«El leonesismo ya es mayoritario y transversal en el territorio leonés»

«El leonesismo ya es mayoritario y transversal en el territorio leonés»

Luis Mariano Santos en la capital leonesa este fin de semana. Fernando Otero

LUIS URDIALES – DIARIO DE LEÓN

En mitad de la legislatura autonómica, Luis Mariano Santos hace balance de ejercicio en las Cortes, que empeora la situación de León con respecto a años anteriores. «Aunque parezca imposible», ironiza.

—¿León necesita defensa en las Cortes?

—Por supuesto. Eso es lo que hago. Sobre todo, defender esta tierra; porque no hay nadie más que nos quiera defender.

—¿Es una legislatura distinta?

—Estos dos, son los peores años de los 37 desde que se montó este conglomerado; el señor Mañueco y el señor Igea son capaces de hacer menos malos a los que les han precedido.

—¿En qué destacan estos mandatarios?

—Herrera solo puede decir que en 18 años solo se marcharon ochenta y pico mil leoneses de esta tierra. Mañueco e Igea ya van camino de duplicar esas cifras en solo dos años. No puede ser bueno que acaben con esta tierra y que impriman una marcha más para arrasar cualquier señal de vida en León.

—¿Se calentó aquel aire fresco de Cs?

—Después de estos dos años, Cs es el partido que más castiga a la región leonesa; se ha convertido en la parte extrema de los que buscan el centralismo en Castilla. Son más extremistas que el PP contra León. Cs, que decía que la UPL estaba acabada.

Modelo centralista
«Este aglomerado de autonomía no es tal; no pasa de mancomunidad de provincias»

Marco territorial
«UPL está con la Constitución y el derecho a la autonomía leonesa; no con el referéndum»

—En esa nueva política, Podemos pide referéndum.

—Nueva nada. Eso forma parte de la vieja política de buscar el voto leonesista, al que ya recurrió el PSOE y alguna vez el PP; aunque la gente no le guste o lo niegue, el leonesismo forma parte de un sentimiento mayoritario en el territorio leonés. No es malo que Podemos gire al leonesismo; lo que es malo es que lo utilice. Pero si Podemos acompaña lo que dice Pablo Fernández con acciones prácticas en el Gobierno central, si gira al leonesismo, y hablan sus ministros de ese derecho a la decimoctava comunidad, empezaremos a creer que lo hacen de verdad y no para ganar votos.

—¿Referéndum para salir de Castilla sin votar para entrar?

—La UPL pide respeto a la Constitución; y que no se niegue el derecho de una región histórica a su propia autonomía. Podemos habla del referéndum como habla del referéndum en Cataluña. La UPL está con la Constitución, y con que se respete el derecho constitucional a la autonomía leonesa.

—¿Arde aún la mecha de la moción para segregarse de Castilla?

—Bueno, si el PP y el PSOE no hubieran coaccionado a sus concejales y hubiera dejado libertad, ahora ya habría un mapa trazado en el que se demostraría que la inmensa mayoría de la ciudadanía leonesa está por el cambio del marco territorial.

—¿Salió redonda la táctica?

—No era cuestión de esperar mejor o peor resultado; nosotros ya sabemos que hay sentimiento a favor de León y contra la imposición de Castilla; lo digo desde hace seis años en las Cortes a todo el que me ha querido escuchar. En los pasillos de las Cortes, la mayoría de los procuradores de León dicen lo que PP y PSOE no dejan votar a sus concejales en los pueblos.

—¿Es prueba para valientes?

—En pleno siglo XXI, dices lo que piensas y te apartan; es bien triste para los que luego presentan PNL sobre indultos. Los que la han votado a favor son valientes, muy valientes; por encima de sus partidos ha estado la defensa de sus vecinos. Lo más positivo en la política leonesa en los últimos diez años.

Sin vuelta atrás
«Mañueco e Igea ya doblan en dos años los registros de despoblación que dejó Herrera»

Dos años de Gobierno
«Cs se ha convertido en extremista del centralismo; castiga como nadie a León»

—Se hace llevadero el síndrome de la soledad en las Cortes?

—A veces es duro, sí; ver a leoneses que votan en contra de León. Luego, es gratificante porque creo en lo que defiendo; la cantidad de gente que está detrás y comparten su ánimo para nuestras iniciativas.

—Elija una propuesta para destacar en esta legislatura.

—La lástima es que solo puedo presentar una cada seis meses; logramos apoyos porque son proyectos útiles. El último, sobre la estación de la Cueta, salió adelante con mayoría aplastante. Nuestro fin es salir de la autonomía. Mientras tanto, trabajamos por los leoneses; en la pasada legislatura, más de 40 millones de inversión gracias a nuestras propuestas adicionales; ahora, hemos impulsado cuatro o cinco proyectos importantes.

—Todos los días invocan a la despoblación. ¿Cómo es que no logran frenarla? ¿O no quieren?

—La configuración de la autonomía explica por qué no quieren frenar la despoblación; se ideó con otros fines que no eran el desarrollo de todos los territorios que incluyeron en ella. Esto es una mancomunidad de provincias. Con inversiones centradas en el eje castellano Burgos, Valladolid y Palencia. Invierten donde están contentos, a la sombra de Valladolid.

—El fin de leonesismo está cerca. Lo avanzan los analistas.

—Es una postura que se alienta mucho desde los medios centralistas de la autonomía; las encuestas siembran la idea de que la UPL está muerta, de que va a acabar. El leonesismo no es solo la UPL; eso es una idea alimentada por los medios que crecen sobre el poder político de la Junta en Valladolid. Hace mucho tiempo que en León no los escucha nadie; hace mucho tiempo que lo que digan Tudanca y Mañueco no le interesa a nadie en León. El cuento ese de la Castilla y León fuerte le interesa a Tudanca, en León no cuaja ni interesa.

—¿El leonesismo está fuerte?

—El leonesismo no es la UPL; supera a la UPL; es transversal. El leonesismo es mayoritario en territorio leonés. La UPL, no. Ojalá, algún día. Ojalá. La UPL, o una plataforma política, pueda encauzar ese reflejo mayoritario del descontento de la Región Leonesa. Verán ese día Tudanca y Mañueco cómo ven lo que es el leonesismo.

—Dicen los analistas que hay que dar a batalla cultural.

—Es difícil que la UPL sola pueda dar la batalla cultural porque tenemos a todos los lobbies y el poder mastodóntico castellano, los medios, empresarios y agentes sociales, enfrente.

—Por eso los noticieros anuncian lluvia en castillaleón. Así, todo junto.

—Hemos logrado pequeñas conquistas. También se puede combatir el poder. Hemos logrado que se deje de hablar de región cuando se habla de dos territorios; Lucas, Aznar o Herrera dedicaron una cantidad de dinero ingente en falsear la historia; hay un informe que dice que en 1935 Castilla y León era líder hidroeléctrica. En 1935, que ni existía ni se la esperaba. Hay gente que no entiende que a un leonés le moleste escuchar a Matías Prats decir castillaleón; pues por más que se le dice, el hombre, erre que erre. O lo del soniquete de las dos castillas.

—¿Qué prevé de aquí a final de legislatura en ese 80 contra 1 que libra en las Cortes?

—Jamás un procurador de la UPL valió tanto. Sin mayoría absoluta, la presencia de UPL se hace más notable. La incapacidad del dúo dinámico Mañueco-Igea hace imposible que firmen un acuerdo de legislatura con Vox y con Por Ávila; jamás intentarían un pacto con la UPL, porque saben que no firmaremos nada a nivel autonómico. Somos útiles para atacar el centralismo.

—Si leonesismo es defender a León al extremo ¿defender a castilla es castellanismo?

—Hay un tono despectivo evidente con el leonesismo, por parte de los que ven bien Villalar e injurian la historia de León. Los leoneses que quieren medrar en Castilla, también atacan el leonesismo. Consejeros incluidos.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar