“La política me ha agotado”

“La política me ha agotado”

 

Javier Chamorro presentará su dimisión como concejal por UPL el día 15 de noviembre y ese día, asegura, sentirá alivio y recuperará la sonrisa

J.C. / @Javi_calvo       14/10/2013 Leonoticias

“En estos momentos, el servicio que le puedo hacer a la Unión del Pueblo Leonés, es abandonar mis puestos en el partido y dar paso a nuevas gentes, que tengan más ilusión que la que yo puedo ofrecer en este momento. No me queda gasolina”.

 Así de claro se pronuncia Javier Chamorro. “Seré un militante de base, pero alejado del día a día, de la primera línea de la política”, también sentencia.

Ya no volverá a pegar carteles en las campañas electorales, ni tendrá una participación activa dentro de la formación. Atrás quedan 14 años de leonesismo activo y de lucha por defender una idea de León en solitario que por momentos parece hoy un tanto olvidada: “Sigo pensando que León tiene que ser una comunidad autónoma (León, Zamora y Salamanca) y sigo teniendo la creencia de que el leonesismo está vivo y presente, pero que necesita ser revitalizado”, asegura.

Javier Chamorro ya ha puesto la fecha en su carta de dimisión como concejal del Ayuntamiento de León. La llevará al registro municipal el próximo 15 de noviembre. Apenas dos días después abandonará el cargo de secretario general y abrirá así un proceso de regeneración interno que él mismo califica de positivo y necesario.

Sin ilusión

A quien a partir de entonces ocupe su cargo le supone, por encima de otras cuestiones, capacidad de unir y de ilusionar. “La UPL necesita hoy personas que ilusionen, que lleguen con las mismas ganas que tuve yo en su momento. El paso del tiempo, en todos los órdenes de la vida, creo que te hace perder un poco la ilusión, y creo que es un poco lo que me ha ocurrido a mí. Sin ilusión no puedes sacar adelante los proyectos del mismo modo”, sentencia.

Se va en apenas unas semanas pero la decisión está tomada desde hace mucho tiempo. En concreto el día clave en su carrera política fue el 22 de mayo de 2011. En aquella noche electoral la UPL esperaba, en el peor de los escenarios, repetir sus actuales tres concejales.

Sin embargo “sufrimos un duro castigo”. Ese castigo fue visible en sólo dos concejales y en la pérdida de apoyos de una sociedad que le hacía pagar de este modo la gestión municipal junto al PSOE. “Aquel día, cuando salí a dar mi rueda de prensa, una rueda de prensa en la que curiosamente sólo había un único medio de comunicación, tenía claro que debía dimitir y dejarlo”.

Javier Chamorro, este lunes, en su nuevo despacho profesional.

“Transición tranquila”

“Luego lo pensé y decidí continuar un poco con el objetivo de realizar una transición tranquila, sin sobresaltos, y en eso he empleado este tiempo. Pero desde entonces tenía claro que debía irme y buscar un relevo sereno en la formación”, advierte mientras revive unos momentos que él mismo califica de “extraordinariamente duros en lo personal y en lo político”.

Desde entonces hasta el momento actual Chamorro reconoce haber realizado un duro camino en el que su depósito personal y anímico se ha ido quedando sin gasolina. “Me que quedado sin gasolina”, insiste.

La política, y lo confiesa abiertamente, ya no le seduce lo más mínimo. Acude al Ayuntamiento convencido de que su sitio no está ya en el Consistorio municipal y que, en beneficio de la propia política, debe abandonar: “Yo reconozco que no es lo común, que hay personas que hacen de la política su modo de vida. No es mi caso. Cuando me he sentido útil en la política he participado y cuando creo que no puedo prestar ese servicio prefiero irme siendo honesto conmigo mismo y con las personas que me han votado”.

Mientras sueña con un León separado de Castilla (“Una aspiración a la que nunca debemos renunciar”), y con una provincia próspera y capaz de superar estos momentos de crisis, Javier Chamorro reconoce que la UPL es “necesaria para León y muy útil” en sus principios y en sus reivindicaciones.

Javier Chamorro, en un instante de la entrevista.

Sonreír como abogado

Pero todo eso quedará para quien “con ganas y con mayor ilusión” tomen las riendas de la formación en cuestión de semanas. Ahora el despacho de Javier Chamorro en el Ayuntamiento queda atrás.

Desde hace ya algunos días toda su ilusión se centra en su nuevo despacho profesional, Karpeia, un bufete de abogados donde asegura haber recuperado la ilusión y la sonrisa. “Cruzo la puerta feliz, y eso ya no me ocurre en la política”, asegura.

Para el recuerdo queda su carácter templado, su etapa en el gobierno municipal, los duros momentos para superar las luchas intestinas dentro de la formación y los años de política, de la política cotidiana, la más próxima, de la de verdad. Esa que según advierte le hace irse “siendo la misma persona que llegué”.

Se va con la sensación de que su última misión es, precisamente, esa, dejar libre su sillón en la política.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar