El Parlamentarismo leonés y las Cortes que vos registeis

El Parlamentarismo leonés y las Cortes que vos registeis

MAXIMO SOTO CALVO- ASOCIACIÓN PRO IDENTIDAD LEONESA

OPINIÓN – DIARIO DE LEÓN

Máximo Soto Calvo

Cuando vi en los medios el anuncio de una marca de cerámica: ‘Los días de Porcelanosa’, me saltó a la memoria una imagen. Voy a citarla con el respeto que como persona merece, pero con el peso de la crítica que como personaje político, a mis ojos al menos, y dadas sus actuaciones, entiendo ha ido «ganándose».

Menciono y traigo a estas páginas a Silvia Clemente. Ya dejé claro de entrada que no iba a ser un laudo, pero tampoco se debe tomar como desconsideración, cuando diga que su rostro fotografiado terso y pálido casi siempre, me traía reminiscencias de porcelana. Suave y controlada impasibilidad, evitando gestos que dejaran huella: parecen sus rasgos estar dispuestos a no reflejar interioridades.

No sé si entrena o no ante el espejo, pero el rigor facial, en estos momentos, no puede menos que sorprender al observador gráfico ante los comportamientos dudosos, según los medios, de actuaciones de dadivoso privilegio o mala praxis en su proceder político, aunque nada más fuera por aquello de «la mujer del César…». Si bien no va a ser éste el enfoque para hoy.

Tampoco especialmente el forzado intento de transfuguismo. Seguro que se consideraba con méritos más que suficientes para ejercer de presidenta PP del ejecutivo autonómico. Su labor al frente de la Fundación Villalar, donde se ha venido amasando el adoctrinamiento castellanoleonés, con renovado ímpetu, era una credencial más. Si bien su mejor aval político culminaba en la presidencia de las Cortes autonómicas, tribuna desde donde, a la par que nos sujetaba a los leoneses, su aptitud era de estar haciéndonos un favor. Bien coreada por Ciudadanos, Cs.

Y hasta se anotó en el casillero político, el atrevimiento gozoso de hacer ver que los leoneses acogíamos en Legio, en la capital de la provincia leonesa, una sesión de sus Cortes, las que presidía, y con suavidad dicente, en palabra y en fonética, nos las mostraba como sucesoras de las de 1188. Soslayando netamente con intención lo de leonesas y primeras en parlamentarismo. De aquél atrevimiento, el de la celebración de un pleno aquí, supo salir airosa y reforzada ante los suyos, de los que forman parte, no lo olvidemos, los «nuestros», en plan colaboracionista y sin pudor alguno. No olvidando que en la plaza de San Isidoro mostramos rechazo popular ante la impostura; «El tercer estamento leonés» discordaba en los aledaños.

El fallido transfuguismo la ha privado de continuidad gozosa en alto cargo político. Pero sin duda acompañando a tal pesar aparecerá un punto de desilusión, al no poder estar «organizando» y entre las personas elegidas leyendo los Decretas de Alfonso IX, el rey leonés, del Reino de León. Y he recalcado esto para general conocimiento de aquéllos que viendo a los políticos castellanos involucrarse en temas leoneses, no sean capaces de comprender el intento de mediatización y aprovechamiento dando a lo nuestro cierto barniz castellanoleonés: una cara externa brillante y pulida, castellana; sobre la base de lo leonés que desaparece cediendo su historia. O mejor diré ¡se la usurpan!

Desconozco si Clemente estaba al tanto del libro Las Cortes de León: Cuna del Parlamentarismo. Ése que las Cortes Generales y el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales han elaborado con motivo de la celebración del 40 aniversario de la Constitución. Eso sí, bien controlado castellanamente en el que la leonesa Margarita Torres ha participado. Es cuando menos curioso, que la Constitución celebrante no recoja al pueblo leonés, y a su identidad, singularizados y bien nominados, y vengamos permitiendo que desde el ente llamado Castilla y León se vayan cerrado puerta tras puerta a lo leonés.

Tampoco estará en la lectura de los Decreta de 1188, en el Parlamento de la nación. Ocupará su lugar quien la ha sustituido en la presidencia de las Cortes autonómicas Ángel Mariano Ibañez, burgalés, por lo tanto castellano, que espero sepa digerir lo que los Decreta suponen para los leoneses, lo que aquéllos supusieron para nuestros antecesores y son un enorme aval para quienes a fortiori hemos de acompañar a castellanos en Comunidad.

Lucimientos personales: Políticos seguro, y pretendidos. Antonio Silván en todo el meollo de la cuestión, ha jugado sus bazas. Demasiado «capitalizado» el acto. No se podía eludir Legio por ser sede real, pero tampoco las de los ciudadanos que asistieron a la Magna Curia de 1188. Aspiraciones las justas, para que no se vaya de las manos y perjudique a la castellanización propugnada por el ente. Herrera «ama tanto a León» que no nos deja ni respirar, con ayuda por supuesto. Nos asfixia con el «abrazo del oso»

Por parte leonesa, los actores pero sufridores, han cumplido y con arte, aludo al pueblo más llano, quiero creer que sin pulsar las limitaciones al acto. Bueno en sí, ¡sin duda!, pero corto en presencia, en notoriedad, ausente la necesaria amplitud de representación de la región leonesa, (algo perseguido por el ente) heredera de reino que dio origen al parlamentarismo. Este apunte crítico, desde el más genuino amor a lo leonés, queda ahí. Puede que haya más, en su momento.

Adiós presidenta no la vamos a echar en falta.

Y me pregunto: ¿alguien se habrá atrevido a decir en el parlamento de la nación que los leoneses somos leoneses? Ya escuece que a estas alturas constitucionales estemos sin puesto histórico en la Carta Magna Española, cuando nuestro pueblo leonés de entonces, sin intromisión castellana, que no la habrían permitido, elaboró con su Rey la del Reino de León, cuyos Decretas la componen.

 


Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar