La Nueva Crónica

El alcalde de Sariegos (UPL) considera que León tiene futuro y es a las instituciones a las que les toca abanderar la recuperación Roberto Aller-Alcalde de Sariegos OPINIÓN-LNC El tiempo de caerse ya pasó. Ahora toca levantarse. Cada uno en la medida de sus posibilidades. Todos hemos pasado unas semanas muy duras, de las que mucha gente sale tocada. Unos en la salud, otros en la pérdida de un ser querido y algunos más en las dudas que deja abierta la coyuntura económica ‘post coronavirus’. Habrá también quien haya tenido la suerte de salir indemne, pero ahora toca echar una mano todos juntos, arrimar el hombro y mirar al futuro. Porque hay futuro, pero que ese porvenir sea bueno y llegue pronto dependerá de cada uno de nosotros. Quizás un poco más de quienes estamos al frente de una institución, pero nada será posible si los ciudadanos no creen que es posible. Quizás el futuro ya empezó a gestarse el mismo día que la sociedad se vio sacudida por una crisis sanitaria que no podíamos imaginar que existiera fuera de las películas de ciencia ficción. Desde aquel día en el Ayuntamiento de Sariegos comenzamos a dar pasos para tratar de ver la luz al final de un túnel lo antes posible. Al principio, simplemente cumpliendo los protocolos de desinfección, porque poco más se podía hacer, pero pronto vimos que con la ayuda de los voluntarios de Protección Civil, de los trabajadores municipales, de todo el personal sanitario y con la solidaridad de los vecinos haciendo mascarillas o volcándose para ayudar a los más vulnerables, el camino sería menos duro y más llevadero. Como alcalde de Sariegos tengo que recordar el esfuerzo ímprobo de todas esas personas. Porque nosotros hemos puesto todo lo que estaba en nuestra mano, todos los medios que tenemos como Ayuntamiento para aprovechar al máximo nuestras posibilidades para hacer más llevadera esta ‘cuarentena’, pero sin esa ayuda externa a este equipo de gobierno nada habría sido posible. Ese ejemplo de civismo, de seriedad, de serenidad y, por encima de cualquier otra cosa, de solidaridad de nuestros vecinos es nuestro mayor orgullo. Con el apoyo de mucha gente hemos logrado hacer más sencilla una situación muy complicada y ahora nos toca poner las bases para que, entre todos, seamos capaces de regresar a la situación que vivíamos a mediados del mes de marzo. Y para conseguir esa recuperación no hay mejor camino que abandonar la negatividad y pensar que podemos conseguir esa recuperación. Fomentar el empleo debe ser uno de los campos en los que trabajar. Como casi todas las ideas que tenemos sobre la mesa, necesitaremos el apoyo de otras instituciones, pero conocemos el camino, y esa senda no puede ser otra que apostar por la creación de un parque empresarial y fomentar que haya más ideas como la residencia de mayores que está ejecutándose y que creará muchos empleos directos e indirectos para vecinos del Municipio. Estoy seguro que será la primera, pero no la única porque otra de las grandes apuestas es que trataremos de sacar adelante un polígono industrial para el que ya barajamos una posible ubicación. Sacarlo adelante nos permitirá ofertar suelo interesante para empresas que podrían disfrutar de una ubicación con salida directa hacia Asturias y muy cerca del nudo de comunicación con Galicia y la meseta. Desde el Ayuntamiento de Sariegos también tenemos claro que hay que apostar por conseguir ayudas para los emprendedores. La Diputación está haciendo un buen trabajo en ese ámbito y nuestro reto será trabajar de la mano con la institución provincial, ofreciéndonos a encauzar también las ayudas de la Junta y el Gobierno para conseguir que lleguen a sus destinatarios. Es el momento de sacar esto adelante porque el éxito de los emprendedores será el de toda la sociedad. Como ya irá quedando claro, la idea común que nos impulsará a llevar a cabo todos los proyectos es buscar el beneficio de nuestros vecinos, sin perder nunca de vista que la calidad es importante, también lo es la cantidad y en ese reto de atraer más población al municipio estamos viendo que empieza a haber un problema real de espacio que hace que muchos leoneses que valoran las localidades del Ayuntamiento de Sariegos como un buen lugar para residir no pueden acceder a una vivienda por la falta de terrenos. Para paliar ese déficit impulsaremos un Plan General de Ordenación Urbana que permita aumentar los metros de terreno urbanizable y, con ello, tender la mano a quien quiera sumarse a nuestro Municipio. Otra de las ideas que tengo desde hace muchos años es convertir a Sariegos en un punto de referencia para el deporte al aire libre y la salud física. El deporte popular cada vez está más de moda y en nuestro municipio cuenta con unas posibilidades casi infinitas. Nuestra apuesta en este campo será decidida y creo que muy rentable porque tan solo con señalizar las rutas que existen de senderismo y ciclismo de montaña –un proyecto que ya está en marcha– conseguiremos poner en valor una sendas peatonales y para ciclismo circulares, de entre 6 y 30 km, con origen en las cuatro localidades del Ayuntamiento, que van a permitir a muchos leoneses descubrir un potencial que creo que no se imaginan que tienen a unos pocos kilómetros de sus domicilios. Una apuesta por lo nuestro que abanderamos desde hace muchos años y que vamos a seguir impulsando. Porque salir de una mala situación siempre es más sencillo apoyándonos en los más cercanos. Para echar nuestro particular ‘cuarto a espadas’ seguiremos apostando por los productos de León como la mejor manera de crear riqueza en nuestros municipios. La Feria Multisectorial fue un éxito y en cuanto a las medidas de prevención que impone la lucha contra esta enfermedad lo permitan, volveremos a acercar a los productores leoneses a unas personas que pueden apoyar a esos empresarios pequeños que están haciendo un gran trabajo y, a la vez, disfrutar de esos buenos productos que tenemos en León y que tan necesario es poner en valor. Como todo lo nuestro. Porque León tiene futuro, pero debemos creerlo. Y esa lucha contra el ‘efecto Pigmalión’ que tantas veces nos frena, lo queremos abanderar desde el Ayuntamiento de Sariegos con medidas concretas que ayuden a cada uno de nuestros vecinos a creer en su potencial y convencerse de que para recordar quién eres no hay más camino que aparcar las influencias negativas que te lleven a pensar que no puedes alcanzar algo. El pasado ya quedó atrás. Toca mirar al futuro y, como dice esa frase tan nuestra: «Alza el rabo, León». Aquí nació el parlamentarismo, aquí tenemos riquezas naturales y gastronómicas difíciles de igualar, aquí somos cazurros –en el sentido etimológico de la palabra: el que no ceja en su empeño–… y aquí vamos a salir adelante. Seguro. ...

Alicia Gallego - OPINIÓN - LNC La alcaldesa de Santa María del Páramo, militante de la Unión del Pueblo Leonés, analiza las fortalezas del Páramo y del medio rural en general para superar la crisis del coronavirus En el mundo global en el que vivimos, parece que hablar de un sitio concreto, de un municipio como Santa María del Páramo es fijar la vista en un grano de arena. Sin embargo cada uno de ellos son los que componen algo mucho más grande, como una playa o un desierto y cada uno de ellos es tan importante como los demás. Y por eso, como alcaldesa de este municipio considero que es mi responsabilidad cuidar de ese granito de arena y protegerlo para que no se lo lleve esta terrible marea fruto de la globalización. Ciertamente, nadie está preparado para afrontar un tsunami como el que está suponiendo el Covid-19, un enemigo poderoso por su invisibilidad, y es que no puedes atacar lo que no ves. Pero lo cierto es que debemos emplear todo nuestro tiempo y recursos a paliar su incidencia y, en adelante, sus consecuencias. Es obvio que la prioridad reside en lo sanitario, pero no podemos dejar al azar las consecuencias económicas, y la gestión y la voluntad política deben alcanzar ahora mismo la altura de miras necesaria para no dejar a nadie en el camino. Desde el mundo rural es importantísimo e irrenunciable que se tenga en cuenta el mantenimiento de los servicios públicos, algo por lo que hemos trabajado siempre, pero con más ahínco desde la irrupción en nuestras vidas del microscópico pero poderoso virus. Para ello es clave contar con los recursos económicos necesarios. Y, si, necesitamos ayuda de la Diputación, y del Gobierno, y de la Junta, precisamos de fondos necesarios para destinar al plan de ampliación del Polígono Industrial o la puesta en funcionamiento del cámping municipal, las dos grandes apuestas de este ayuntamiento que sentarían las bases de una recuperación económica ya no sólo del municipio, sino de toda la comarca. Como decía antes, no podemos dejar a nadie por el camino y las ayudas sociales, los recortes en tasas, el aplazamiento de impuestos, son algunas de las medidas que ya hemos ido aprobado desde que comenzara esta crisis, pero no podemos quedarnos ahí, mirar al futuro es apostar por iniciativas a largo plazo, es ineludible sentar las bases en cimientos estables y fuertes para que nada se derrumbe. Solamente mediante la creación de empleo se puede reactivar económicamente el mundo rural, la provincia, y en todo caso nuestro Estado, sobre todo en aquellos municipios en los que cuentan con recursos propios, como Santa María del Páramo, que cuenta con ingresos suficientes y que deberían de poder ser utilizados, solo derogando la ley de estabilidad presupuestaria, que es del año 2002, y que nos permitiría poder utilizar fondos de los remanentes para invertir en la mejora de este municipio. Han pasado muchos gobiernos y ninguno ha hecho nada, y es ahora, más que nunca, cuando las administraciones locales deben tomar las riendas y gestionar los municipios, porque son estas pequeñas entidades las que mejor conocen las necesidades de sus vecinos. La cercanía en este caso es una ventaja frente a la globalización y los remanentes que antes mencionaba podrían suponer un importante apoyo para avanzar y reactivar la inversión en pequeñas obras, creación de empleo y actividad económica. Todos ellos objetivos que desde Santa María del Páramo hemos recogido en un importante documento que bajo el lema ‘Reactiva el Páramo’ contempla una serie de medidas económicas en forma de subvenciones para contribuir a la activación del empleo, porque consideramos que las ayudas son necesarias, pero insuficientes. Si queremos que esto funcione a largo plazo hay que apostar fuertemente por ese empleo para que nuestros ciudadanos puedan vivir dignamente.   Desde el Ayuntamiento somos conscientes de la necesidad de ayudar al comercio local y a la hostelería, pero también a todos los sectores y para ello es importante invertir en obras, suministros y prestación de servicios que reactiven nuestra economía local y favorezcan todo el tejido empresarial. Nadie puede quedar fuera, todos los sectores deben de estar implicados para generar una sinergia económica que revierta en beneficio de todos. No podemos olvidar la importancia de mantener la red de comunicaciones, los servicios como Wi-Fi, Internet, tan importantes hoy en día para la gestión comercial, porque de este tipo de servicio depende algo tan simple como el pago con una tarjeta a la hora de realizar una compra. Los servicios sanitarios, las guarderías, el mantenimiento de los colegios o los centros de día con los que cuenta Santa María del Páramo y que se encuadran dentro de las conocidas competencias impropias, se están manteniendo con los escasos recursos con que cuentan los pequeños ayuntamientos y necesitan mayores inversiones, algo que se podría solucionar permitiendo a los propios ayuntamientos utilizando sus recursos, ayudando con ello a sus vecinos creando empleo y riqueza. Desde el ayuntamiento solo tenemos un objetivo y es que, en la medida de lo posible, nuestros vecinos no pierdan su calidad de vida, y cuenten con el apoyo y las ayudas necesarias para que esta grave crisis no arrase con su economía y sus vidas personales....

 Las cuatro localidades del municipio, lideradas por el grupo VIA, aprueban por unanimidad la propuesta de la agrupación por "la identidad de la Región" Las cuatro juntas vecinales del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo –Estébanez, Villoria, Villarejo y Veguellina– se suman a la aprobación de la moción Pro Autonomía Leonesa. La propuesta, impulsada por el grupo VIA, que gobierna en todos los pueblos de este Ayuntamiento ribereño, fue aprobada por unanimidad el pasado mes de marzo en las cuatro localidades del municipio. Esto se produjo escasos días antes de la declaración del estado de alarma. Ahora, con la crisis sanitaria de la Covid-19 todavía presente vuelve a abrirse el debate autonómico, y estos pueblos de la Ribera del Órbigo tienen claro su posicionamiento. No así el Ayuntamiento, que a principios del mismo mes de marzo llevó al pleno corporativo esta misma propuesta, de la mano también de VIA, pero quedó «sobre la mesa» a petición del teniente de alcalde del municipio, el socialista Tomás Vaca, con el apoyo de los seis concejales del Gobierno del PP-PSOE, y los votos en contra de los cinco ediles de la oposición, que reclamaban que esta moción «atiende al clamor popular de los ciudadanos de una provincia que ha quedado en el olvido; experiencia que vivimos también en este municipio desde que se cerró la Azucarera». Los motivos del equipo de Gobierno para rechazar en ese momento la propuesta de la agrupación de electores que dirige Joaquín Llamas y dejar el asunto «sobre la mesa» se basaban en poder «estudiar otra fórmula y replantearla» para llevarla a otra sesión plenaria, aseguraron. Todo ello, claro, antes de que el coronavirus trastocara todos los planes y dejara este debate aparcado durante un tiempo. Actualmente son más de una treintena de ayuntamientos y un mayor número de juntas vecinales en la provincia las que han puesto de manifiesto, a través de estas mociones, su posicionamiento a favor de la Región Leonesa. En lo que respecta a la moción «por la identidad de la Región» aprobada en estas cuatro juntas vecinales, destacar que pone de manifiesto que en su momento, la «inclusión de León en Castilla se llevó a cabo sin mayor justificación que la veleidad del político de turno, conformando una autonomía híbrida e injustificable» que, además, era «once veces mayor que la media de las regiones europeas». Este escrito también refleja que «los años de Estatuto y el propio funcionamiento de la Comunidad de Castilla y León ha puesto de manifiesto el desequilibrio interterritorial, resultando especialmente perjudicada la región leonesa». Además, explica que las políticas activas de los diferentes gobiernos de la autonomía han «pretendido la desnaturalización de la identidad leonesa». Pero la moción también recoge que «el problema se convierte en extremadamente grave cuando incluso se ha planteado por algún partido, en algún momento, introducir en el texto constitucional el nombre de las 17 autonomías que componen el Estado, lo que implicaría una reforma de la Constitución para obtener la autonomía, cuestión que hoy podría resolverse en el ámbito de una reforma del Estatuto de Autonomía o con una simple ley orgánica del Parlamento Nacional español». Así mismo, la moción concluye solicitando «remitir al órgano legislativo autonómico el posicionamiento de este plenario», así como también a las Cortes, Generales del Estado, a la espera de «revertir la situación de agravio con la Región Leonesa, al ser la única región histórica que no es autonomía». ...

CUENTA CON LEÓN López Sendino, secretario general de UPL y concejal del Ayuntamiento de León, analiza las fortalezas de la provincia en el el suplemento 'Cuenta con León' de La Nueva Crónica. [caption id="attachment_31507" align="alignleft" width="600"] Eduardo López Sendino, Vicesecretario General de UPL y concejal en el Ayto de León[/caption] OPINIÓN - LNC Pandemia, crisis, desolación. Éstas son las tres palabras que, muy sintéticamente, resumen la situación que actualmente vivimos con motivo de esta enfermedad, que si bien recuerda a la mal denominada gripe española de principios del siglo XX, es evidente que la situación actual ha pillado desprevenido prácticamente a todos los países del mundo y las medidas que se van adoptando, improvisadas algunas veces, no podemos decir que puedan considerarse como acertadas, aunque también es de reconocer que a toro pasado es muy fácil opinar. Desde luego, lo que sí ha quedado evidente y patente en primer lugar, es la inutilidad de las comunidades autónomas en una situación como la planteada, y fundamentalmente porque no podemos olvidar que las competencias de sanidad están absolutamente transferidas a todas las autonomías y, por tanto, la responsabilidad en cuanto a las medidas de seguridad para todos los trabajadores del servicio público de salud es de las comunidades autónomas, así como también lo es la previsión de medios técnicos y humanos, y en segundo lugar, que por mor de los recortes en sanidad, se han visto disminuidos los medios técnicos y humanos para poder afrontar esta crisis, y de eso sabemos los leoneses cuando en muchas ocasiones hemos denunciado desde UPL el cierre de plantas del hospital de León, derivando a los pacientes a la sanidad privada o cerrando plantas. Es evidente que las inversiones en sanidad se hacen absolutamente necesarias, no sólo en este momento, sino para prevenir posibles pandemias posteriores de cualquier otro tipo, o incluso indeseados repuntes, teniendo en cuenta que la globalización de la sociedad actual es muy diferente a la que pudiera existir a principios del siglo XX. Por otra parte, en relación con la situación que vive la ciudad de León, es evidente que seguir en la fase cero no estaría llevando más que a la absoluta desesperación al sector servicios, como el comercio y la hostelería, que ven cómo siguen sin poder abrir sus negocios y recuperar la actividad de negocios, sin que las medidas adoptadas por la Junta de C. Y León puedan ser ya entendibles, no ya por los crípticos e insondables criterios sanitarios y epidemiológicos a que alude la ínclita consejera de sanidad, que todavía no sabemos cuáles son, y menos utilizando criterios como los de las unidades de salud que nadie sabe en la calle realmente qué territorios corresponden a cada una de ellas, creando un confusionismo absolutamente innecesario. Por todo ello, se hace preciso que los entes locales, como entidades cercanas al ciudadano, que conocen mejor que nadie la situación que padecen, sean las que tomen las riendas de la recuperación con medidas que fomenten el consumo en la tienda, en el negocio de barrio, en el negocio cercano, que es el más necesitado para evitar el colapso de la economía de la ciudad. En este sentido, en UPL, desde el grupo municipal del Ayuntamiento de León, fuimos el primer partido en presentar una moción con una serie de medidas en apoyo de autónomos, comercio y servicios como motor principal de la ciudad, siendo conscientes de que el Ayuntamiento de León, dentro de sus posibilidades y teniendo en cuenta que continúa todavía dentro del plan de ajuste, no puede competir en medidas de apoyo con otros ayuntamientos cuya situación económica es mucho más desahogada o tienen unos remanentes de tesorería de los que el Ayuntamiento de León carece. Se hace precisa también la recuperación de la actividad económica de todo tipo, la recuperación de la inversión pública es, en estos momentos, absolutamente ineludible para que la economía pueda recuperar un mínimo tono de la estabilidad perdida y que los mercados bursátiles se encargan día a día de recordarnos desde la adopción del estado de alarma. La economía no va bien, se ha paralizado, no hay que ser ningún gurú para darse cuenta de las enormes dificultades por las que están pasando las familias leonesas, máxime en una ciudad y en una provincia que, como consecuencia del desmantelamiento de la principal industria que tenía esta provincia, hace no tantas décadas, como era la minería, se ha basado fundamentalmente en el turismo y, en menor medida, en la industria agroganadera. Por eso la recuperación económica se nos antoja más complicada en otras provincias o regiones donde la industria es el motor principal de la actividad económica. De poco sirven las ayudas económicas del Gobierno, o las ayudas de cualquier otro tipo de administración pública, si no se incentiva un resurgimiento de la actividad económica, porque las ayudas pueden ser pan para hoy y hambre para mañana, y lo que se necesita es que la desescalada llegue cuanto antes a su fin, siempre que no se arriesgue evidentemente la salud pública, para que el comercio, la industria y sobre todo el turismo y servicios puedan adquirir nuevamente el ritmo de actividad económica necesaria para el sustento de las familias. De todas maneras, y siendo consciente de la actual situación y la precariedad que está sometiendo el estado de la alarma a muchas familias, no sólo a autónomos y pequeños empresarios sino también empleados por cuenta ajena que se quedan sin ningún tipo de subsidio de desempleo, no me cabe duda que con el esfuerzo de todas las administraciones y la recuperación de la actividad económica saldremos de la situación en la que nos encontramos. Por eso la última palabra a añadir a esta situación es, esperanza....

Entrevista al secretario general de la UPL, que asegura que León no tiene nada que celebrar este 23 de abril El declive de la provincia, subrogado a la "peor crisis que ha sufrido España" [caption id="attachment_31221" align="aligncenter" width="521"] Luis Mariano, UPL[/caption] Bajo la premisa de que León este jueves no tiene nada que celebrar, el secretario general de la UPL, Luis Mariano Santos, analiza la situación de la provincia en plena crisis sanitaria por el coronavirus. – Este 23 de abril es muy diferente por la pandemia y el confinamiento social. ¿Cómo está viviendo esta situación? – El día en sí es como el lunes, el martes u otro de los días de este confinamiento, todo el mundo sabe que esta fecha no significa nada para los leoneses. Eso sí, la situación actual es difícil y todo el país está asumiendo una realidad nada normal en la que todos los ciudadanos, con pequeñas excepciones, están dando un ejemplo de responsabilidad.   – ¿Cómo valora la gestión de la crisis por parte de la Junta y el Gobierno? – Las valoraciones habrá que hacerlas cuando superemos esta alerta sanitaria. Es evidente que no se ha sabido responder a una crisis tan brutal, nadie sabía a qué se enfrentaba y no se ha estado a la altura para proveer a nuestros sanitarios de unos medios mínimos de protección. Tampoco para afrontar el riesgo con nuestros mayores y eso creo que será algo que tendremos que revisar cuando esto acabe. Ha habido muchas disfunciones y un exceso de letalidad en determinados territorios, pero también hay que reconocer que tanto a nivel autonómico como nacional no era una situación fácil y el desconocimiento de una situación similar jugó a favor de la enfermedad. – Dice que León no tiene nada que celebrar el 23 de abril. Imagino que este año aún menos con esta situación… – Para nosotros es un día cualquiera, solo vale para sacar a gente del ropero político como ‘Demetrio el Breve’, gente que no ha aportado absolutamente nada y que además son directamente responsables del declive económico de León, Zamora y Salamanca. Es curioso, porque generalmente habla gente que alaba lo bueno de esta comunidad pero ni siquiera vive en su ‘modelo de éxito’. Este día solo sirve para que algún elefante político nos diga lo genial que es una autonomía diseñada por la derecha y la izquierda castellanas en la que unos viven muy bien y la mayoría lanza un SOS desesperado porque la Junta se olvida de ellos. – ¿Cree que el debate sobre la autonomía leonesa resurgirá cuando haya pasado esta crisis? – Son temas distintos. Una cosa es la superación de una alerta sanitaria y el posterior trabajo de reconstrucción nacional que debemos afrontar, en el que absolutamente todos tenemos la responsabilidad de aunar esfuerzos, y otra es que, aunque algunos crean que esta dura realidad nos aparta del camino, se darán cuenta con el tiempo de que el cambio territorial que nosotros exigimos no es un capricho pasajero. Lo dijo en la lectura de los ‘Decreta’ José María Merino: «tenemos suficiente patrimonio histórico como para reclamar una autonomía diferenciada en España». Y eso es lo que piensa la mayoría de los leoneses, les guste o no a los socialistas castellanos y a los conservadores castellanos que habitan en las Cortes autonómicas. – Se habló incluso a principios de año de una gran manifestación en defensa de la autonomía que habría sido este jueves...

OPINIÓN - LNC JAVIER CALLADO [caption id="attachment_30563" align="alignleft" width="280"] Javier Callado[/caption] Como hemos comentado anteriormente, los motivos para la autonomía de la Región Leonesa se agrupan en 3 campos: la necesidad de reconocimiento de las singularidades identitarias leonesas, ocultas tras una evidente voluntad etnocida; subsanar la ausencia de interlocutores políticos que velen por los intereses de León y que decidan leyes y presupuestos en función de las prioridades leonesas; y por último corregir la desinversión de fondos públicos y atraer inversión privada que ahora es desvíada por la Junta de Castilla y León. Quiero centrarme hoy en el capítulo presupuestario. Recapitulando, los presupuestos públicos en España suponen una cuantía aproximada equivalente al 40% del PIB anual. Esto supone una cantidad enorme de recursos que, si se desvían, hacen inevitable el declive económico de la región afectada. Las comunidades autónomas gestionan un tercio de ese presupuesto, el más móvil, ya que la Seguridad Social y el gobierno central tienen grandes partidas, pero comprometidas e inmovilizadas, como las pensiones. Por su parte los ayuntamientos y diputaciones solo disponen del 10%. En consecuencia, el control del presupuesto autonómico es clave. La autonomía castellana y leonesa tiene un presupuesto no financiero –prorrogado desde 2018– de 9.577 millones de euros. Si asignásemos por número de habitantes la parte correspondiente a una autonomía de la Región Leonesa, dispondría de unos 3.900 millones de euros. Solo a la provincia de León le corresponderían 1.800 millones al año. No hace falta ser muy observador para darse cuenta de que la autonomía no destina esa cantidad ni de lejos. En las cortes autonómicas se ha pedido varias veces la información sobre el destino de todo el presupuesto por provincias, pero los sucesivos gobiernos se han negado a dar esos datos. Al grupo parlamentario socialista le da igual también, lo que convierte este problema en estructural. No es ya que se hagan normas o se dirijan ayudas con criterios que perjudican a León, es que ni siquiera el dinero llega. Sin la inversión pública atada a las provincias el declive económico es inevitable porque los intereses leoneses son unos, los castellanos otros y son éstos los que mandan. La mesa por León que se quiere reunir es entretenimiento para un rato y León necesita una solución permanente a sus problemas. No se trata de apañar unas ayudas para tranquilizar el ambiente, sino de garantizar la llegada de los 3900 millones de euros a las 3 provincias y eso solo tiene una solución: la autonomía. De lo contrario volverán las inversiones del carbón a Valladolid por la vía directa o por la falta de adicionalidad....

  Estefanía Niño - LNC [caption id="attachment_30520" align="alignleft" width="840"] Vista del nuevo punto limpio municipal en la localidad de Villamanín[/caption] OTRA ENMIENDA DE UPL QUE SE EJECUTA Ubicado en el ‘Camino del Pinar’, podrá utilizarse dos días a la semana, si bien la idea del Consistorio es ir ampliando los horarios y el servicio de recogida El Ayuntamiento de Villamanín abrirá el Punto Limpio municipal el próximo 1 de febrero. Así lo anunciaba el Consistorio a través de su perfil de la red social Facebook, indicando que el citado punto se ubica en el ‘Camino del Pinar’ y que, de momento, se abrirá los miércoles de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas, y los sábados de 10:00 a 14:00 horas, siendo la intención ampliar los horarios. Asimismo, se especifica que la gente que desee depositar algo, deberá aportar datos como el DNI o la dirección en el municipio. Sobre la recogida, se señala que se podrán depositar «escombro limpio, aceites vegetales y minerales siempre en garrafa, electrodomésticos pequeños y grandes (frigoríficos, lavadoras, teléfonos, etc.) pilas, baterías, enseres, maderas limpias, chatarras, pequeño escombro (50 kilos al día), lámparas fluorescentes, equipos eléctricos, y ropa en bolsa para Asprona». No se recogerán residuos como ruedas, fibrocemento o disolventes. Cabe recordar además que en noviembre de 2017 el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobaba una subvención de 50.000 euros para el Punto Limpio, que fue solicitada a través del grupo UPL. Según lo aprobado por el Consejo de Gobierno, está subvención se destinara a la pavimentación, cerramientos, servicios de abastecimiento, saneamiento e iluminación, caseta de control, otros elementos auxiliares y la redacción del proyecto de detalle así como otras asistencias técnicas para la construcción de un Punto Limpio. El objeto es el de dar una solución sostenible a los residuos generados en la población.  ...

OPINIÓN - LNC Javier Callado Las tenues reacciones de la Junta de Castilla y León a la reclamación de autonomía para la Región Leonesa corroboran el error de mantener la institución. Ante la avalancha de argumentos económicos, históricos y políticos en apoyo del cambio, se han limitado a descalificar a los disidentes de la Junta y a decir que todo va bien de forma difusa. Evidencian que ni ellos mismos saben qué decir contra la Autonomía Leonesa. La raíz de esta actitud inane se sustenta en una actuación sostenida contra los intereses de León de la que ni siquiera son siempre conscientes. En estos momentos, por ejemplo, hay quejas por los perjuicios de no considerar zona de alta montaña al ayuntamiento de Oseja de Sajambre. ¿A alguien que conozca este lugar, en el borde de los Picos de Europa, se le puede ocurrir semejante barbaridad? Pues sí. Se le puede ocurrir a alguien que no haya estado en Oseja de Sajambre en su vida, que apenas conozca la Cordillera Cantábrica, que el significado de ‘zona de alta montaña’ le resulte ajeno y que no comparta esa realidad ni de lejos. Un director general de Valladolid probablemente no haya estado en Oseja de Sajambre, no sabe lo que es la economía de alta montaña y no comprende los determinantes de la orografía y el clima. Ese director general hablará ‘de oídas’, pero tendrá mano para la gestión de quitanieves, la gestión de la caza, para regular el uso de los bosques o para definir las líneas de subvención a los negocios rurales de esa zona que él no sabe ni cómo es, ni dónde queda, más allá de lo que ponga un mapa. Este es el problema mil veces repetido por el que, otro ejemplo, un seleccionado de Valladolid de una federación deportiva tiene los desplazamientos pagados, pero si es de León, se tiene que pagar el desplazamiento a Valladolid; es la causa por la que Renault recibe más subvenciones que todas las empresas leonesas juntas: porque las normas están hechas para la gran empresa; es la causa por la que han dado subvenciones a Inzamac (Zamora) o a Incosa (León) con dinero de los leoneses, para trasladarse a Valladolid; la causa misma por la que construyeron un edificio a la medida para Telefónica a fin de alquilárselo a un euro al mes y trasladar puestos de trabajo de León a ese edificio. La lista es un suma y sigue porque es tal la distancia física y mental entre Valladolid y León, entre Burgos y León, entre Segovia y León, que ven como natural el expolio de los cupos de leche leonesa hacia Castilla o el traslado de las aguas del salmantino Tormes a Valladolid, como antes hicieron con las del Esla. Es la ignorancia de una actitud rapaz que solo puede concluir en divorcio....

Pin It on Pinterest