Me olvidé de vivir

Me olvidé de vivir

Esperemos que la situación cambié para los próximos periodos estivales, pero hoy por hoy, con lo que tenemos creo que se hace importante buscar alternativas de ocio y, por supuesto, no descuidar el tema sanitario grave


LUIS ENRIQUE VALDEÓN
– OPINIÓN – LEONOTICIAS

Con el fin del curso académico para nuestros estudiantes comienza la época de vacaciones estivales. Estas tan anheladas vacaciones, que marcan una etapa importante cada año, han cambiado radicalmente en los dos últimos veranos. En el pasado año, con la pandemia generada por el COVID en estado más que preocupante, la gente apenas se movió, salvo a segundas residencias, de manera que lo de ir de hotel a la vasta costa de la que tenemos suerte de disponer, se cambió por ir al pueblo, eso sí, el que fuera tan suertudo de disponer de él. Así, pudimos ver los numerosos pueblos de nuestra extensa y preciosa provincia leonesa con una cantidad impresionante de población en esta época de verano, una cantidad de gente que no se veía desde hacía muchísimos años.

Toda parece indicar que este verano va a suceder algo parecido, no igual del todo porque la realidad de la situación actual de la pandemia es que hay una clara mejoría, debida sin duda a la vacunación que se está llevando a cabo y que alcanza a estas fechas a más de la mitad de la población. En todo caso, como digo, aun teniendo en cuenta esta mejoría, lo más seguro es que la cautela sea la norma dominante a la hora de vacacionar también este verano, por lo que la previsión es que nuestras zonas rurales se llenen de gente en cantidad muy superior a los últimos años anteriores a esta crisis sanitaria.

Así las cosas, los ayuntamientos e incluso las muy prolijas Juntas Vecinales de nuestra provincia deben hacer un esfuerzo creativo por conseguir realizar actividades atrayentes para la aumentada población de los pueblos, actividades que sirvan de aliciente para que la gente esté a gusto, entretenida y se divierta. Me consta que en algunos ayuntamientos como en el de Burón, que conozco bien por vínculo personal, ya está organizado un Festival de Jazz en el mes de Agosto. Actividades de este tipo, realizadas con garantías de limitación de aforos y demás precauciones sanitarias, serán seguro apreciadas por los veraneantes.

No estaría de más tampoco que se retomaran las verbenas de los pueblos, insisto, con las precauciones necesarias en los tiempos que vivimos. Hace días leía en un medio de comunicación que el Sr. Igea, a la sazón Vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, comunicaba que las verbenas se autorizaban expresamente para este verano, pero eso sí, «sin baile». Imagino que se referiría a que no se autoriza el baile agarrado, aunque también podría haber matizado, que se prohíbe salvo convivientes, en fin, es el que manda y a callar…

Desde luego, no cabe duda que hay que conjugar lo lúdico con lo sanitario, y aquí imagino que todos estemos de acuerdo. Me refiero a que, además de buscar opciones para el entretenimiento de la gente, se hace necesario también, y ahora pido un esfuerzo de la Consejería de Sanidad de la Junta a fin de que los consultorios de los pueblos permanezcan atendidos por médicos y demás personal sanitario que se necesite. Estamos oyendo día tras día, y ya se confirma sin rubor por parte de esta Consejería, que los consultorios de los pueblos sólo serán atendidos con cita previa, esto es, sólo acudirá el médico al mismo cuando exista previa citación de pacientes. Estoy en contra de esta medida que ya se está aplicando y estaré en contra siempre, pero, desde luego, en esta época estival en la que los pueblos tendrán una población muy superior a la habitual es fundamental que los consultorios médicos sigan abiertos y funcionen con la normalidad deseada. Además, deben llevarse a cabo las medidas adecuadas para que la gente desplazada de vacaciones a estas zonas rurales pueda ser vacunada contra el maldito COVID cuando les llegue su turno.

Esperemos que la situación cambié para los próximos periodos estivales, pero hoy por hoy, con lo que tenemos creo que se hace importante buscar alternativas de ocio y, por supuesto, no descuidar el tema sanitario grave que aún marca nuestra forma de vida y que esperemos podamos superar y olvidar. De lo contrario nos veremos obligados a vivir la paradoja de no poder bailar un buen agarrado a ritmo de Julio Iglesias mientras suena «me olvidé de vivir».



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar