UPL exige una postura común de todos en Madrid para salvar las Juntas Vecinales

ILEON – C.J. Domínguez

Imagen del Pleno

La sombra del pernicioso efecto en todos los pueblos de León del Real Decreto ministerial que, en su artículo 5º, obliga a las juntas vecinales a la incumplible obligatoriedad de sancionar cada acuerdo que adopten con presencia del secretario de su respectivo ayuntamiento sobrevoló una vez más el Pleno de la Diputación celebrado esta mañana.

Tras el respiro, cifrado en un año, hasta las próximas elecciones municipales, que otorga la carta ministerial que responía a la consulta enviada desde el Palacio de los Guzmanes, fue unánime hoy la visión de que hay mucho que trabajar en este año hasta mayo de 2019 para ‘salvar’ a las 1.232 pedanías leonesas (más de un tercio de todas las existentes en España). Un trabajo para que el que el diputado de UPL, Matías Llorente, exigió que “desde la Diputación hagamos una propuesta de lo que queremos, porque lo cual es un batiburrillo de la de dios”. La idea unánime es otorgar “un futuro para las juntas vecinales con un control de su gestión”.

El presidente de la institución y del PP provincial, Juan Martínez Majo, recibió los aplausos de todos los grupos políticos representados, excepto de En Común-IU, pero los recogió con cautela. Porque coincidiendo con la visión de que la presión en Madrid y ante la Junta de Castilla y león no puede cejar, explicó que “después de que nos han dado lo que pedíamos, ahora estamos dispuestos a articular medidas”.

Y es que a su juicio “o buscamos una solución o las haremos desaparecer nosotros”, porque insistió en que “derogar ese artículo del Real decreto no sirve para nada”, porque a su juicio la supervivencia de las juntas vecinales depende de “darles estabilidad y seguridad jurídica”.

 
miércoles, 30 mayo 2018 por