Tribuna de David Díez Llamas

Tribuna de David Díez Llamas

David Díez LlamasIdentitarios y ciudadanos

Diario de León/ 9 de julio de 2015

David Díez Llamas Sociólogo

La clase política no deja de sorprendernos. Ahora escucho a algunos de los dirigentes en León de Ciudadanos que ellos no pactan con UPL por la cuestión identitaria. Debe de ser que ellos ven la política leonesa desde el sofá de su casa (lugar preferido por su candidata a la alcaldía según sus propias palabras).

Es curioso que un partido que tiene como una de sus señas de identidad más importantes la defensa de la identidad española en Cataluña (sin que ello suponga renuncia alguna a su identidad como catalanes) nos diga que eso si es válido para su partido en ese territorio pero no en la Región Leonesa. Vale ser catalán y español, pero al parecer eso no creen que se pueda aplicar a ser leonés y español. Nos lo tendrán que explicar ya que algunos no lo entendemos.

En todo caso deben de tener en cuenta que la reivindicación leonesa no es algo que se pueda circunscribir al ámbito identitario. Nadie puede arrogarse el derecho a que te cambien de nombre, que si te llamas Pedro no pueden llamarte Enrique o directamente Kike y que cuando reivindiques que «yo me llamo Pedro» te digan que eres un exaltado nacionalista. Oiga, que a mí nadie me ha preguntado si quiero cambiar de nombre, ello se ha hecho como una imposición… Es la lucha desde la libertad y por la dignidad como ciudadanos. Donde pone Pedro pueden poner Región Leonesa y donde pone Enrique pongan Castilla y León o considerar Kike igual a Castilla (el resultado será el mismo).

Ustedes surgen en Cataluña como reacción a un nacionalismo excluyente. Yo, que vivo en el País Vasco, también lo conozco. En ese tipo de perspectiva se tiende a situar a esos territorios como «unidades distintas de España». Ya ve que diferente de aquellos que hemos escrito algún artículo cuyo titular era Yo soy español (publicado en Diario de León el 3-2-2014). Ustedes, tal vez por pura ignorancia, nos ponen a todos en el mismo saco cuando podríamos compartir la reivindicación de la españolidad.

Quiero destacar, una vez más, el concepto leonés de España como «unidad en la pluralidad». Aquel que impregnó el Regnun Imperium Leonés y que se contraponía al modelo castellano de «uniformidad». Son dos modelos que surgen del carácter más político de la Región Leonesa (cuyo máximo referente serían las Cortes Leonesas de 1188 reconocidas por la Unesco como Cuna del Parlamentarismo) frente al modelo militar castellano (cuya expresión podría ser El Cid Campeador como «héroe castellano»). Es el modelo que reivindica la unidad desde la pluralidad y el reconocimiento desde las diferencias.

Demandamos de ustedes una capacidad de rectificación, de que conozcan mucho mejor la realidad social de los territorios que quieren representar. El apostar por la ciudadanía debe significar un respeto a lo que pueden ser sus voluntades o al menos al derecho a que esa voluntad se pueda expresar. Al final la reivindicación leonesista es la de que se nos reconozca el derecho a ser lo que hemos sido siempre, a lo largo de tantos siglos de la historia de España, leoneses. A la llegada de la España democrática una de las Regiones que se reconocía en cualquier mapa de la época era la Región Leonesa y así se estudiaba en los libros escolares. Con la llegada de la España de las autonomías y bajo el auspicio de Martín Villa se hace desaparecer a una de las cuatro regiones que se incluyen en el escudo de España (Navarra, León, Aragón y Castilla). El resto de regiones pasan a convertirse en autonomías y algunas que nunca habían tenido carácter de región (Cantabria o Rioja por ejemplo) pasan a ser comunidades autónomas. Igual entonces se comprende que muchos leoneses alzasen su voz en las mayores manifestaciones de la historia leonesa. También se puede comprender que la Diputación Provincial por 20 votos a favor y 4 en contra rechazase la integración en el actual marco autonómico.

Los partidos nuevos nacen por cuando han cuestionado el funcionamiento del actual sistema. Sin embargo también les vemos comportamientos excesivamente acomodaticios (tanto a Ciudadanos como a Podemos) por cuanto asumen el actual marco autonómico sin ni siquiera dar argumentos para ello, simplemente por evitar cuestionarlo, por aceptar el status quo actual. No me convence.

Resulta que cuando hay una mayor demanda de respeto a la diversidad de los medios faunísticos o de flora, sin embargo ello no parece que se considere extensible a los medios humanos. Reconocemos como una tragedia el que se pierdan especies animales, pero aceptamos sin más que esto mismo pueda pasar con las identidades culturales propias. Hay un atentado permanente a la cultura leonesa que se hace con el dinero público que surge de los impuestos que pagamos todos los ciudadanos. ¿O es que ustedes no han oído nunca referirse a territorios leoneses como castellanos?

Habrá que compaginar «identidad» con «economía» y «control del gasto». Sin embargo nadie ha demostrado que lo más extenso de mejores resultados, atendiendo a esos parámetros. Podrían ser muchos los ejemplos pero baste por indicar lo que puede ser el funcionamiento de Navarra o de Rioja frente a Castilla y León o Andalucía. En todo caso tengo datos (que pueden ver en mi blog) sobre lo que ha sido la evolución económica de la Región Leonesa tras integrarse en la autonomía de Castilla y León. Claramente los datos demuestran que Valladolid es el gran beneficiado de este ente artificialmente creado. ¿O ustedes también dudan de eso?



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar