Diario de León

ARMANDO MEDINA - diario de león La alcaldesa de Santa María del Páramo, Alicia Gallego, hace un repaso a la actualidad y al futuro inminente del municipio con una reivindicación clara al Gobierno de España, que es común a la mayoría de los ayuntamientos: que les dejen invertir el dinero ahorrado. —Vivimos tiempos difíciles, ¿cómo ha vivido esta situación el municipio y la comarca? ¿Qué repercusiones ha tenido? —Sanitariamente ha sido duro para todos porque nadie se esperaba estas consecuencias tan graves. Y en el mundo rural vive mucha gente mayor. Afortunadamente creo que aquí está controlado. En Santa María no ha habido que lamentar víctimas. Pero desde el punto de vista económico, indudablemente, nos va a afectar a todos aunque es verdad que Santa María y su comarca viven de la agricultura y va a notar menos ese impacto que si hubiera mucha industria u otro tipo de tejido económico. Pero en Santa María, como cabecera de comarca, hay mucho comercio. —¿Qué medidas ha tomado el Ayuntamiento en este sentido? —Desde el primer momento fuimos conscientes que había que ayudar a tener liquidez. La primera medida fue no cobrar la guardería. Se devolvieron las cuotas de las escuelas deportivas, infantiles, de adultos...

Los grupos políticos de la oposición unen fuerzas para ayudar a la reactivación económica de la ciudad ante "la pasividad del equipo de gobierno" por lo que también solicitan dejar sin efecto la ORA los sábados. Las tres medidas con vigencia hasta septiembre de 2021 DL | LEÓN [caption id="attachment_31624" align="alignleft" width="467"] Terraza de un bar en la capital leonesa. Marciano Pérez[/caption] Los grupos políticos municipales de la oposición -PP, Cs y UPL- han unido fuerzas para apoyar con firmeza la reactivación de la ciudad en un momento de fortísima crisis sanitaria, social y económica. La pandemia del Covid-19 y el decreto de estado de alarma congelaron la actividad en León, bajando las trapas de los negocios de hostelería, comercios, pymes y autónomos. Por este motivo han consensuado una moción para ser debatida en el próximo Pleno a celebrar en el Ayuntamiento de León. Según estas tres formaciones políticas, varias semanas sin ingresos y con pago de impuestos hacen necesaria la tramitación urgente de medidas para dar liquidez al tejido empresarial leonés. Por ello, el Partido Popular, Ciudadanos y la Unión del Pueblo Leonés (UPL) han consensuado las tres primeras medidas urgentes para dar oxígeno a estos colectivos económicos: suspender y condonar el cobro de la ‘Tasa por ocupación de terrenos de uso público local con mesas y sillas con finalidad lucrativa (veladores o terrazas)’ a establecimientos del sector conocido como Horeca (Hostelería, Restauración y Cafeterías), suspender y condonar el cobro de la ‘Tasa por recogida de basuras y otros residuos urbanos’ para los sectores productivos, comerciantes, autónomos, hosteleros y pymes; y anular el aparcamiento de superficie (ORA) durante los sábados. Las tres propuestas, hasta septiembre de 2021. Su idea es que se debata en el próximo Pleno que celebre el Ayuntamiento de la capital para lo que han redactado la moción correspondiente para su inclusión en el orden del día. ...

Santa Elena de Jamuz, Barrios de Luna y Quintana del Marco votan sí ÁLVARO CABALLERO - DIARIO DE LEÓN [caption id="attachment_31549" align="alignleft" width="493"] El movimiento leonesista en los Ayuntamientos de la provincia se reactiva. Fernando Otero[/caption] El testigo se había quedado en Valderrueda el 6 de marzo. Ahora, casi tres meses después, marcados por el confinamiento impuesto a raíz de la crisis del covid-19, Santa Elena de Jamuz, Barrios de Luna y Quintana del Marco añaden su nombre a la lista de ayuntamientos en los que prospera la moción para reivindicar la creación de la autonomía de la Región Leonesa. La suma apunta ya a favor del propósito de la separación de Castilla a 28 municipios de la provincia leonesa, cuya población representa el 37,68% del total provincial, frente a los que por el momento tan sólo se alinean en la fila del no cuatro consistorios provinciales: San Justo de la Vega, Garrafe de Torío, Valdevimbre y La Pola de Gordón. Los tres últimos en coger el testigo de las mociones promovidas por la UPL, que tuvo como primer triunfo la aprobación en la capital leonesa con los votos socialistas, llegan gracias al concurso de concejales de los partidos mayoritarios. Pese a la orden dada por sus direcciones autonómicas y nacionales, ediles del PP, el PSOE y Ciudadanos respaldaron la propuesta Franja a favor Los 28 ayuntamientos en los que ha prosperado la moción representan al 37,68% de la población En Quintana del Marco, el texto lo promovió Ciudadanos. Dos concejales naranjas lo apoyaron y uno más se abstuvo, mientras que en las filas del PP dos ediles optaron por el sí y dos más optaron por la abstención. A mayores se anotó la junta vecinal de Genestacio de la Vega, perteneciente al municipio. En Barrios de León, el acuerdo lo presentaron los dos concejales de la UPL. A su rebufo se sumaron tres ediles del PP, mientras que otro representante popular y el portavoz socialista se abstuvieron. En Santa Elena de Jamuz fue el edil de Podemos quien encabezó la moción. Al sí se sumaron dos concejales del PSOE y uno del PP. En la abstención se quedaron tres ediles populares y un socialista....

JOSÉ LUIS PRIETO ARROYO, PROFESOR UNIVERSITARIO Y ESCRITOR TRIBUNA - DIARIO DE LEÓN Convertir a la Comunidad Autónoma de Castilla y León en «comunidad histórica» supuso el salto mortal más arriesgado que ningún otro estatuto de autonomía se atrevió a dar, pues no otro calificativo merece el elevar a categoría jurídica una soberana falsedad histórica. Por otro lado, una verdadera obsesión de socialistas y populares durante todo el proceso de reforma estatutaria del Estatuto de 1983. Para empezar, vamos a recoger aquellos fragmentos de los preámbulos de ambos Estatutos, 1983 y 2007, que sirvieron de base para inventar ese pastiche colosal al que denominaron «comunidad histórica»: Del de 1983: «Los antiguos reinos de Castilla y León han mantenido a lo largo de los siglos una identidad histórica y cultural claramente definida dentro de la plural unidad de España…» Primera falsedad: no existieron los reinos de «Castilla y León», sino el Reino de León (más antiguo) y el Reino de Castilla, por supuesto, con una identidad histórica y cultural bien diferenciadas. Sigamos: «Al ejercer, por abrumadora mayoría de sus instituciones representativas provinciales y locales, el derecho a su Autonomía, en los términos que establece la Constitución española, el pueblo castellano-leonés ha expresado su voluntad política de organizarse en Comunidad Autónoma, reanudando así aquella identidad…». Segunda falsedad: jamás ha existido el pueblo castellano-leonés, inventado en 1983 por un Estatuto y extinguido en 2007 merced a otro que, a su vez, inventó el pueblo «castellano y leonés». ¿Qué identidad pues se reanuda?: ninguna, las dos son inventadas, salvo la transformación metafísico-jurídica de «pueblo castellano-leonés» en «pueblo castellano y leonés». Avancemos: «La Comunidad de Castilla y León, fiel una vez más a ese pasado histórico, asume con su creación… y ha de orientar los actos de todas sus instituciones a la defensa de su propia identidad… Castilla y León, consciente de su significado histórico…». Más falacias: insinuar que Castilla y León tienen un pasado histórico común para dar a entender que hay una sola identidad histórica debería meter en el mismo paquete a Asturias, Galicia y Extremadura (por la parte leonesa), y a Castilla La Nueva, Andalucía y País Vasco (por la parte castellana), y, por supuesto, a las provincias de Santander y Logroño, toda la vida castellanas hasta que sabios políticos de la gloriosa Transición decidieron olvidar lo que habían estudiado en la escuela y dejar de ser fieles a la Historia. Ya en el Título Preliminar Art. 1.1.: «Castilla y León, de acuerdo con la vinculación histórica y cultural de las provincias que la integran, se constituye en Comunidad Autónoma… 2. La Comunidad de Castilla y León es la institución en la que se organiza política y jurídicamente el autogobierno de la Comunidad Autónoma, asume la identidad de Castilla y León…». La verdad es que lo de la «vinculación histórica y cultural de las provincias que la integran» debemos perdonárselo al estatuyente; obedece a un retocado corta-pega del Artículo 143.1 de la CE-78, pues algo había que poner para crear la autonomía. Porque, claro, lo de la vinculación histórica y cultural de León con Segovia o de Zamora con Burgos es para nota. En cuanto a que «la Comunidad Autónoma de Castilla y León asume la identidad de Castilla y León» es la mejor manera de definirse, por lo anteriormente dicho, como una comunidad a ficticia y, por ende, a su gobierno como un gobierno carente de legitimidad histórica. Que, a la par, carece de legitimidad democrática lo abordaremos en otro artículo. De su Reforma (2007): «La Comunidad Autónoma de Castilla y León surge de la moderna unión de los territorios históricos que componían y dieron nombre a las antiguas coronas de León y Castilla… A partir de la unión definitiva de los Reinos de León y de Castilla, acontecida en 1230 bajo el reinado de Fer nando III, la Corona de Castilla y León contribuirá decisi vamente a la conformación de lo que más tarde será España…». A esta sucesión de párrafos podríamos calificarla como «la madre de todas las falsedades». Primero, porque esa moderna unión fue un despropósito que para nada tiene que ver con «los territorios históricos que componían y dieron nombre a las antiguas coronas de León y Castilla», puesto que, si fuera así, debería incluir a los territorios que se mencionaron más arriba. Pero donde verdaderamente se lucieron los historiadores convocados al efecto, la leonesa Margarita Torres y el vallisoletano Julio Valdeón, fue al afirmar que con Fernando el Santo se unieron los reinos de León y de Castilla en una unidad jurídico-política, rozando el delirio atribuir a dicha supuesta unión de reinos una nueva entidad jurídica que jamás, ni ayer ni hoy, ha existido: la Corona de Castilla y León. Este rey, al igual que sus sucesores, siempre se intituló como «Rey de Castilla, y de León, y de Toledo, y de Galicia, y de Sevilla…». Al igual que lo hacen los actuales Juan Carlos I y Felipe VI, que son reyes de Castilla, de León… Efectivamente, el Reino de León (como el de Castilla) continuó existiendo como tal desde Fernando el Santo hasta hoy —en la medida que los reinos medievales tienen vigencia hoy, es decir, como títulos del Rey de España, pero con igual valor unos que otros—, convocándose sus Cortes de manera separada durante mucho tiempo (y, cuando comenzaron a hacerlo en la misma localidad, lo hacían también por separado). Más aún, este rey, al igual que sus sucesores, siempre se intituló como «Rey de Castilla, y de León, y de Toledo, y de Galicia, y de Sevilla…». Al igual que lo hacen los actuales Juan Carlos I y Felipe VI, que son reyes de Castilla, de León… Ningún rey ni reina, a lo largo de toda la Historia, ha sido titular de la «Corona de Castilla y León», mucho menos bajo esa falta pretensión de reinos unidos, como la idea de Corona pretende sugerir. Lo que sí hubo fueron reyes emperadores (regnum imperium) de León, como lo fueron los reyes leoneses Alfonso VI y Alfonso VII, que además de ser titulares del Reino de León lo eran del de Castilla, Galicia y Toledo, prestándole vasallaje otros reyes peninsulares tanto cristianos como musulmanes. A estos reyes la historiografía castellano-leonesa y la castiespañola suelen llamarlos reyes «castellanos». Y uno se pregunta: ¿por qué los amantes de las Coronas no llamaron a los Reinos de Alfonso VI y Alfonso VII «Corona de León» o «Corona de León y Toledo»?, por ejemplo. Lo que no tiene perdón de Dios es llevar todo ese cúmulo de falsedades a la educación de los niños en aras de un espurio adoctrinamiento propio de regímenes totalitarios al servicio del más despreciable proselitismo. Pues no otra cosa hace el Estatuto de Castilla y León para escolares cuando dice: «El Título Preliminar comienza diciendo que Castilla y León es una comunidad histórica y cultural, es decir, que todos los castellanos y leoneses tenemos una historia y cultura común…». Tampoco ocurrió esto : «la unión definitiva de los Reinos de León y de Castilla (única vez en que se cuela el «de», por generosa obligación) acontecida en 1230 bajo el reinado de Fernando III, la Corona de Castilla…»....

REDACCIÓN DIARIODELEÓN   Dentro de los ajuste en el presupuesto, se rebaja de 80.000 a 40.000 euros la partida para las ayudas a la natalidad. Tras el Pleno, el PSOE colgó un tuit en el que publicitaba que es «un compromiso del equipo de gobierno» y que en la próxima sesión «se llevará la ordenanza» para «ponerlas en marcha». Al paso salió la UPL, que recordó que el proyecto se aprobó por una moción suya. «Al César lo que es del César», apostillaron los leonesistas....

RODRIGO FERRER DIEZ. REPRESENTANTE DE UPL EN EL PATRONATO DE LA FUNDACIÓN VILLALAR-CASTILLA Y LEÓN tribuna- diario de león Quizás el actual presidente de la Junta pase a la historia por una frase: «Castilla y León es una historia de éxito». Al oírla, no puedo evitar pensar en la gente que, hace muchos años, advirtió que esta autonomía sería una ruina. Creo que se equivocaron, el resultado es mucho peor. Castilla y León tienen muchas «historias de éxito» que contar, promesas incumplidas a empleados públicos, recortes crónicos en educación y servicios sociales, el etnocidio de la cultura leonesa… Y, sobre todo, una pésima gestión sanitaria fruto de la tradición autonómico-centralista que deja como resultado, tras muchos años, solo en la Región Leonesa, un hospital reconvertido a incompleto centro de salud en el Valle de Laciana y otro cerrado en Béjar en plena pandemia, por citar dos de los muchos ejemplos disponibles. Estamos en crisis, en guerra, llámenlo como quieran… pero parece que una de las principales preocupaciones de la Junta es que en 2020 no habrá fiesta de Villalar. Se dice que podemos vivir sin turismo, sin bares, sin deporte incluso… pero parece no podemos vivir sin adoctrinamiento. Villalar 2020 es otra historia de «éxito». Si hacemos un poco de memoria, habría que plantearse qué es eso de Villalar. Es un símbolo para Castilla y León, y como todos sus símbolos, es algo que ya existía, que no tenía nada que ver con la actual autonomía y que han convertido en lo que nunca fue. Como la bandera, el escudo o el nombre; es una excusa. En tiempos de la Transición, Villalar era un símbolo para la izquierda que quería luchar por su herencia ideológica… y no seré yo quien critique eso. Pero sí seré quien critique en lo que la Junta ha convertido este día con el dinero de todos y que, a nivel de fiesta nacional impuesta, por suerte va a menos. ¿Tenemos algo que celebrar el 23 de abril? Sin duda, el Día del Libro. Por eso os invito que leáis a León Y si hacemos aún más memoria, vemos que los sucesos de los Comuneros tienen tanta repercusión en las actuales provincias la autonomía como en otras localidades tales como Santander, Plasencia, Murcia, Valencia… y cómo olvidar su epicentro: Toledo. La excusa que se usó y se usa para mantenerla es que todas las provincias de la autonomía participaron en el movimiento. De acuerdo, como participaron en las Cortes de Cádiz, en las elecciones a Cortes de 1977 o en la celebración del primer grand slam de Rafael Nadal. Y por mucho que quieran insistir, eso no sirve para justificar una identidad autonómica que cada vez se acerca más al nacionalismo institucional. El resultado es todo lo contrario, saca las vergüenzas de una autonomía que podría tener nueve provincias como más de treinta. El 23 de abril no es sino la punta de lanza de todo un entramado que se encarga de manipular una falsa historia para hacernos creer desde pequeños barbaridades como que Castilla y León llevan unidas desde 1230 o que, los Comuneros fueron los libertadores de Castilla y León. Así es, «libertadores de Castilla y León», en 1521, eso me enseñaron en el colegio. Ya no se trata de una teoría histórica o de un artículo científico, ni tan siquiera de una exageración, sino de una política nacionalista educativa que este que les escribe, tuvo que vivir en primera persona hace mucho tiempo, antes incluso de que existiera nada parecido a la Fundación Villalar. Vivimos tiempos muy duros, y lo que nos espera va a ser aún peor. Fíjese amigo lector, vengo de un municipio humilde y de un pueblo despistado e irrelevante para muchas cosas como es Trobajo del Camino. Pero en nuestro suelo vive muy buena gente, y tenemos unas ratios de solidaridad que rompe todas las estadísticas. Hace poco supimos que una empresa de aquí donó material sanitario por valor de un millón de euros. Cuando leí aquello pensé dos cosas: la primera, «que magnífico valor» y la segunda, «vaya, lo que nos cuesta la Fundación Villalar al año a los leoneses y a los castellanos». Esa es la historia de éxito de la Comunidad, esa es la historia de éxito de otro Villalar. Con noticias así se puede sacar una conclusión que se verá con el tiempo: Castilla y León ha muerto. Por último, me gustaría dirigirme a los leoneses, a mis paisanos. ¿Tenemos algo que celebrar el 23 de abril? Sin duda, el Día del Libro. Por eso os invito que leáis a León. Tenemos un elenco de poetas, novelistas, investigadores… de hombres y mujeres que, nacidos en nuestra región, han tenido el valor de sentarse frente una hoja en blanco y contarnos algo. Acordaos de ellos. Leed León, leed Salamanca, leed El Bierzo, leed Zamora y leed vuestros pueblos. Leed a vuestra gente, hoy y todos los días. Eso sí será una historia de éxito.  ...

JOSÉ RAMÓN ÁLVAREZ REDONDO, DOCTOR INGENIERO INDUSTRIAL tribuna - diario de léon Durante los siete años que desempeñé el cargo de consejero de Industria y Turismo de Cantabria, me empapé del funcionamiento de las autonomías, asistí a múltiples reuniones con el Gobierno central, participé en las transferencias de funciones y vi que regiones pesan y cuáles no. He meditado mucho por qué León se encuentra en la Tercera División Autonómica. Cantabria en la Segunda. Y en Primera, las desleales a España como la Generalitat de Cataluña o el Gobierno Vasco, además de las que tienen mucho peso por población e influencia. Me sorprenden algunas de las opiniones que veo en los medios, no sé si fruto de la ignorancia o de la mala intención, o de ambas cosas. Decir que se perderán las diputaciones… ¡Pues según! ¿Como se puede ignorar que en toda autonomía uniprovincial, su Diputación se transforma automáticamente en gobierno regional? Pero si la futura autonomía leonesa comprende Zamora y Salamanca, seguirían existiendo las tres diputaciones: León, Zamora y Salamanca.   Me da vergüenza ajena y mucha tristeza ver que, de una forma malintencionada, se insinúa alguna semejanza entre los autonomistas leoneses y los separatistas catalanes. La lealtad de León a España está fuera de toda duda, desde su formación como reino, como durante siglos a lo largo de su trayectoria histórica. Esta opinión es una de las cosas más ruines que he visto, y descalifica a quién lo ha dicho. Al menos no se puede maquillar este sentimiento como una lucha partidista entre PP y PSOE. Esta herida mal cerrada, a la que el alcalde de Valladolid ha puesto la última gota del expolio, al reclamar la capitalidad oficial para su ciudad, ha provocado la reacción entre otros del alcalde de León que dice que no se puede seguir así. Por si alguien aún no lo sabe, ambos alcaldes son del mismo partido: PSOE. Sin embargo el alcalde de Valladolid se ha visto auxiliado por los concejales del PP en dicho ayuntamiento, encabezados por su portavoz, por cierto exconsejera de Hacienda de la Junta de Castilla y León, que algo habrá tenido que ver con el reparto de muchos fondos semidiscrecionales de la Junta. Sorprendente y muy explícito que aparezca ahora apoyando al alcalde del PSOE de Valladolid. El alcalde de León no ha tenido la suerte de contar con ese auxilio. Pero también hay que decir que he cruzado tantas veces de Cantabria a León, desde Potes a Riaño y viceversa, que el contraste que hay entre una zona y otra del Puerto de San Glorio, invita a la reflexión. Mientras en la comarca de Liébana en Cantabria existe una animación turística impresionante, en la comarca del Riaño leonés reina el silencio y la parálisis. Las montañas son las mismas pero en cada vertiente hay una administración autonómica diferente, y ahí tenemos el resultado. No hay nada más que ver el lamentable estado de las carreteras de León que hay allí, por ejemplo la carretera nacional N-621 en estado ruinoso, que, aunque no es competencia autonómica, la Junta no ha conseguido nada positivo con sus gestiones al respecto. Igual no está entre sus prioridades. Empecinarse en algo que no funciona es absurdo e inútil, y creo que a las provincias del antiguo Reino de León, les iría mejor en una nueva autonomía más cercana a sus problemas. Para eso se crearon las autonomías, ¿no? Una región tan extensa como Castilla y León, la mayor de Europa, hace muy difícil abarcar la proximidad a la vida real de sus habitantes. Valga como ejemplo, el abandono de la Ruta de La Plata, favoreciendo el eje Burgos-Valladolid, que está machacando económicamente a León, Zamora y Salamanca, y ha hecho bascular los recursos disponibles y el peso económico, hacia estas dos provincias castellanas. Ignorar la importancia, no sólo de la reactivación económica, sino política, si se pudiera disponer de una conexión principal y estable con el Norte de Portugal, es evidente. Ello sería muy importante para las tres provincias, León, Zamora y Salamanca, de la futura autonomía. Hay que ver las declaraciones del alcalde de Oporto, que favorecen esto, pidiendo una unión entre España y Portugal.. ¿Y cómo puede explicarse que las Cortes de esta Comunidad autónoma, a la cual aún pertenecemos, no se establecieran en León? ¡La cuna del parlamentarismo en Europa ! ¿No sería lo lógico y práctico? Porque los parlamentarios de Soria, Zamora, Salamanca, etc. tendrían que desplazarse mas o menos igual, como hacen ahora, excepto los de Valladolid. Entendido, claro, todo para Valladolid. No entiendo la virulencia y radicalismo que están empleando los aparatos de PSOE, PP y Ciudadanos en combatir las legítimas aspiraciones del pueblo leonés. ¿No tienen otras cosas más importantes en qué emplear sus energías? ¿Qué está ocurriendo para asistir a esas declaraciones bochornosas de la presidenta de la Comunidad de Madrid, donde nos ofende a los leoneses? ¿Somos paletos por reclamar nuestros derechos? Jamás se me ocurriría ofender a los madrileños, donde tantos leoneses viven y tienen hijos y nietos madrileños. ¿Quién separa y levanta muros? ¿Qué les ocurre? ¿Por qué están tan nerviosos? ¿Es por peloteo a Génova y Ferraz, y a la sede de Ciudadanos? ¿O es porque los métodos represivos a los concejales y alcaldes no están dando resultado? No saben como contener la marea que se les viene encima. Animo a los cargos electos de todos los partidos mencionados, a que voten según su conciencia, según su corazón, a escuchar lo que su voz interior les diga; a resistir las presiones mezquinas que sus dirigentes les están ejerciendo. ¿Cómo a esos dirigentes se les puede llenar la boca luego, hablando de democracia y libertad interna? Penoso. Por eso creo que lo mejor con respecto a Castilla, es que estemos separados en lo administrativo y unidos en lo afectivo. La solución a todo esto no es una Mesa, como proponen los sindicatos. Esa medida es un truco más, para intentar desmovilizar esta marea creciente. La solución a todo esto es una casa, la casa común de los que se sienten leoneses: la autonomía de León. Es la herramienta que se necesita. No hay nada más que comparar los índices de población, empleo, etc. de la autonomía de Cantabria con la provincia de León a lo largo de estas tres últimas décadas. Por eso creo en la autonomía de León, y estoy convencido de que traerá un mejor futuro para nuestra región. Adelante, vamos a conseguirla....

DAVID DÍEZ LLAMAS, SOCIÓLOGO tribuna - diario de león Que venga el secretario general del PP de Castilla y León diciendo que esta Comunidad «es un modelo de éxito» diría que causa hasta un cierto rubor. Los datos son tan apabullantes que no merecen ni contestación. Como bien dice el refrán «dime de que presumes y te diré de que careces». Leonesistas o contrarios a una autonomía leonesa vienen a coincidir en el deterioro económico, social y cultural de la Región Leonesa Al señor Francisco Vázquez habría que pedirle que al menos nos tratase con respeto. Para empezar que tuviera una mayor consideración con sus concejales y con aquellas personas que han optado por votar al PP. No se puede decir eso de «algunos de nuestros concejales son un poco tontos, se equivocan al votar y hay que venir a corregirles». Claro que curiosamente esos «tontos» son los que votan por una autonomía leonesa en sus pueblos. Los otros los que se oponen a esa moción son «los listos» y claro a ellos no hace falta pedirles explicaciones. Por cierto, para «equivocaciones confesadas» la que tuvo su «compañera de viaje» en las votaciones en las Cortes de Castilla y León sobre la supresión de los peajes en la autopista leonesa. Siguiendo con esa falta de respeto usted viene a decir que «vamos estupendamente» cuando días después miles de leoneses se manifiestan en distintos puntos de la provincia por el deterioro económico que sufrimos. Usted dirá «¡otros que no se enteran!». Pero claro si algún tema no funciona siempre habrá oportunidad de achacarlo a las instituciones donde ustedes no ejercen el gobierno. No puedo entender que ante esa falta de respeto a sus militantes y a sus propios votantes (que también fueron a la manifestación por el futuro de León), estuviera a su lado impasible el presidente del PP de León. A los que puedan coincidir con sus planteamientos ideológicos ustedes les han venido a decir que «calladitos están más guapos». La censura pura y dura. Mire otra cosa que no entiendo es que por un lado nos dicen que la economía leonesa va estupendamente pero al mismo tiempo mantienen que no podemos acceder a tener una autonomía propia por cuanto no tenemos poder económico suficiente. Bueno pues les pediría que se aclaren que no pueden decir una cosa y la contraria al mismo tiempo. La coherencia es básica en el discurso político. También he podido leer que una autonomía leonesa no es posible por los costes económicos que supone. En ese argumento nos dicen que esos costes habría que dividirlos entre tres provincias en lugar de las nueveque actualmente componen Castilla y León. Pero claro ¿saben ustedes que de las 17 autonomías actuales 12 están compuestas por tresprovincias o menos? Mire las podemos repasar juntos Asturias, Cantabria, Euskadi, Aragón, C. Valenciana, Murcia, Extremadura, Madrid, Rioja, Navarra, Baleares y Canarias. Ya ve la excepción son las autonomías que las forman más de tres provincias. Por cierto en ellas podemos encontrar autonomías con mayor poder económico y otras con menos. Aunque claro de eso parece que no tenemos que preocuparnos ya que según el señor Vázquez estamos en un «modelo de éxito». Tendrían que explicar en función de que motivos o razones lo que no es aplicable a otros marcos autonómicos si lo utilizan para rechazar una autonomía leonesa. Por cierto esto del «modelo de éxito» lo han debido descubrir de modo reciente. Les podría recordar que fueron cargos del PP los que interpusieron un recurso de inconstitucionalidad contra la autonomía de Castilla y León. También que en su momento José María Suárez iba con una corbata de luto el día de la aprobación del Estatuto e impulso una moción en la Diputación de León contra la incorporación leonesa a ese marco autonómico. Por cierto que en esa corporación, dominada por gente de UCD y AP, se ganó la votación de rechazo a la incorporación por 20 votos frente a 4. Igual también eran todos tontos, pero el caso es que a partir de ese momento el «listo» de Martín Villa nunca más volvió a la arena política leonesa. También le podría recordar las masivas manifestaciones en las que estaban presentes cargos de su partido. La reivindicación de una autonomía leonesa supone mucho más que demandar un determinado marco territorial. Es la reivindicación de la dignidad y la libertad frente a gente que como usted nos falta al respeto. Se demanda que cada concejal pueda elegir lo que considere oportuno. Es una evidencia que hay concejales de todos y cada uno de los partidos que han apoyado una autonomía leonesa. Como bien dice Rogelio Blanco, brillante leonés del año, «León es tierra de libertades» y lo quiere seguir siendo. Ninguna unión se logra a través de la imposición. Más allá de la opción que cada cual pueda defender esta el respeto a las libertades sociales y personales. Sobran las imposiciones....

Pin It on Pinterest