UPL denuncia en Cortes el retraso de la Junta en el pago de ayudas silvopastorales a ganaderos leoneses

UPL denuncia en Cortes el retraso de la Junta en el pago de ayudas silvopastorales a ganaderos leoneses

Foto de lacianadigital.com

Los leonesistas consideran injustificable el retraso en la concesión de dichas subvenciones, que está perjudicando a numerosos ganaderos y empresas dedicadas a los desbroces en la provincia de León.

Este lunes, Unión del Pueblo Leonés (UPL) ha denunciado, mediante el registro de una batería de preguntas en las Cortes autonómicas, el retraso que están sufriendo numerosos ganaderos de la provincia de León para percibir las ayudas para labores de mejora y prevención de daños en terrenos forestales con vocación silvopastoral.

Según apuntan los leonesistas, este hecho estaría afectando especialmente a aquellos que tienen su actividad ganadera en torno al corredor del oso pardo, esto es, desde Picos de Europa hasta Ancares. Y ello, a pesar de que dichas ayudas, con un bagaje de más de 18 años, venían enmarcadas en la Orden de 15 de diciembre de 2021, de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, por la que se convocaban ayudas para labores de mejora y prevención de daños en terrenos forestales con vocación silvopastoral, cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020, para el año 2021.

En este aspecto, los primeros proyectos fueron solicitados por parte del Servicio Territorial de Medio Ambiente de León en las primeras semanas de mayo de 2022, habiéndose llevado a cabo tras la entrega de los mismos una revisión de todos los expedientes en campo comprobando la idoneidad de las actuaciones propuestas.

No obstante, según denuncia UPL, tras más de 8 meses no se ha resuelto ni un 3% de los expedientes en la provincia de León, encontrándose las explotaciones ganaderas en extensivo con problemáticas como la arbitrariedad en los presupuestos (al tener que bajar el coste de las actuaciones por debajo de precios de mercado) o la arbitrariedad en las zonas de actuación al tener que eliminarse zonas de desbroce (en cuyo caso no pueden ser redefinidas perdiendo dichas actuaciones y consecuentemente el importe de las mismas).

Asimismo, estaría implicando la eliminación de zonas de desbroce sin justificación técnica, la limitación del número de cancillas (elementos para manejo y saneamiento del ganado) y otras unidades de obra en base al número de cabezas de ganado de cada ganadero y no a las necesidades reales de cada explotación, la eliminación de zonas acogidas (desbrozadas) en anteriores convocatorias que, por el crecimiento de la vegetación y necesidades de explotación, las bases de la subvención sí permitirían su tratamiento, o la eliminación de zonas de brezo, al no permitirse el tratamiento de dicho tipo de vegetación en ciertas zonas de la provincia de León pese a haber explotaciones con la mayor parte de su superficie en zonas de brezal.

Por otro lado, los leonesistas denuncian que, como consecuencia de esta situación, se están generando problemáticas como que las empresas forestales, encargadas de gestionar los trabajos, están teniendo que rescindir contratos a trabajadores ante la demora en el comienzo de los trabajos, pues el mantenimiento de los  trabajadores les resulta casi imposible al haberse dimensionado en base a las órdenes de ejecución de anteriores convocatorias y en este caso, al ser más lenta la concesión, están sobrecargándose de gastos de personal y maquinaria insoportables para este tipo de micro-empresas ya muy dañadas por las políticas forestales de los últimos años, habiendo empresas forestales que han desaparecido o se han reconvertido  a otros sectores con mayor estabilidad en los últimos años.

Del mismo modo, según apunta UPL, los ganaderos están viendo mermada la cuantía de las subvenciones aprobadas con la consecuente pérdida de superficies pastables y/o infraestructuras de manejo de la cabaña ganadera, hay amplias zonas con figuras de protección y/o presencia de brezo que no van a ser gestionadas (con el consecuente riesgo por la continuidad de combustible ante posibles incendios forestales y la pérdida o merma en la subvención de los ganaderos ubicados en dichas zonas), la pérdida de competitividad de las ganaderías de extensivo y empresas forestales leonesas con respecto a otras provincias en las que ya se están ejecutando trabajos, o el propio retraso en la convocatoria que debiera llevarse a cabo en el presente 2023.

Por todo ello, desde UPL piden a la Junta que actúe de inmediatopara dotar a los ganaderos de la provincia de León de las ayudas para labores de mejora y prevención de daños en terrenos forestales con vocación silvopastoral, preguntando asimismo al gobierno autonómico “a qué se deben y quién es el responsable de las demoras injustificadas por parte de la Junta” respecto a los pagos de la última convocatoria en León, y recordándole

Finalmente, los leonesistas señalan a la Junta el daño que suponen estos retrasos “a la ganadería extensiva de carne y las empresas dedicadas a los desbroces y mantenimiento de pastizales dedicadas a prevenir incendios, favorecer los ecosistemas y generar trabajo en zonas especialmente castigadas del ámbito rural”.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar