Carreteras hacia ningún sitio

Carreteras hacia ningún sitio

La última idea lanzada, más bien como globo sonda, al menos por el momento, para ver la reacción que generaba, consistió en anunciar hace unos días el posible cobro por la circulación por las carreteras de nuestro país

ENRIQUE VALDEÓN – opinión – LEONOTICIAS

Lo del actual Gobierno de la Nación no tiene desperdicio, y no para lo bueno, desde luego. La última idea lanzada, más bien como globo sonda, al menos por el momento, para ver la reacción que generaba, consistió en anunciar hace unos días el posible cobro por la circulación por las carreteras de nuestro país. Para ello se nos vende la moto de que pudiera ser impuesto por la Unión Europea, lo que sin duda no se cree nadie, pero además se comienza hablando del abono de peajes en las autovías, al estilo de lo que ya hace tiempo se hace en algunas autovías portuguesas, para continuar matizando que también podría ser por la circulación en todo tipo de carreteras, eso sí todo ello muy barato. Incluso el Sr. Pere Navarro, Director General de Tráfico, salió públicamente a la palestra para justificar tal medida indicando que los conductores deben pagar los costes de mantenimiento de la red de carreteras estatales y llegó a decir que «usted cuando va en tren no va gratis». Pues sí, esto lo dijo el máximo responsable de Tráfico sin ningún rubor, alucinante. Qué tendrá que ver la velocidad con el tocino. Está claro que aquí el más tonto hace relojes, qué país…

De toda la vida, al menos desde que yo recuerdo, se decía por parte de las instituciones del Estado lo importante que era el pago de impuestos y que con ellos se financiaba el funcionamiento del país, lo que incluía, cómo no, las carreteras estatales. Pues ahora resulta que no, que eso es a mayores. Pero, algo que hace que esto sea todavía más sangrante es que cada año se anuncie a bombo y platillo la supresión de peajes en algunas autopistas estatales, aunque curiosamente a las de León no les acaba de tocar esta supresión y sí el aumento de su precio, pero ese es otro tema en el que no voy a entrar ahora. O sea, te quito de un lado y te pongo en el otro, hago números y salgo ganando. Esto es una auténtica vergüenza, como vergüenza debería dar defender una medida de este tipo a cualquier persona.

Partiendo de la base de que ese gasto correspondiente a los costes de mantenimiento de las carreteras debe ser asumido, como no puede ser de otra forma, por el propio Estado con los impuestos que ya pagamos religiosamente los ciudadanos, es posible que no llegue para todo, no lo dudo. Pero hay soluciones fáciles y sin duda menos gravosas para la generalidad de los españoles. Hay que recordar que, por ejemplo, actualmente existen 22 Ministerios, que cuentan además de con sus Ministros con sus correspondientes Direcciones Generales y numeroso personal de alto rango. Pues bien, en 2018 había 16 Ministerios, lo que quiere decir que se aumentaron en seis desde esa fecha. Y esto lleva a preguntarse, ¿cuánto aumentó el gasto público por la creación de estos nuevos Ministerios?, o ¿cuánto se ahorraría el Estado si estos nuevos Ministerios no existieran? Desconozco las cifras, pero no tengo duda de que con lo que en esto se gasta habría para abonar los costes de mantenimiento de las carreteras españolas, y no sólo para mantenerlas, también para mejorarlas, que falta hace.

Todo esto no son más que reflexiones, por lo que cada cual puede sacar sus propias conclusiones, pero desde luego creo que se piensan que somos idiotas, o igual lo somos, a saber…



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar