El alcalde suspende dos cursos

El alcalde suspende dos cursos

 

Eduardo López Sendino Concejal de UPL en el Ayuntamiento de León

Tribuna del Diario de León

Hace unos días el Alcalde de León Emilio Gutiérrez hacía públicas sus reflexiones y panegíricos sobre su gestión al frente del Ayuntamiento de León, y para quien conoce lo acontecido en estos dos años no puede más que sonrojarse por la cantidad de autoalabanzas innecesarias e inexactitudes, por no decir mentiras intencionadas que vierte, y que para ser sintéticos en su análisis seguiremos el hilo de su propio discurso:

– Efectivamente se siente orgulloso de haber sido elegido democráticamente, faltaría más, pero no debe olvidar el Sr. Gutiérrez que era un desconocido en la política de la capital leonesa, que ganó las elecciones por la oportunidad de las siglas y el momento político, no por ningún tirón electoral o mediático, y a pesar de sus intentos lo sigue siendo para la mayoría de los leoneses porque quien es servil y carece de iniciativa propia no puede llegar a obtener el favor de los ciudadanos.

– Empieza su discurso de datos con lo que es su discurso habitual, disco rallado, sobre la herencia económica recibida. Olvida Sr. Gutiérrez, de ninguna manera disculpable a pesar de que hace unos años ni tan siquiera era vecino de la ciudad de León, que, salvo el período de los últimos cuatro años de mandato del PSOE en el Ayuntamiento de León, ha sido el Partido Popular con Juan Morano (desde 1979 a 1995 excepto dos años por el llamado pacto cívico de 1987-1989)  a la cabeza y con Mario Amilivia posteriormente (desde el año 1995 con mayoría absoluta hasta el año 2003 y desde el año 2004 hasta el año 2006) quien ha gobernado el Ayuntamiento de León, y gran parte de la deuda precisamente se corresponde a esos períodos de mandato, casi toda la democracia, de gobierno del PP. Ilústrese con datos y pregunte a su portavoz José María López Benito, que para eso es un viejo rockero de la política del Partido Popular y debe de saber un rato, y se enterará de los despilfarros y deudas dejadas por ambos alcaldes. Esa es la verdadera herencia. Y que conste que no pretendo sacar castaña alguna del fuego al PSOE, pero al Cesar lo que es… y al Partido Popular su deuda.

 – Hace expresa mención a datos de reducción del gasto, y sin embargo nunca ha explicado por qué ha dilapidado más de más de 155.000 € en pagar a una Correduría de Málaga por no hacer nada para cobrar la indemnización del incendio del edificio del Ayuntamiento. Lo he preguntado en varias ocasiones y hasta en el Pleno, pero siguen los ciudadanos sin una respuesta medianamente plausible para justificar este derroche. Es un ejemplo, pero se pueden poner más, como gastos de personal de confianza fuera de lugar.

 – Otro de sus tics verbales habituales es vanagloriarse de que comience su jornada laboral a las ocho de la mañana ¿No tiene dedicación exclusiva? ¿No entran los funcionarios del Ayuntamiento a las ocho? Por otra parte, es obvio decir que no es el que más pronto entra a trabajar el que más trabaja sino el que aprovecha sus horas de trabajo, y de eso, perdone, no me consta.

– Se suele decir que no se debe de escupir para arriba por si le cae encima, y claro decir que ya no se pierden “juicios laborales” resulta patético por su parte cuando en estos días se ha conocido que el Juzgado de lo Social número 2 de León ha decretado nulo el despido de dos trabajadoras del Ayuntamiento de León y con otro juicio en el mismo sentido en ciernes. Podía haber callado y habría quedado mejor.

– Refiere también la bondad de la privatización del servicio de limpieza y basuras, que no es más que el mundo al revés, el PP municipaliza y el PSOE privatiza. Espero que no tenga que arrepentirse pronto, sobre todo cuando tenga que acometer los arreglos y la sustitución del parque de vehículos especiales para prestar estos servicios.

– El colmo es reprochar a UPL de falta de colaboración. ¿Acaso la ha pedido? ¿Acaso ha sido solidario con las iniciativas y peticiones de UPL? Lo único que ha hecho es aplicar sistemáticamente el rodillo de su mayoría absoluta de forma implacable. Cuando quiera ayuda por el bien y en beneficio de León nos tendrá a su lado.

– Se atribuye el mérito del pago a proveedores, cuando en realidad ese mérito, si cabe calificarlo así, es del gobierno de la nación que lo ha aplicado y exigido a todos los ayuntamientos de España, eso sí, con un coste en intereses desorbitado para las actuales circunstancias económicas y que hipoteca al Ayuntamiento para muchos años. Habla de que ha pagado 173 millones de Euros pero oculta que de esa cifra   el 50,58  % se corresponde a pagos a grandes empresas, no a los pequeños proveedores de León. No tiene mérito cuando se paga obligado y con dinero ajeno que hay que devolver con creces.

– La devolución de la subida del IBI también lo atribuye como mérito cuando los ciudadanos no han percibido más que subidas de impuestos, tasas, precios públicos, en algunos casos de nuevo cuño, incluso en perjuicio de la cultura y el deporte de los niños. Así cumple Sr. Gutiérrez, te quito cinco  por aquí y te devuelvo con parafernalia tres. Un fenómeno.

– Habla de transparencia cuando sus decisiones se adoptan aplicando el rodillo de su mayoría absoluta con desprecio de la oposición, habla de transparencia pero sin mayores explicaciones que artificios pseudo legales se esfuerza en dejar en la cuneta a unos opositores a bomberos. Habla de transparencia y nunca ha explicado por qué una persona de su equipo percibe dietas por acudir a los Plenos cobrando durante el tiempo y horas que está en los Plenos una dedicación exclusiva en otra institución pública. Habla de transparencia y todavía no he tenido una explicación de por qué se adjudica a una Correduría de León absolutamente a dedo la gestión de los seguros del Ayuntamiento de León, cuando incluso resulta innecesario.

– Sobre las actuaciones en los dos años en obras resulta absolutamente patético que como mérito se atribuya el traslado del Rastro o el tapado de los restos romanos, cuando debería estar reivindicando a la Junta que fueran conservados y puestos en valor, no tapándolos. Los ciudadanos saben que nada ha hecho en estos dos años, que los jardines tienen, en general, un aspecto lamentable, la ciudad está sucia y que no hay obra alguna,  solo indecentes parcheos, como los de las calzadas. Eses es su verdadero balance.

                          En definitiva, Sr. Alcalde, y para que me entienda, que para eso viene del mundo de la educación, no pasa el examen, se ha ganado a pulso el suspenso más absoluto, pero eso sí sigue haciendo méritos ante sus superiores con su servilismo y docilidad, mientras León se desangra y se muere.

 

 

 

 

 



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar