Quintana de la Peña

Quintana de la Peña

Alejandro Valderas camisa

Columna Opinión en el Mundo Alejandro Valderas

Hace tiempo me contó un Alcalde leonés, la impresión que le causó “dar de baja” legalmente una Entidad Local Menor. Dos operarios municipales con una camioneta y unas cuerdas, más el Alcalde y el Secretario armados con el libro de actas, subieron a Quintana. Tras golpear puertas y ventanas, comprobando que el último vecino se había ido, procedieron al descenso de las campanas de la Iglesia y a la firma del acta de defunción: En Quintana de la Peña a tantos de tantos de dos mil y pico, los infraescritos…

Como dice el refrán: las campanas y el pendón / del pueblo son. Por eso miran al pantano desde un monumento laico, las campanas de los pueblines dinamitados del pantano de Riaño.

Acaba de perpetrarse en el Congreso, una de esas burradas que hacen Historia. España ha renunciado a sus Entidades Locales Menores. Era dantesco, escuchar esta semana al abogado de la Federación de Juntas Vecinales, Antón, las “derivadas” legales de esta Ley.

Tan agobiados estaban los cosecheros de votos locales, que el miércoles en el Pleno de las Cortes, metida de canto en un paquete de reformas, el PP presentó una petición a la Junta (ya ven ustedes), para que ayude a las Juntas Vecinales a presentar sus cuentas; algo que en estos momentos, es el menor de sus problemas.

Cuando Almanzor venció a los Reyes de León, se llevó como trofeo las campanas de la catedral de Santiago. ¿ Cree Montoro que en la Almudena que fundó Alfonso VI de León, le van a caber las mil doscientas campanas de las Entidades Locales Menores leonesas ? ¿ A quién mandará a recogerlas: a la Junta, a las Diputaciones, a los Ayuntamientos ?, ¿ o a los Diputados y Senadores de esta Comunidad que han votado a favor ?

Antón, técnico y pacífico abogado de los intereses “del común”, se aceleró en la rueda de prensa, pero sin llegar a ese punto final en que los leoneses decimos: “esto es un desastre” tras el que sólo cabe recoger el gabán y apagar la luz.

Esa es la esperanza. Son muchas las fuerzas que van (y vamos) a seguir luchando por lo justo.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar