UPL denuncia que Herrera evade la cuestión sobre la descentralización de Valladolid

UPL denuncia que Herrera evade la cuestión sobre la descentralización de Valladolid

Tras la pregunta realizada en el pleno celebrado en el día de hoy en las Cortes, referente a la descentralización de las sedes de la Junta, recogida en el Estatuto de Autonomía, el procurador leonesista, Alejandro Valderas, quiere denunciar que el presidente Herrera evade esta cuestión sobre la que “seguiremos denunciando el abuso de la ciudad de Valladolid en atropar de la Junta el empleo y las inversiones, y el empeño en llevar a cabo una política de centralización que para nada beneficia a León”.

Valderas ha mostrado su indignación ante la evasiva del presidente Herrera, quien “no ha dicho una sóla palabra de por qué hay 20.000 empleados de la Junta en Valladolid, en más de 150 entidades, ni tampoco qué piensa de la propuesta del alcalde de Valladolid de disponer de una ley de capitalidad” afirmó Valderas.

 

INTERVENCIÓN DE ALEJANDRO VALDERAS

La localización de las sedes de la Administración Autonómica desde 1983 en Valladolid, ha supuesto la creación de 20.000 puestos de trabajo directos y la construcción o rehabilitación de un centenar de grandes edificios. El Estatuto no obliga a nada en este aspecto y lo remite a la ley 13/1987 de sedes y a la ley 3/2001 del Gobierno y Administración, que sólo establece la sede en Valladolid para Cortes, Presidencia de la Junta y Consejeros: menos de 300 empleos.

De Secretario General para abajo NO hay normas que indiquen dónde se han de establecer. De los más de 80.000 empleados de la Junta, 60.000 forman la “Administración Territorial” y se reparten por las 9 provincias. Otros 18.000 pertenecen a la “Administración General” toda ella en Valladolid excepto 73 empleados de la Dirección General de Minas que están en León.

En cuanto a la “Administración Institucional” y al “Sector Público”, tampoco hay norma que obligue a radicarlos aquí. De las 336 entidades que hemos localizado, hemos restado las que existían antes de la Autonomía; las entidades, empresas participadas y dependencias universitarias, cuyas sedes se fijan en común con otros; y las que se encuentran en el extranjero. Restan: 168 entidades creadas por la Junta, de las que 137 radican en Valladolid, con alrededor de 2.000 empleos y sólo 31 entes se reparten entre 8 provincias.

En resumen: Cortes, Presidente y Consejerías están en Valladolid por una ley que se puede modificar. El Estatuto permite incluso repartirlas por distintas ciudades. No hay ninguna disposición que obligue a situar en Valladolid, los Servicios Centrales a partir de Direcciones Generales, las empresas públicas, Entes, Fundaciones, Gerencias, etc.

Por lo tanto, la Junta ha centralizado todo en Valladolid, porque ha querido y sólo en alguna contada ocasión ha incluido la sede en el articulado de la ley de creación de alguna entidad.

La misma ciudad ha recibido por esta supuesta “capitalidad”, la sede de 25 entes de la Administración nacionalasí como la Administración “corporativa” (Colegios Oficiales; Federaciones de Deportes, de Cámaras de Comercio etc.).

Surge la pregunta de si vamos a facilitar que siga centralizando una Administración que nació para “descentralizar” Madrid. Sobre todo ahora que surge el debate sobre su aspiración al régimen jurídico especial de “capitalidad”. Este régimen ya existente en cinco ciudades, supone: la creación de un Consejo de coordinación entre Municipio y Junta; presupuesto especial como compensación del uso de sus servicios por forasteros de paso (se citan: transporte público, policía local, protección civil, sanidad pública, prevención de incendios, servicios sociales, mantenimiento de infraestructuras) y otro para grandes actos y obras en espacios públicos (11 millones de euros anuales pidió Pamplona); un consorcio con la Junta; honores y preeminencias para su ayuntamiento, como un escaño permanente para el Alcalde en las Cortes; un presupuesto especial para su casco histórico; reserva de solares para atraer nuevas instituciones, etc.

La reflexión que le hago al Presidente, en realidad a toda la Cámara, es si no ha llegado ya la hora de dar por cerrado el reinado de Valladolid.

   Si no deberíamos volver a la razón original de las Autonomías: la DESCENTRALIZACIÓN y el acercamiento de la Administración al ciudadano, algo en lo que todas las provincias estarían de acuerdo y podrían participar.

 



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar