UPL pide a la junta que desista de subvencionar a Panrico, por no garantizar el cobro de las nóminas de los trabajadores.

UPL pide a la junta que desista de subvencionar a Panrico, por no garantizar el cobro de las nóminas de los trabajadores.

La junta autoengañada por Panrico, le concede una subvención hace tan solo cuatro meses, ligada al mantenimiento de la planta de producción, radicada en la ciudad vallisoletana,  para que pueda fabricar unas barritas de cereales de escasa salida comercial. A pesar de esta ayuda, los trabajadores no cobraran la nómina del mes de septiembre, y quedan a expensas de que se lleve a cabo un plan de viabilidad, donde se contemplan despidos masivos, y reducción de salarios, todo ello después de que el gobierno autonómico entregara un subvención a fondo perdido, con el dinero de nuestros impuestos, y de la que se han beneficiado tan solo los administradores.

            La obsesión por mantener, retener o atraer, fábricas en la ciudad de Valladolid, aunque sea en detrimento de otras provincias, tratando con ello de conseguir que aumente el ya voluminoso tejido industrial de la ciudad, obceca al consejero de economía y empleo. A ello, debe añadirse el  beneplácito general del resto del gobierno, coparticipe  a suscribir acuerdos en los que además de utilizar subvenciones, de difícil justificación en casos particulares y de beneficio privado, no obtienen garantía alguna de una mínima continuidad temporal.

Así y siguiendo un criterio poco racional y que contraviene cualquier principio de equidad entre las provincias integradas en una misma autonomía, la junta concedió finalizado el mes de mayo del presente un acuerdo con la empresa Panrico, con la aportación económica de 300.000 euros para sostenimiento de la línea de producción de la fábrica asentada en Valladolid. Es de actualidad que los trabajadores de la mencionada empresa, por cuestiones económicas, se quedarán sin cobrar la nómina del mes de Septiembre. Algo que no pudo y debió prever, el  gobierno de la Junta al conceder tan arbitraria subvención y para lo que no se reservó un mecanismo de defensa en caso de que hubiera algún perjuicio económico o laboral para los trabajadores como es el caso.

Actuación doblemente condenable, la de que se otorgan subvenciones impunemente y sin ninguna garantía, a empresas relacionadas con Valladolid y no se tiene el mimo rasero con otras zamoranas, necesitadas del mimo tipo de inyección, y que con una subvención equivalente, conseguirían sobrevivir.



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar