Indecencia acumulada

Indecencia acumulada

León ha disminuido en más de 60.000 habitantes y Valladolid ha aumentado en más de 30.000

ENRIQUE VALDEÓN – opinión – leonoticias

Pues resulta que desde el año 1983 formamos parte de Castilla y León, una Comunidad Autónoma a cuya pertenencia siempre mostramos reticencias y nos opusimos desde la Región Leonesa, pero que los políticos que tomaron las decisiones en ese momento nos vendieron como interesante y conveniente para ambas regiones. Claramente el transcurso de los años ha dejado más que patente que la realidad ha sido otra bien distinta. Leía en la prensa hace unos días por casualidad una errata que no podía resumir mejor el comportamiento de la Junta con León y la Región Leonesa, y es que por otras cuestiones se hablaba de la «indecencia acumulada».

Llevamos años, muchos años, oyendo al Presidente de la Junta presumiendo del modelo de autonomía y afirmando que es un modelo de éxito, lo cual no me extraña en absoluto, porque claro que lo es, un gran éxito para ese agujero negro que todo se lo traga: Valladolid; ahora bien, este éxito de unos se traduce en un auténtico fracaso para el resto de las provincias de la comunidad. Las cifras oficiales no mienten y son concluyentes, de manera que en lo referente a la evolución de la población desde 1983 a la actualidad reflejan el siguiente dato: León ha disminuido en más de 60.000 habitantes y Valladolid ha aumentado en más de 30.000. Pero además, la tasa de paro en la Región leonesa ha subido del 12,1% al 13%, mientras en Castilla ha bajado del 14,3% al 11,4%.

Queda patente, por tanto, que son más de 30 años de expolio en los que los agravios se pueden clasificar en tres categorías: lo que nos quitan, lo que no nos dan y lo que no sabría ni cómo calificar porque da la risa, que es lo que nos venden y tampoco nos dan. Así, visitan el Bierzo y prometen un parque agroalimentario, pero resulta que no, que se instalará en Valladolid, una indecencia a todas luces. La antigua Fundación Villalar recibe 1.000.000 de euros más que el Parque Tecnológico de León, indecente sobre todo teniendo en cuenta lo que se pretende con tal fundación y que su beneficio para la Región Leonesa es nada de nada. Lo cierto es que las cifras siempre cojean del mismo lado, las inversiones en parques tecnológicos y polígonos industriales hablan por si solas, para Boecillo 3 millones y para el parque de proveedores de automoción en Valladolid 30, mientras el Parque Tecnológico de León se llevan 200.000 euros, otra indecencia máxima. También resulta indecente que la Escuela de Arte de Valladolid reciba 10 millones de euros mientras que el Conservatorio de Música de León o el Instituto de Secundaria de Villaquilambre sigan sin construirse, al igual que el demandado y muy necesario Centro de Salud del El Ejido; será que los pucelanos tienen mucho arte. Indecente es que nos digan que para la nueva estación de autobuses de León se van a invertir 8 millones de euros, y a la de Valladolid le añaden un 0, y desde luego no es lo mismo 8 que 80.

Incluso, recientemente las Cortes de Castilla y León se hacían eco de la exposición de los comuneros que se ha instalado en el propio Parlamento autonómico, valorándola como la exposición del año en España. Pues, con el trato que se da a la Región Leonesa, va a celebrar la fiesta del día de los comuneros quién yo te diga…, sólo faltaba.

Podría seguir haciendo una larga lista de indecencias que están llevando a esta tierra a la ruina, así tenemos el eje logístico del noroeste en Torneros, un recurso electoral muy utilizado y cuyo efectivo funcionamiento con suerte lo verán nuestros nietos, aunque a lo largo de los años se siguen aprobando partidas presupuestarias irrisorias que hacen que la obra no pare, pero nunca se acabe. Y estos son solo pequeños ejemplos de la realidad que vivimos año tras año en diferentes inversiones importantes para nuestra región.

Durante muchos los años y desde diferentes ámbitos se nos ha tachado de victimistas, como que exageramos las cosas, pero las cifras hablan por si solas y claramente nos dan la razón, cifras devastadoras que certifican una gestión indecente que solo son el reflejo de una forma de gobernar nefasta, jóvenes que tienen que emigrar, pérdida de población, envejecimiento galopante, paro, tasa de actividad bajísimas.

Son tantas las indecencias que a lo largo de los años se han ido acumulando, que por eso quizá sería bueno que el cierre perimetral tan de actualidad se colocara alrededor de las propias cabezas de esos políticos autonómicos que perjudican a una Región en beneficio de la otra. Desde luego es para pensarlo.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar