UPL Zamora pide un mantenimiento para las fuentes de la capital

La falta de limpieza supone un riesgo sanitario.

            Una baliza blanca, visible por encima de la línea de flotación, en  la fuente de la rotonda de la ciudad deportiva, pudiera plantear un interrogante  ¿Qué hace ahí? La respuesta es muy sencilla lleva un mes y una semana. Concretamente desde la noche de San Juan cuando en el aparcamiento de la sindical se celebró la hoguera en las fiestas patronales de la ciudad.  Dentro del vaso sumergida casi completamente en el agua, lleva su acompañante una valla metálica de color amarillo. Allí continúan esperando que alguien la rescate. En el fondo o incluso entre dos aguas, pudiera haber más objetos que no son apreciables dada la turbiedad del agua.

            Lejos de tratarse de una simple anécdota, tiene su importancia. Es la prueba de que en este tiempo nadie se ha acercado a la fuente para realizar una simple limpieza. El agua se encuentra putrefacta en su interior. Contaminada con hongos, algas y bacterias, como casi todas las fuentes de la ciudad. Esta falta de mantenimiento supone un riesgo sanitario, al conocerse que determinadas enfermedades pueden contagiarse por aguas en mal estado. Impulsar el líquido para conseguir el efecto ornamental que producen los chorros, lleva asociado una pulverización de agua con su contenido al medio ambiente, que pudiera tener consecuencias sanitarias.

         UPL insta a los responsables municipales a revisar la contratación del mantenimiento de las fuentes ornamentales, por quedar suficientemente demostrado que no se ajusta a las necesidades ya que requieren de una limpieza periódica por razones tanto de impacto visual, como las sanitarias que pudieran derivarse de un mal estado.

 

lunes, 30 julio 2018 por