¿Nueva normalidad?

¿Nueva normalidad?

Y es que la cosa está muy fea en muchos ámbitos y, como digo, el señor Mañueco sigue al mando de nuestros destinos a nivel autonómico

ENRIQUE VALDEÓN – OPINIÓN – LEONOTICIAS

A pocos días del inicio de la Semana Santa parece que las cosas han ido cambiando para bien en lo referente a la puñetera pandemia que nos tiene descolocados desde hace nada menos que dos años. Y es que se ha anunciado por parte de los dirigentes de la Junta de Castilla y León que este año sí, al fin, se van a celebrar casi con normalidad los diversos actos de esta época de reflexión y reconciliación que es la Semana Santa. Así podremos disfrutar de las variadas procesiones que mucha gente, papones y no papones, esperan retomar, y sobre todo dar cuenta del ambiente que las rodea, limonadas incluidas. Se habla así de que al fin entraremos en la «nueva normalidad».

Así las cosas, y pese a este escenario aparentemente favorable, lo cierto es que el panorama no es nada halagüeño y no lo es no sólo porque el señor Mañueco va a seguir sentado en su sillón de Presidente de esta Comunidad Autónoma de la que, de momento, seguimos formando parte, cosa que está más que demostrado que viene siendo muy perjudicial para la Región Leonesa, sino que las cosas están mal, muy mal, tanto a nivel de la economía nacional como de la estabilidad internacional. Actualmente tanto el precio de la energía eléctrica como el de los distintos combustibles están por las nubes, como nunca. Eso sí, conviene dejar claro que la espectacular subida ya comenzó meses antes de la cruel guerra que afecta en la actualidad tanto a nuestro continente como al resto del mundo. Que nuestro Gobierno achaque todo a las desgracias de cada momento, léase pandemia, guerras y demás, no dejan de ser más que excusas que supongo que nadie cree. La realidad de la situación en este sentido es que ha dado lugar una huelga de transportistas, que afecta en gran medida al desarrollo de la economía nacional. Una huelga más que justificada para unos trabajadores que podríamos decir que ya no pueden con la risa…

El otro tema importante y especialmente trascendente porque en él están en juego la vida de muchas personas, es la cruenta guerra a la que ya me he referido. Una guerra, o mejor calificarla como invasión caprichosa, que inició por su cuenta un chalado que sin duda piensa que vive cincuenta años antes de Cristo, época en la que los ejércitos romanos buscaban la anexión de todo el territorio mundial conocido. Que esto suceda en el siglo XXI nos hace pensar que vamos para atrás y no para adelante. En fin, una desgracia, y muy grande. La difícil solución de este conflicto va a condicionar de manera muy importante el futuro de la economía mundial.

Con estas consideraciones sobre cuatro temas de actualidad no cabe, por tanto, más que ser cautos con la nueva normalidad de la que tanto se habla. Y es que la cosa está muy fea en muchos ámbitos y, como digo, el señor Mañueco sigue al mando de nuestros destinos a nivel autonómico. Para nosotros tenemos…



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar