Sanidad autonómica

Sanidad autonómica

La gestión sanitaria de León y de Castilla debería ser nuestro dogma de fe

LUIS MARIANO SANTOS REYERO – OPINIÓN – LEONOTICIAS

Desde que estudiaba, ya hace muchos años, escuchaba en la facultad explicar que la política es el arte de hacer posible lo necesario, pues eso en lo que respecta a la gestión sanitaria de León y de Castilla debería ser nuestro dogma de fe.

Han pasado 2 años desde que el PP y Ciudadanos se hicieron cargo del gobierno de esta mancomunidad de provincias llamada Castilla y León, desde ese momento hemos asistido a una reestructuración sanitaria, a la gestión de una pandemia, a un pacto de recuperación con muchas medidas sanitarias, a un Plan piloto Aliste, a grupos de expertos donde los grupos políticos debían aportar integrantes y en los últimos tiempos hasta una censura del PP a su socio Ciudadanos, titular de la consejería.

Cada Pleno votamos PNLs generalmente estupendas, porque ya se sabe que el papel todo lo aguanta, incluso jugando con la buena voluntad de los que creemos que es innegable la necesidad de una reforma sanitaria que garantice la sostenibilidad del sistema.

Nadie podrá acusarnos nunca de no haber puesto todo el trabajo para conseguir que rectifique la deriva de la política sanitaria del grupo Ciudadanos, amparados por sus socios del PP. Lo hemos hecho, hasta olvidando cómo ciudadanos no permitió que el experto que había propuesto la UPL formará parte de ese grupo de escogidos profesionales que aportarían las soluciones para caminar hacia adelante en el camino de mejora de nuestra sanidad, por cierto, no lo permitió con la burda excusa de que no habíamos firmado el pacto de recuperación que meses después saltaría en pedazos por los incumplimientos del gobierno como ya avanzábamos por aquel tiempo.

Más allá de todo lo que ha pasado, la cruda realidad es que, dos años después, nuestra sanidad está peor que antes, este modelo de éxito sigue sin abrir consultorios y sigue sin buscar solución a los problemas estructurales de falta de profesionales, optimización de recursos, mejora de condiciones laborales, mejora del transporte sanitario…

Es curioso, la deriva de la gestión de esta comunidad, en que ni siquiera se ha escuchado a los verdaderos protagonistas, a los profesionales a los que se ha despreciado y no se ha escuchado, entre otras cosas por pecados de soberbia, propios de partidos de la antigua política, esa contra la que decían iban a luchar.

Pero, no hay más cera que la que arde, hemos perdido 2 años y no podemos permitirnos más demoras en buscar la solución estructural a un problema que plantea que dentro de 15 años se deberían reemplazar más del 75% de la actual plantilla de médicos o el 50% de enfermeras. Se que esto suena a tópico, pero no veo mas solución que negociar escuchando la opinión autorizada de los profesionales, superando las teorías partidistas, con importantes curas de humildad sin protagonismos enfermizos y superando los propios tiempos de legislatura.

Resulta realmente patético ver al PP y a Ciudadanos apoyando iniciativas que censuran su política con la doble intención de no perder votaciones y de incumplir las mismas, deteriorando así el papel de las cortes autonómicas actuales, y no porque a mi me importe el descredito de una institución de una comunidad autónoma en la que no creo, sino por la importancia del interés general de nuestra asistencia sanitaria, que está muy por encima de todas las cosas.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar