Egoland, a ver quién puede más

Egoland, a ver quién puede más

Queremos medidas efectivas frente al Covid, y es sangrante e inadmisible que las Administraciones Públicas actúen así cuando lo que deberían hacer es un frente común y efectivo en la lucha contra esta pandemia

ENRIQUE VALDEÓN – opinión – Leonoticias

La actualidad sigue girando en torno al COVID, ese miserable virus que por desgracia no solo nos castiga a nivel de quebranto de nuestra salud hasta el punto de llevarse la vida de un número importante de nuestra población, también en gran medida como azote económico y, últimamente de manera muy significativa, a nivel político. Y es que, analizando la actividad política del Estado y de las Comunidades Autónomas, podemos comprobar que es el Gobierno Central quien «corta el bacalao» en estos tiempos tan difíciles, siendo el responsable máximo y garante en materia de sanidad, y así viene legislando desde el inicio de esta crisis mediante Decretos, en los que se establecen ciertos límites generales aplicables para todos los ciudadanos residentes en España sometidos al Estado de Alarma, en vigor en cada momento. Pero, además, cada Comunidad Autónoma y dentro de las competencias que ostentan en materia de sanidad también establecen diversas medidas en esa lucha contra el Covid.

Pues bien, en esta doble actividad paralela del Estado y de las Comunidades Autónomas nos encontramos cada vez más confrontación entre ellas, de manera que los límites que uno impone son modificados por el otro. Recientemente nos hemos topado con una modificación que acuerdan los mandamases de la Junta de Castilla y León respecto a la hora del toque de queda, y es que imponen que el toque de queda que afecta a la población como medida contra el virus comience a las 8 de la tarde en vez de a las 10 de la noche, hora que se había fijado por el Estado en el momento que se decretó el actual estado de alarma. Pero este cambio horario es denegado por el Ministerio de Sanidad, como ya indiqué, responsable máximo en esta materia. Qué ocurre entonces, pues que la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León dice que están perfectamente legitimados para establecer este límite sin contar con el Gobierno Central, y este último dice que ni hablar e interponen un Recurso Contencioso-Administrativo ante el Tribunal Supremo a fin de que sea este órgano judicial quien resuelva esa controversia. Hasta aquí el relato de los hechos, ahora bien, cabe preguntarse por el motivo de estas confrontaciones, a ver si va a ser porque el Gobierno Central es PSOE-PODEMOS y el Autonómico PP-CIUDADANOS, pues desde luego una posibilidad es esa, o sea, confrontaciones políticas o más bien entre partidos políticos. En todo caso, estás cuestiones afectan de manera importante a los ciudadanos, quienes queremos medidas efectivas frente al Covid, y es sangrante e inadmisible que las Administraciones Públicas actúen así cuando lo que deberían hacer es un frente común y efectivo en la lucha contra esta pandemia, dejando de lado su poderío y chulería de unos frente a otros, ya que no es de recibo el «yo mando más» tanto por parte de unos como de otros.

Esta actitud de nuestros dirigentes políticos parece «Egoland», ese juego virtual que estas navidades pasadas causó furor entre los youtubers y en el que casi un centenar de ellos se reunió para jugar, con el fin de crear clanes entre ellos y matarse unos a otros y siendo vencedores quienes sobrevivieran, una realidad virtual que se queda corta con lo que está pasando en la política actual. Alucinante… .



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar