UPL lamenta que la marcha solidaria de Unicef, fuera deslucida por fallos organizativos, en la colaboración municipal.

UPL lamenta que la marcha solidaria de Unicef, fuera deslucida por fallos organizativos, en la colaboración municipal.

 

Con presencia masiva de participantes, a los que felicitamos por su solidaridad y que recibieron el respaldo del público, que habría sido más numeroso, si se hubiera realizado la suficiente promoción. Se celebró la I subida a Balborraz, marcha solidaria con diferentes categorías, a beneficio de Unicef.

Sin embargo, a pesar de la buena intencionalidad del evento, hubo cuantiosos fallos organizativos que deslucieron la marcha. La prematura señalización por todo el circuito, que cortaba el paso en determinadas aceras, obligaba a los peatones a bajarse a la calzada, desde horas antes de que comenzase la prueba. Con serio peligro de atropello, y sin efectivos de policía o de miembros de protección civil, en las inmediaciones, de los puntos peligrosos que hicieran saber tanto a viandantes como a conductores  de la situación de riesgo a la que podían enfrentarse. Un fallo que achacamos a la mala colaboración del ayuntamiento interesado en la promoción de la calle de Balborraz.

Marea azul, la de los participantes, aliñada con la roja, de los componentes del futbol sala Zamora, que también quisieron colaborar en la causa. Pero faltó otra marea, también azul la de los efectivos policiales, comprensible por la escasez de su plantilla, que bien podrían haberse valido de otra marea, la naranja, de protección civil, siempre dispuestos a colaborar en actividades semejantes.

Otros fallos organizativos aunque menores, fueron consecuencia de la falta de planificación que  provocó momentos tan sorprendentes, que mientras se procedía a entregar las medallas a los ganadores infantiles, fueran sorprendidos por la marcha de la categoría absoluta subiendo la cuesta. Obligando a desalojar rápidamente al público presente, que pretendía presenciar la entrega de trofeos, del centro de la subida por entorpecer la marcha de los corredores. Desconciertos que también afectaron a la locución que confundía apellidos, de los ganadores, que más tarde no aparecían ni para subir al pódium, echándose de menos un spiker profesional, que hubiera puesto animación a la prueba.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar