Diario de León

JUAN PEDRO APARICIO | ESCRITOR TRIBUNA - DIARIO DE LEÓN Escribo estas líneas al enterarme de que unos sedicentes representantes del pueblo, siguiendo la voz de mando del Jehová de turno, han negado en La Robla el derecho constitucional de León a una autonomía propia. No se puede decir que, a la muerte de Franco, los leoneses hayan tenido la suerte del resto de la ciudadanía nacional. Siendo, como han sido a lo largo de su historia, españoles poco conflictivos, se vieron arrojados de hoz y coz en una comunidad autónoma malquista por la mayoría. Por razones de Estado, explicó el artífice de la singular maniobra, razones que suponemos no muy distintas de las que movieron a Guzmán el Bueno a desprenderse del cuchillo con el que los sitiadores de Tarifa degollaron a su hijo La degollina de León empezó pronto. La razón de su enorme declive se ha buscado en la crisis: la de la minería, la de la ganadería de montaña, la de la agricultura. Pero si esto fuera cierto, cabe preguntarse por lo adecuado del tratamiento recibido. Cuando hay un enfermo en casa, sus allegados lo cuidan y le dan remedios para que se restablezca. No parece que eso se haya hecho con León, del que no solo se han llevado importantes empresas para ubicarlas en Valladolid, mediante abundantes subvenciones (dejaron, sin embargo, morir a Everest, la más importante editorial de todo el norte de España), sino que también se han llevado centros oficiales cuya localización leonesa respondía a su condición estratégica como núcleo articulador del noroeste desde los tiempos de Roma. Ni que decir tiene que también se fueron a Valladolid. Pero, claro, todo se justifica desde una mentalidad estatista, caiga quien caiga. Y los leoneses han caído, vaya que han caído, hasta lo más bajo. De los 600.000 habitantes que la provincia llegó a superar con holgura, hoy está en menos de 460.000, y bajando; de los seis diputados nacionales que tuvo con la llegada de la democracia ha pasado a solo cuatro, y bajando. Todavía en el estreno de la malhadada autonomía, León tenía 584.000 habitantes, Valladolid, 367.000 y Navarra, 406.000. Sus números hoy son 521.000 Valladolid y 640.000 Navarra. La comparación con Navarra no es ociosa. Ya don Julio Caro Baroja llamó la atención sobre las similitudes entre Navarra y la provincia de León. La degollina de León empezó pronto. La razón de su enorme declive se ha buscado en la crisis: la de la minería, la de la ganadería de montaña, la de la agricultura Si la mayor riqueza de un pueblo son sus políticos cuando gobiernan bien, también pueden ser la causa de su mayor pobreza si se empecinan en sostenella y no enmendalla. Razones de Estado aparte, cualesquiera que éstas fueran, parece quimérico pretender un acercamiento del poder político al ciudadano, llevando, caso único en España, el centro de decisiones a una región ajena. Como si para entrar en la Unión Europea se le hubiese exigido a España que su capital dejase de ser Madrid, para ser París. En física, y por extensión en economía, la sinergia se define como la acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. Esta Comunidad Autónoma ha generado beneficios, sí, pero solo para uno de sus miembros, Castilla. Si las regiones estuvieran separadas, León recibiría hoy subvenciones de la Unión Europea y Castilla no, al haber superado con holgura el nivel medio de la renta europea. Esto que es tan evidente, desde el gobierno de la autonomía no se ve. Todos somos castellanos, piensan allí, y no entienden que los leoneses quieran seguir siendo leoneses. Tenemos un ejemplo de última hora, que es todo un símbolo; me refiero a ese triunfalismo de la Junta de CYL al anunciar que ha logrado de la Unión Europea la marca oficial de Queso Castellano para todo queso de oveja fabricado en este territorio; o sea, el queso de León ha pasado también a ser castellano. No hay, pues, de qué extrañarse cuando algún político lenguaraz se pregunta indignado qué coño querrán los leoneses, por qué no dejan de dar la lata, que se vengan a Castilla, aquí tendrán de todo. Y eso es lo más grave, la incapacidad para entender que con esta autonomía de dudosa factura democrática, no se va a ningún sitio, solo a la ruina total de León. Y, aunque cuesta creer que este sea el objetivo, podría serlo, porque el castellanismo esencialista se ha tocado siempre con el imperialismo. Así ha sido a lo largo de la historia desde que los papas de Letrán decidieron que no convenía a sus intereses un Reino de León amparador de derechos, también de derechos a los musulmanes, sino un nuevo poder, no más liberal y abierto, como la historiografía castellanista ha pretendido, sino claramente feudal y de cruzada. (Publiqué un libro, Nuestro desamor a España: cuchillos cachicuernos contra puñales dorados, donde me extiendo sobre este asunto). Quienes niegan a León el derecho a la autonomía, niegan también su condición de región histórica, no solo de España, sino de Europa, pues el Reino de León figura en todas las enciclopedias del mundo. Una negación que implica una pérdida para todos los ciudadanos españoles, al borrar de su historia una región que fue durante varios cientos de años reino independiente, que forjó el camino que más ha vertebrado Europa con las peregrinaciones a Santiago, que creó los fueros y las cortes, y en el que nació la democracia representativa. Hay quien rechaza la teoría evolutiva de Darwin, la esfericidad de la Tierra o el cambio climático, negando una realidad empírica, en favor de un embuste que les resulta más confortable o más provechosa para sus intereses, aunque a su alrededor todo se hunda. Y a León se le sigue negando su derecho constitucional a constituirse en autonomía dentro de la España de las Autonomías. Siempre me ha llamado la atención la resistencia de los ingleses a decir no. De hecho, ellos lo pronuncian así: nou, con un punto de musicalidad que lo suaviza. Lo contrario que algunos de nuestros más conspicuos y refitoleros negacionistas. No se reprimen al decir no, injurian a sabiendas e insultan sin recato —casposos, paletos y hasta supremacistas y xenófobos se nos ha llamado—, y siguen negando la evidencia. Niegan la ruina provocada. Y niegan la única solución posible. Son negacionistas por partida doble. Cuentan que la reina Victoria al desprenderse de su primer ministro, el liberal Gladstone, comentó: «Qué hombre tan peculiar, si le hubiésemos dejado habría sido capaz de convertir el imperio inglés en una verdadera democracia». Parece que algo así se están temiendo algunos jerarcas de los partidos políticos de ámbito nacional ante la moción aprobada por el Ayuntamiento de León en pro de una autonomía leonesa, a tenor de su desaforada reacción censora, bien a través de los mandarines regionales, bien a través de sus instalados acólitos. Unos y otros parecen decirse: «Cuidado. Si dejamos que sigan adelante estos ediles provinciales que secundan la iniciativa del ayuntamiento de la capital, puede que entre todos hagan de España una democracia verdadera»....

RAFAEL TORRES / opinión -  diario de león    Del interior de la España vacía, vaciada, asoman particularmente fantasmagóricas muchas de sus ciudades, de sus capitales de provincia, despojadas de la vitalidad que les confería su rango urbano y catastral, su comercio, sus sedes administrativas, educativas, judiciales, culturales y sanitarias, su industria transformadora, sus transportes y, por la interacción de todo ello, la identidad, el vigor y la cohesión de su vecindario. Una de esas ciudades, León, se precipita velozmente a los infiernos en los que se consume Detroit. Nada en éste mundo que llaman globalizado, en éstos tiempos, está lejos, y de León a Detroit hay sólo un paso si un milagro político no lo remedia. Así lo consideran los ciudadanos leoneses que por decenas de miles se manifestaron el domingo, y así lo considera Sergio Tomé, del Departamento de Geografía de la Universidad de Oviedo, que ha publicado un estudio que relaciona de manera tan fundamentada como escalofriante el destino de la ciudad milenaria con el de la capital de Michigan. Cuanto le sucedió a Detroit le está sucediendo a León, variando sólo la materia en el origen de su decadencia imparable. En Detroit se fabricaban los millones de coches que rulaban por la inmensidad de los Estados Unidos, y en las cuencas leonesas se extraía y transformaba el carbón que alimentaba la máquina del país. A Detroit la derribó la crisis que desmanteló de golpe su industria automovilística, y a León la inepcia y la imprevisión de los sucesivos gobiernos nacionales que no alcanzaron a idear, desarrollar y promover planes de vida alternativos tras el derrumbe de la minería, pero el resultado va siendo el mismo, el dramático ocaso de dos mundos y, atrapados en ellos, el de cientos de miles de personas. Nunca será León la ciudad más peligrosa de España como lo es Detroit de los Estados Unidos, que se dice pronto, porque esto no es el Salvaje Este, pero la ruina es la misma. Proporcionalmente, la fuga de sus habitantes se parece, y los comercios que cierran, y los autobuses que ya no pasan, y las casas vacías que se van deteriorando, y el centro que agoniza, y los barrios cada vez más suburbiales. Fuera de Madrid y Barcelona, parece que no existe nada, pero existe Teruel, y Soria, y Jaén, y León, y todas esas ciudades espléndidas que no se resignan a ser Detroit....

MÁXIMO SOTO CALVO | ASOCIACIÓN PRO IDENTIDAD LEONESA TRIBUNA - DIARIO DE LÉON A los que nos han roto es a los leoneses. Bueno, lo intentaron y persisten. León, los leoneses no pretendemos romper nada, ni España, ni la comunidad forzada con una fracción de castellanos que domina Valladolid; sencillamente queremos salir de ésta, nadie debe ignorar que aquí estamos por imposición. Siempre nos opusimos. ¡Atrévanse a decir que no fue así! Cuando los trámites preautonómicos llegaron a su fin, quedó bien marcado el interés político castellano, homogeneizador de pueblos y territorios que buscaban, el castellano absorbiendo al leonés. Fuimos los leoneses, de León, los últimos inscritos, por imposición y «razones». Además con un intento de «unidad por imposición» tal como ha dicho el sociólogo leonesista Davíd Díez Llamas. La perversión de los redactores de la primera letra estatutaria que atropelladamente elaboraron, pues había prisa en el amarre y se acababan los plazos, fue perversión, repito, por cuanto ya imponían un pueblo único, y así forzaron el amasijo castellanoleonés, como si los sentimientos de identidad y pertenencia se pudieran conseguir con tal fusión lingüística.     Recuérdese la Ley Orgánica del 25/4/83 que firmó el rey don Juan Carlos I, donde se explicitaba: «…el pueblo castellano-leonés ha expresado su voluntad política de organizarse en Comunidad..». ¡No había tal pueblo, ni con guión ni sin él, más que en la perversa intención de los políticos constructores del Estatuto! Esa expresión, tan incierta como perniciosa para los leoneses, invalidaba todo el siguiente articulado. Las ideas vertidas en la moción de UPL, leonesista, que ha dado origen al reconocimiento público de la anómala situación de la región leonesa, han de ser defendidas de modo transversal Luego tocaba borrar la historia leonesa queriendo llevarnos a los leoneses con el insoportable gancho de la «verdad» que ellos pretendían escribirnos. La Fundación Villalar no intentaba tan sólo esparcir (a golpe de talonario) conciencia de comunidad, como ahora dicen, puede que ese fuera el mal menor, sus intentos pasaban por tergiversar nuestra historia, anular nuestra identidad como pueblo diferenciado, mediante propaganda, confusos anuncios e intromisiones en las tradiciones, costumbres y usos leoneses, y más grave aún: en los libros de texto. La fundación citada, con «pensadores» a sueldo, nos quería someter a una lobotomía popular despersonalizadora leonesa. El PSOE leonés, muerto Baldomero Lozano, no tardó, descaradamente, en ayudar a llevarnos maniatados al patíbulo de Villalar, eso sí, con el mérito engañoso de conseguir votos de leoneses con el antifaz ideológico puesto, que les siguieran a toque de «chifla», en plan Hamelín, en tanto suprimían el tamborín leonés. Ahora cuando el alcalde legionense, José Antonio Diez, que ha sabido ver y comprender el equivocado camino por el que los autonomistas castellanos, y los anuentes leoneses que les acompañan, el de la nada como región y el pueblo leonés maltratando socioeconómicamente, alertados sus interiores leoneses por la moción de UPL, con valentía sale a decirlo, reclamando el derecho constitucional a autonomía propia, llevado a cabo «con pasos firmes y consensuados». Sus altos mandos le coaccionan, una afrenta al político y un ninguneo hacia la ciudadanía leonesa indefensa. Pero no queda ahí la cosa, ante la postura de ayuntamientos provinciales que se proponen votar la misma moción (leonesista) para liberarnos del yugo (algunos ya la han aprobado) a los altos mandos no se les ocurre proceder más indigno que tratar de silenciar al pueblo amenazando a «sus alcaldes y ediles socialistas», colocándolos además el espantajo de «otras razones»: es inconstitucional y contraria al modelo territorial. Incierto y malicioso anuncio que hemos de rechazar públicamente. El otro gran partido, el PP, coincidente en la misma perniciosa idea comunitaria de sumisión para la región leonesa, tanto o más activo en la partitocracia que el PSOE, presionando y amedrentando a los propios, alcaldes y ediles leoneses, por todos los medios intenta frenar la aprobación de las mociones libertadoras. Esto encaja en dictadura de partido, pues anula personalidad y sentimientos. Va más allá el PP, el personaje aquél, el que fue rival político «en primarias» de Silván hacia la presidencia autonómica, Mañueco, no se le ocurre otra cosa, que, sin pudor alguno, venir a León capital «antes de ayer» con una milonga de inversiones. O piensa que la estulticia nos invade, o que cándidamente vamos a tragar movidos por un supuesto pragmatismo colectivo. ¡No, señor político!, no vamos a dejar de ser leoneses, ni a dejar de percibir lo que en justicia distributiva es nuestro, ni a seguir embozados bajo el término castellano leonés que a otra parte favorece. Y llegamos hoy en nuestra reflexión a otros: Ciudadanos y Podemos; partidos que se ha incorporado también a lo autonómico que nos afecta, y con el voto de sus respectivos seguidores, simpatizantes o lo que sean, se han incorporado los segundos, a la «casta», emulando actuaciones y comportamientos, vamos, sin criterio ni personalidad leonesa; en tanto los primeros, que ya han conseguido puestos en el ente, se está acreditando como acérrimos defensores de la forzada unión, que ni vivieron, ni compartieron y no conocen más allá del beneficio partidista. De historia la justa, por qué no seguir con la cocina de Villar, ¿verdad señor Fuentes? El puesto que ahora ocupa le lleva a decir cosas para halagar y desdecirse y así mantener partido y posición, aunque haya de estar sustentada sobre atropellados leoneses. Válido también para el señor Igea. Las ideas vertidas en la moción de UPL, leonesista, que ha dado origen al reconocimiento público de la anómala situación de la región leonesa, han de ser defendidas de modo transversal. Implicación de los leoneses, ciudadanía más o menos comprometida desde su «ser leonés» activo; también desde el asociacionismo sociocultural triprovincial, y el leonesismo…, en defensa propia de los valores comunes. Nada se rompe. Se trata de poner en el puzle español las piezas leonesas que nos han negado poder colocar en su sitio, como región previa y constitucional. Región de León, incuestionable, real e histórica Finalmente como leonés, muestro mi agradecimiento al alcalde legionense, sin cuya decidida actuación y firmeza, a pesar de los pesares del partido, y por supuesto su emergente posicionamiento, serena decisión ante los medios escritos y las cámaras, sin estridencias, midiendo las respuestas, pedagógicas, ha expandido al dominio público el justo valor de lo leonés. Recobremos el aliento de la esperanza....

Los representantes del PSOE se saltan las órdenes de la dirección REDACCIÓN DIARIODELEÓN   Al rebufo de los ayuntamientos, las juntas vecinales empiezan a sumarse a la aprobación de la moción que reclama la autonomía leonesa. Si primero se manifestaron a favor Pedrún de Torío, Valdehuesa y Los Espejos de la Reina, ayer el turno le tocó a Villanueva de la Tercia, pedanía encuadrada en el municipio de Villamanín. El texto salió adelante sin que hiciera falta siquiera que lo promoviese la UPL. La reclamación tomó la firma de los integrantes de la candidatura presentada en las últimas elecciones bajo las siglas del PSOE. La aprobación se anota dentro del grupo de rebeldes que se han saltado las directrices marcadas por las direcciones federal, autonómica y provincial del PSOE. Frente a estas órdenes, los representantes de la junta vecinal, perteneciente al Ayuntamiento de Villamanín, donde los socialistas gobiernan con el apoyo de la UPL, siguieron la senda que abrieron sus compañeros del consistorio de León. Detrás han ido los concejales del puño y la rosa en otras nuevas administraciones municipales: Valderrey, Mansilla de las Mulas, Urdiales del Páramo, Villamañán, Boca de Huérgano, Boñar, Villaturiel, Santovenia de la Valdoncina y Villaquilambre. A mayores, se anotan otros dos: Manganeses de la Polvorosa, en Zamora, y Serradilla del Arroyo, en Salamanca. Mientras, en el PP han sido cinco los consistorios rebeldes: Matadeón de los Oteros, Crémenes, Cabrillanes, Cuadros y Boñar; y en Ciudadanos, dos: en Cuadros y Los Espejos de la Reina. ...

TRIBUNA - DIARIO DE LEÓN DAVID DIEZ LLAMAS, SOCIÓLOGO En el debate sobre la autonomía leonesa he podido leer argumentos de lo más variopintos. Alguno de ellos venía a decir que una autonomía leonesa no era posible por los pobres datos económicos de las provincias de León, Zamora y Salamanca. Vamos es como decir que sólo los ricos tienen derecho a formar un marco autonómico propio. Los pobres deben resignarse y como mucho pueden tener el derecho al pataleo Quienes tienen este tipo de planteamiento igual tendrían que explicar si sería conveniente suprimir la autonomía de Extremadura. Pero claro, no tengan ninguna duda, para ello tendrían que contar con la oposición de la gran mayoría de extremeños. Creo que este ejemplo sería más que suficiente como para deslegitimar a aquellos que quieren unir poder económico y derecho a un marco autonómico diferenciado. Aquellos que defienden este tipo de argumentos nos dibujan un panorama económico de la Región Leonesa muy negativo. En eso existe coincidencia con lo que son los planteamientos leonesistas. En lo que diferimos es en la interpretación de los datos. Hay consenso en que los datos actuales, son claramente negativos. Para los leonesistas ello es en buena medida son consecuencia del marco autonómico que contribuye al deterioro de nuestra economía. Es decir se basa en datos reales y se compara como estábamos al iniciarse la autonomía de Castilla y León, y su evolución hasta el día de hoy. Esos son datos verificables y que tampoco plantean demasiada discusión. Estamos mucho peor. Desde esa evidencia habría que analizar las causas de esa evolución. Para nosotros es claro que la centralización de servicios en Valladolid y la falta de reconocimiento de una identidad leonesa que dé valor a sus productos sería uno de los motivos importantes de este declive. Uno diría que «si algo funciona mal» hay que cambiarlo. Como decía en alguno de mis artículos «los errores no caducan» y hay que hacer lo posible por modificar aquello que no está bien. Lo que no creo que sea un análisis correcto es decir «los débiles datos de la economía leonesa no permiten el cambio hacia un marco autonómico propio. En economía es muy complicado hacer predicciones de futuro. Por ejemplo ¿alguien nos puede decir lo que sería la cotización de los precios del petróleo a final de año? o ¿cómo acabará el índice de la bolsa en el 2020? Parece poco probable que alguien se atreva a hacer esas predicciones con un mínimo de garantía. Sin embargo si hacen esas proyecciones en lo que se refiere a la Región Leonesa. No se sostienen las afirmaciones que indican la dificultad de mantener unas instituciones propias. ¿Alguien piensa que habría que añadir nuevos costes a los ya existentes en la actual autonomía? Como ejemplo cabría indicar simplemente lo que es el edificio de la Junta de Castilla y León en Eras de Renueva. Se trata de trasmitir las competencias y los recursos a ellas asignados. No se busca ampliar la estructura administrativa, ni generar costes innecesarios. Si analizamos la experiencia de las autonomías con menor extensión y población (como puede ser Navarra, Rioja o Cantabria entre otras) los datos son bastante contundentes y podríamos afirmar que han tenido una evolución positiva tanto en sus indicadores económicos como demográficos. ¿Alguien cuestiona la existencia de esos marcos autonómicos? ¿Por qué entonces se utilizan para negar la existencia de una autonomía leonesa? El desarrollo de este debate está permitiendo ver hasta qué punto se desconoce tanto la realidad económica, como social o la propia historia. Que el autor de dos novelas de historia como «Reinos de Sangre» y «Reinos de Ambición» como es Oscar Emil diga en una entrevista al Diario de Sevilla que «León dice ahora que está incomodo con Castilla. ¡Si llevan 700 años juntos!» no deja de sorprender. Por un lado hay que decir que a la llegada del Estado de las Autonomías seguía existiendo una Región Leonesa que muchos hemos podido estudiar en los mapas escolares de la época. Por otro lado olvida que en esa Corona de Castilla y León de hace 700 años se incluía por ejemplo Andalucía o Murcia. La diferencia estaba en que mientras León mantenía una diferencia específica en esa denominación, la misma no existía para Andalucía (por ser más Castilla que León) o para Galicia. Lo triste es que estos mensajes incluso llegan desde personas que hacen novela histórica. Sinceramente creo que el tener más o menos poder económico no debe estar unido al derecho a contar con un marco autonómico propio. A la vez también creo que contar con mayores recursos de gestión de tu economía puede facilitar unas mejores condiciones de vida. Admitiré que otros opinen lo contrario, pero lo que es una evidencia es que en la autonomía de Castilla y León las cosas nos han ido mal. Por ello es mejor arriesgarse al cambio que permanecer en el error....

Ha comprado el inmueble colindante por 41.000 € para hacer más grande el centro REDACCIÓN A. R. DIARO DE LEÓN   [caption id="attachment_30648" align="alignleft" width="800"] El inmueble de la derecha de 400 metros cuadrados, será utilizado para ampliar La Comunal. DL[/caption] El Ayuntamiento de Val de San Lorenzo (UPL) ampliará el Museo Centro de Interpretación Textil de La Comunal de la localidad tras formalizar la compra —por 41.000 euros— del edificio anexo a dicho museo. «Es un proyecto que lleva fraguándose desde el pasado mandato pero que hoy podemos manifestar que el equipo de gobierno ha logrado este propósito», destacó el alcalde del municipio, Eligio Geijo.(UPL) «Desde el Consistorio queremos mostrar nuestro agradecimiento a María Roldán y su familia, por su actitud de colaboración y predisposición para la adquisición del inmueble y, así, poder ejecutar el crecimiento y ampliación del museo», resaltó Geijo, que a su vez detalló que en breve comenzarán con el proceso de planificación para la tercera fase de construcción «para lo que necesitaremos subvenciones provinciales, autonómicas, estatales o europeas porque el Ayuntamiento por sí solo no puede hacer frente a esta musealización porque creemos que ronda los 280.000 euros». La intención del Ayuntamiento, además de introducir nueva maquinaria tradicional con las que se elaboraban las mantas, es utilizar los 400 metros cuadrados del inmueble comprado para hacer una sala de exposiciones y una sala de conferencias para poder albergar diferentes actos. «Val de San Lorenzo ha sido y es la capital textil desde hace 150 años y en pleno proceso de adaptación a las nuevas tendencias, favorecer y apoyar la artesanía es la mejor herramienta para conocer nuestro pasado y poder aplicarlo en el futuro», destacó el regidor de la localidad maragata. A la postre, concluyó: «con la ampliación del museo queremos divulgar toda nuestra riqueza cultural y fortalecer nuestra identidad textil». ...

JOSÉ MARÍA CAMPOS     [caption id="attachment_30540" align="alignleft" width="640"] Puente del Mercadillo, ubicado en Sorriba del Esla. Campos[/caption] El concejal de la UPL en el Ayuntamiento de Cistierna, Luis Fernández, presentó una moción para averiguar qué administración es la competente en el mantenimiento del puente romano del Mercadillo en la localidad de Sorriba del Esla perteneciente al municipio de Cistierna. El objetivo que se pretende es que se realicen las labores de limpieza de la maleza existente, reposición de los sillares que faltan y la consolidación de los sillares movidos. Además en la moción se pide que se elabore un plan de mantenimiento del puente en el tiempo para evitar que la vegetación vuelva a colonizar las juntas de las piedras y perder un puente emblemático por el que pasan peregrinos, senderistas, agricultores y ganaderos. «También acuden diariamente muchos habitantes del municipio en su paseo diario y todos preferirían ver un puente más flamante que el actual», afirma la moción. El alcalde de Cistierna y vicepresidente de la Diputación de León, Nicanor Sen, manifestó que la titularidad de este puente recae sobre la administración titular de la carretera, «por lo tanto la competencia de limpieza, mantenimiento y cuidado de este puente corresponde a la Diputación de León». El alcalde recordó que la última limpieza que se hizo del puente hace años fue a cargo de la asociación Promonumenta León. Este puente se encuentra dentro de la ruta vadiniense Picos de Europa Camino de Santiago y es transitado por muchos peregrinos que desde hace muchos años están utilizando esta ruta para conocer otro de los caminos a Santiago. Además coincidiendo con el año lebaniego el aumento de peregrinos por esta ruta vadiniense se incrementa considerablemente según la UPL, por lo que se insta a su conservación. Por su parte el concejal de Ciudadanos Francisco Javier Cuesta instó que se revisase la orientación de los focos que iluminan el puente ya que deslumbran por la noche. Los focos fueron instalados por la Confederación Hidrográfica del Duero a instancia del Ayuntamiento de Cistierna. Al final el acuerdo de todos los grupos fue hace una solicitud a la Diputación de León para acometer las mejoras de este puente. La unanimidad de todos los grupos se mantuvo en el último pleno además en las mociones respecto al mantenimiento de registro civil y la mejora de los servicios de Feve. ...

EL FILANDÓN | LUIS MARIANO SANTOS. SECRETARIO GENERAL DE LA UPL El secretario general de la UPL desliga el acuerdo con los socialistas en la Diputación de las mociones que reivindican la autonomía de la Región Leonesa. Mantendrán a Eduardo Morán como presidente aunque vote en contra y asegura que su partido es «una herramienta» para que las inversiones lleguen a una provincia «maltratada durante 35 años» SERGIO C. ANUNCIBAY [caption id="attachment_30501" align="alignleft" width="640"] El Secretario General de UPL, en el Filandón. Jesús F. Salvadores[/caption] uis Mariano Santos, secretario general de la UPL y procurador autonómico, pasó anoche por El Filandón de La 8 León y Diario de León para responder a las preguntas del director del periódico, Joaquín S. Torné, y de los periodistas televisivos Germán Gavela y Roberto Núñez. «Si dentro de dos años vemos que el Gobierno no cumple, romperemos en la Diputación»       «Hemos firmado un acuerdo con el PSOE en la Diputación basado en 24 puntos. Si dentro de dos años vemos que en los Presupuestos Generales del Estado no están recogidas estas inversiones, no me importaría romper el acuerdo que hemos firmado hace ocho meses, pero con un Gobierno en funciones hasta hace nada. No tiene mucha lógica romper el acuerdo con el Partido Socialista si vota en contra de la autonomía. El Partido Popular le ha dicho a sus concejales que si apoyan la moción los echan. Lamento muchísimo que estos dos partidos condicionen la decisión de sus concejales. Nosotros vamos a mantener el acuerdo, independientemente de lo que opine Eduardo Morán». Hoja de ruta «Vamos a seguir el camino de la reivindicación, sin renunciar a nuestro DNI y a nuestra identidad» «Matías Llorente sabe que esto es bueno para León» «Si Matías Llorente no ha presentado la moción sobre la autonomía de la Región Leonesa en la Diputación es porque el partido le ha dicho que no era el momento apropiado, pero él tiene muy claro y sabe perfectamente que esto es bueno para León». «El PSOE y el PP tienen que quitarse las orejeras» «Lo que la gente exige a los políticos es que seamos claros. El PSOE y el Partido Popular tienen que quitarse las orejeras y empezar a respetar lo que quiere la gente de León, Zamora y Salamanca. ¿O vamos a aguantar otros 35 años de maltrato? Entonces habrá que decirle a los padres que se despidan de sus hijos cuando van a estudiar fuera, porque no van a volver. En estos momentos no hay futuro». Institución provincial «Hay mucha gente que quiere que Matías Llorente vote en contra de la moción» «Solo los que quieren enfangar, lo confunden con lo de Cataluña» «Solo los que tienen interés de enfangarlo todo confunden la independencia de Cataluña con la autonomía leonesa. Siempre hemos dicho que no estamos a gusto con el marco territorial impuesto y queremos cambiarlo, pero respetando las reglas del juego, con mociones donde reside la soberanía municipal». «A la vez que pedimos la autonomía, vamos a seguir exigiendo inversiones» «Es el momento oportuno para reclamar la autonomía. Las ciudades más importantes de la Región Leonesa son las que acaparan las mayores tasas de desempleo. Estamos en una encrucijada y podemos lamentarlo en un tiempo, como ocurrió hace 35 años. A la vez que reivindicamos la autonomía, vamos a seguir exigiendo que las inversiones pendientes lleguen a la provincia». «No es importante si el alcalde de León abandera el leonesismo» «Para nosotros no es importante si el alcalde de León abandera el leonesismo o si fue él quien abrió el debate. Lo importante es que se hable de los problemas de León. Nos parece estupendo que José Antonio Diez plantee ahora lo que llevamos reivindicando desde hace 35 años. El objetivo es cambiar esa inercia de inversiones.  Ayuntamientos «Lamento muchísimo que PSOE y Partido Popular condicionen el voto de sus concejales» «Sabemos que un referéndum no es posible» «No podemos plantear un referéndum. Sabemos que no es posible y no es legal. Queremos que los concejales se manifiesten para abrir el debate de la autonomía, que necesitaría de una modificación del Estatuto y eso exige una mayoría cualificada». «El Bierzo tiene que tener más capacidad de autogobierno» «La mayoría en el Bierzo quiere una autonomía de la Región Leonesa. Todos quieren romper el marco territorial. La comarca del Bierzo será lo que quiera ser. Estoy convencido de que podremos sentarnos a hablar si les planteamos un proyecto donde tendrán más capacidad de autogobierno».   «No tenemos fecha para la manifestación» «En estos momentos hay otras cuestiones más importantes. No hemos decidido la fecha de la manifestación. Tendremos que reflexionar en el partido y en el seno de las organizaciones leonesistas»....

Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar