Sendino asume el liderazgo de la UPL con el reto de “retomar la calle”

Sendino asume el liderazgo de la UPL con el reto de “retomar la calle”

álvaro caballero | león 18/11/2013

A las 15.15 horas, cuando todavía llegaba el último militante a votar, vestido con el mono del servicio municipal de limpieza y recogida de basura, Eduardo López Sendino ya intentaba cuadrar a 24 personas en una mesa que había reservado sólo con 15 cubiertos para comer. Serían más después, tras una cita sin pelea, cuando se abrió la urna con las 185 papeletas, la muestra de los 304 afiliados cuyo pago de las cuotas les da derecho a voto —36 euros al año, repartidos en cuatro plazos—, a pesar de que en las listas del partido hay más de 2.000 inscritos. Un saco en el que el candidato heredero de la política del secretario general saliente, Javier Chamorro, sacaría 118 apoyos, el 63%, frente a los 65 del aspirante de la línea crítica, Lorenzo Callejo. La alternativa que no cuajó, subyugada por la fortaleza del aparato de dirección leonesista con los peores resultados de la historia —cargos representativos como Lázaro García Bayón o Alejandro Valderas hicieron campaña activa— y lastrada por la inmadurez de una propuesta en la que el altavoz puesto a Juventudes Leonesistas lejos de sumar, restó apoyos.

Una ruptura con Chamorro que se vio desbordada también en la elección del presidente. Isidoro Díez se quedó con 58 votos, 7 menos que su compañero de cartel, lo que entregó la reelección al zamorano Pedro Gallego, con 121 apoyos, y confirmó que su presencia en la candidatura era una carga para Callejo. Una brecha que intentaron limar con los apoyos cosechados en maragatería, el alfoz, casos contados de pedanías de la montaña y miembros de la delegación en Madrid. Poco que contraponer al sur y al poder omnímodo de la agrupación de la capital. La exhibición de fuerza que se plasmó también en la confección del Consejo General del partido, donde de los 25 miembros los leales a Sendino sumaron 24 —entre ellos Valderas, García Bayón, Luis Mariano Santos y Miguel Ángel Lozano— y los críticos sólo uno: Manuel Herrero.

El cierre de un núcleo de poder que salvaguardará la decisión del candidato a la Alcaldía de León y el aspirante a las Cortes autonómicas, así como la confección de listas a los pueblos y el consiguiente diputado provincial. El reto de salvar un suelo con 135 concejales, 6 alcaldes, 73 pedáneos, un diputado y un procurador que pasa por sumar colectivos sociales e incluso siglas.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar