apostó por ello, que creen que este territorio bien pudiera tener competencias semejantes a las de una provincia. El consejo comarcal, sin apenas presupuesto, se ha quedado lejos de cumplir este objetivo. Un objetivo que podría dar soluciones reales a los problemas de los bercianos, que no son precisamente pocos.

En el proceso autonomista leonés en el que hoy nos hallamos echamos de menos propuestas por parte de los políticos bercianos para poder actualizar un modelo territorial en el que la mayor parte de los bercianos coinciden que ha sido un fracaso. El bercianismo actual vive a expensas de las migajas que pueda conseguir de la Junta o Diputación, careciendo de un programa en el que se apueste firmemente por un Bierzo con voz propia, ya sea como provincia o como comarca.

El Bierzo necesita voz, una voz que escuche y una voz que hable. Necesita un encaje adecuado en un nuevo mapa autonómico en el que León, la región leonesa, este por fin representado en igualdad de condiciones que el resto de las regiones españolas.

 

Desde el leonesismo actual se ha entendido el mensaje berciano y se está trabajando para que esta comarca, que en realidad es casi media provincia, tenga una voz propia en este proceso transversal de sacar a leoneses del Sil, del Duero, del Tormes y del Esla de este pozo sin fondo en el que ya no hay carbón, sino miseria y vergüenza.

Creemos que es momento de arrimar el hombro, de ser serios y de focalizar el verdadero problema de esta tierra que bien merece una segunda oportunidad, lejos de chantajes cocinados a fuego lento en despachos vallisoletanos que, desde el primer instante de la dichosa autonomía actual, entendieron bien que en la división de las dos ciudades de la provincia leonesa estaba su triunfo.

Sin peso político, sin voz ni interlocución política real en España, podemos seguir otros tantos años, bercianos y leoneses, sumidos en unas catacumbas en las que parece, solo parece, comienzan a entrar algo de luz.

Alejandro Díez, miembro de UPL Bierzo

jueves, 27 febrero 2020 por

Pin It on Pinterest