Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

Fuente: Norte de Castilla

  • Las tres provincias del viejo reino leonés y Ávila son las que menos han mejorado en el último año en la región

A nivel mundial, EEUU ya superó las dificultades económicas, mientras la UE sigue afanándose en enderezar el rumbo. En el Viejo Continente, Alemania vuelve a estar el situación de ejercer de motor de la economía, mientras Grecia no levanta cabeza. En España, el País Vasco ha sufrido el embate de la crisis en mucha menor medida que Andalucía. Y en Castilla y León, la marcha de la recuperación de la actividad tampoco es homogénea;mientras unas provincias logran parámetros ampliamente mejores que la media más elevada, sea la autonómica o la nacional, otras se han atascado en cotas alarmantes.Esta radiografía económica de la región, elaborada gracias a las aportaciones de Pablo Garcinuño, María Orive, Javier Calvo, Chema Díaz, Ricardo Rábade, Miguel Ángel López, Isabel G. Villarroel y Alicia García, refleja con precisión cómo afronta la comunidad el despegue que se anuncia

De los trece indicadores económicos utilizados para comparar la velocidad de salida de la crisis en el último año, que es cuando ha empezado a notarse –en mayor o menor medida y en más o menos apartados– la recuperación, las provincias de León y Zamora se encuentran por debajo de la media autonómica en once. Son las que peor resultado arrojan. Salamanca y Ávila, mientras, puntúan por debajo en nueve. En el extremo opuesto, Valladolid supera el promedio regional en once de trece.

Si la comparación se realiza entre Castilla y León y el conjunto de España, la comunidad presenta peores ratios de evolución en seis de doce indicadores. Ymejor en los otros seis, así que queda a gusto del lector la posibilidad de ver la botella medio llena, o medio vacía.

En realidad, la provincia de Valladolid solo falla en superar la media regional en lo que variación anual del número de empresas activas se refiere (el 1,98% menos que hace un año, frente al 1,65% autonómico), si tenemos en cuenta que la recaudación fiscal se queda a apenas dos décimas del 10,4% regional. Un crecimiento el autonómico, por otra parte, que gracias al vigor de los ingresos que proporcionan el impuesto de Sociedades, el IVA y el IRPF duplica con creces el 4,3%nacional.

León, mientras, solo mejora el dato de incremento anual de la comunidad en este apartado, con un avance en la recaudación de impuestos del 11,1%, gracias más al IRPF que a los tributos que pagan las empresas por sus beneficios y los ciudadanos con su consumo. Mientras, es la que menos afiliados a la Seguridad Social ha recuperado en el último año (0,55%, frente a un avance regional del 1,54%); y la segunda que peores registros presenta en cuanto a licitación de obra pública y pernoctaciones hoteleras. También en tasa de empleo, tras Zamora.

Precisamente la provincia zamorana es, junto con Ávila, la que tiene una tasa de paro más elevada, más incluso que la media nacional (26,6% y 25,3%, frente al 23,7% de España y el 20,2% de Castilla y León). Zamora solo supera al conjunto de la región en censo empresarial y licitación pública. La provincia abulense solo bate la media en venta de coches (por poco) y construcción;y la iguala en progreso de los depósitos bancarios.

Salamanca empeora la media en todos los índices con la excepción de pérdida de población (por una décima), evolución empresarial, vivienda y licitación. Su dato inmobiliario es el mejor de las nueve provincias, pero su tasa de paro es la tercera peor, sus exportaciones no se contagian de la mejoría y la recaudación fiscal crece por debajo incluso de la media nacional. La financiación tampoco llega y sufre, tras Burgos, la segunda mayor contracción del crédito.

Las cuatro provincias restantes –como se ve en el gráfico– superan unos parámetros, se quedan por debajo en otros y, al final, configuran la media regional. Están mejor Soria y Palencia, con ocho de los trece indicadores sobre la raya autonómica, y algo menos Segovia y Burgos, con siete referencias en verde. La provincia burgalesa tiene, no obstante, la segunda mejor tasa de empleo y la mayor alza de recaudación fiscal.

Balance de siete ejercicios

Si abrimos el campo de análisis, un estudio del Consejo Económico y Social de Castilla y León sobre el ‘Impacto diferencial de la crisis en las provincias’ 2007-2014 concluye que «en el ámbito del mercado laboral, Segovia y Valladolid han aguantado mejor, en tanto que Ávila ha sido una de las más ha sufrido tras el transcurso de estos siete años». En el ámbito social, «en Zamora se aprecia un peor comportamiento de los indicadores, probablemente vinculado a una estructura demográfica más envejecida, en tanto que de nuevo Segovia y Valladolid muestran una salida más airosa». En el terreno económico los resultados son dispares, sin embargo es relevante que un indicador compuesto, como es el de Convergencia con la UE, y aunque los datos disponibles son de 2011, nos indican que sigue habiendo una divergencia de 34 puntos entre Burgos (115) y Ávila o Zamora (81)».

Hay muchas esperanzas puestas en 2015 en Ávila. No todos los años se conmemora el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, un acontecimiento que se espera en la ciudad como agua de mayo en medio de una profunda crisis. Los actos comenzaron el pasado 14 de octubre, pero, de momento, poco se ha hecho notar esta celebración en la capital abulense. Y el año comenzó con el varapalo de saber que el Papa Francisco no realizará una visita que muchos daban ya por segura. Según el propio Ayuntamiento de Ávila, el paso del Sumo Pontífice podría haber traído a 800.000 peregrinos y una repercusión mundial difícil de calcular.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

Sin embargo, sigue habiendo buenas perspectivas y son varios los establecimientos, sobre todo para turistas, que han abierto sus puertas en los últimos meses, en especial en el casco histórico. Incluso hay un nuevo hotel. La esperanza está puesta en las peregrinaciones a los lugares teresianos que se esperan recibir de todo el mundo y, sobre todo, en la próxima edición de ‘Las Edades del Hombre’, compartida con Alba de Tormes bajo el título ‘Teresa de Jesús. Maestra de oración’. Comercio y hostelería están listos para atender, entre abril y noviembre, a un gran número de turistas, aunque nadie se atreve a pronosticar que se llegará a los 800.000 registrados con la muestra de 2004 en la Catedral.

En la industria, la situación es más complicada. Nissan, uno de los principales motores, ha anunciado que hay un excedente de 50 personas en una plantilla que llega a las 500 –en los años 80 superaba el millar–. La incertidumbre es aún mayor en la fábrica de galletas de Elgorriaga –con un centenar de trabajadores–, donde se adeudan varias nóminas y se está a la espera de que la Junta elija un comprador sólido que proporcione una estabilidad perdida hace años.

El peso del sector industrial, sobre todo agroalimentario y de automoción, junto con la agricultura, el turismo y el comercio exterior, han hecho que la economía burgalesa tenga unos resultados menos negativos en la crisis. Esos mismos factores han provocado una leve mejoría en los últimos meses y eso que el incendio de la planta de Campofrío provocó una merma en ese ligero avance que estaba experimentando. El automóvil tiene gran importancia en Burgos y el aumento de la demanda, ayudada por los planes de estímulo en el caso de España, está sirviendo de ayuda. La industria metalúrgica de la provincia también aguanta el tirón.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

En el comercio llama la atención la proliferación de establecimientos de belleza abiertos en los últimos meses en la capital, desde un gimnasio en la Avenida Reyes Católicos a tiendas más pequeñas de maquillaje o uñas, así como negocios de electroestimulación o electrofitness. Por las calles del centro se ven numerosas franquicias pequeñas. Verónica Fuente, propietaria de La Boutique del Tacón, puso en marcha su zapatería hace algo más de un año, en plena crisis, y admite que en febrero empieza a notar «una leve mejoría».

Restaurantes y bares también se han incrementado en la ciudad y no resulta fácil reservar mesa un fin de semana. Los de copas lo tienen más complicado. También nacen asesorías o gestorías, al igual que pequeños negocios vinculados a pequeñas reformas, inspecciones técnicas de edificios o estudios ambientales relacionados con la construcción, que sigue siendo el sector más castigado.

Las grandes marcas comerciales han regresado en este 2015 al centro de León capital después de años en los que los establecimientos de este tipo estaban habituados a situar en sus escaparates el cartel de ‘cierre por cese de actividad’. Para las asociaciones profesionales del sector este es un síntoma de la recuperación evidente que, según han advertido, «deja ver de una forma más o menos clara que la economía se vuelve a mover».

Pozo MInero

Pozo Minero

Una recuperación que el sector empresarial tacha de «real» pero «lenta» y lo hace apuntando datos que invitan al optimismo y a la prudencia a partes iguales.

Así, en los últimos doce meses se han perdido 500 empresas y al mismo tiempo se recuperaron 5.000 empleos en el conjunto de la provincia. A juicio del sector empresarial la crisis «ha tocado fondo» y la percepción a pie de calle va en esa dirección: más gasto, más comercio, más empleo, pero a la vez un alto nivel de prudencia heredado por años de desgaste económico y de caída en los ingresos.

León toma aire a nivel económico pero, advierten los sindicatos, la «pobreza laboral» sigue marcando el día a día. Los leoneses, según las fuerzas sindicales han perdido más del 20% de su poder adquisitivo. En la provincia, la crisis se ha llevado por delante el sector de la construcción y ha hundido al sector minero, pero en el contrapeso de la balanza toma fuerza la salvación de Antibióticos en el sector industrial y el empuje del sector primario y el tecnológico.

En todo caso, la calle mantiene una visión extendida en el comercio, la empresa y los sindicatos: en el camino de la recuperación lo cierto es que a fecha de hoy aún queda mucho camino por recorrer en la provincia de León.

Tímidamente, casi con miedo, los palentinos comienzan a entrever esa salida de la crisis de la que hace gala el Gobierno, presumiendo de cifras macroeconómicas, que tardan en notarse en el bolsillo del ciudadano. Aunque los índices de consumo sigan siendo muy bajos entre los palentinos, tal y como constatan comerciantes y hosteleros fundamentalmente, también se aprecia entre los clientes una cierta alegría en el gasto que no se veía hace unos meses. Ya no parece haber miedo. Desde luego, los niveles no son los que había hace siete años, pero los comercios ya no se ven vacíos durante horas.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

También los hosteleros vuelven a ver cómo sus restaurantes se llenan los fines de semana y la actividad retorna día a día a sus barras; con cierta alegría pero sin estridencias.

Palencia da pasitos, ayudada por la confianza que va encontrando en esa ya casi manida recuperación el sector de los funcionarios, muy potente especialmente en la capital, y que ya no ve con preocupación la aplicación de nuevas medidas de recorte salarial como las sufridas en los últimos años, con quitas del 5%, continuas congelaciones o incluso la supresión de una paga extra.

Además, la provincia ha recibido un importante empujón con las nuevas contrataciones de Renault en Villamuriel de Cerrato, que han permitido el retorno al mercado laboral de muchos jóvenes, lo que, de rebote, está propiciando también un pequeño dinamismo en el mercado inmobiliario del alquiler.

Muy diferente es la situación de la construcción, que sigue tocada con una casi total ausencia de nuevas promociones, aunque algún brote verde se haya apreciado en los últimos meses. Tras siete años sin venderse una parcela, el Ayuntamiento ha logrado enajenar un terreno destinado a viviendas de protección.

Las fuerzas vivas de la política salmantina se prodigan en los últimos meses con declaraciones contrapuestas sobre la aparente recuperación de la economía. Aunque desde el Ayuntamiento y la Diputación, gobernados por el PP, se incide especialmente en esta reconfortante y halagüeña tendencia, lo cierto es que la teoría de los ‘brotes verdes’ es puesta en tela de juicio desde otros sectores.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

El secretario provincial de CC OO en Salamanca, Emilio Pérez Prieto, desmitifica las tesis que esgrime el frente institucional y enfatiza que «los brotes verdes ni se les ve, ni se les espera». El incombustible sindicalista desempolva los últimos datos oficiales de la Seguridad Social y asevera que «un mes nos encontramos con que sube el número de autónomos en dos personas, y al otro baja en tres». Para colmo, el desalentador panorama que rodea a los parados que han agotado todas las prestaciones y subsidios posibles les incita a no sellar la tarjeta de desempleado, lo que explica que el número real de personas sin trabajo sobrepase con creces a la estadística oficial.

Datos objetivos constatan el delicado estado de salud del tejido económico salmantino. Según cifras de la Seguridad Social de enero, el número de empresas disminuyó, con una sensible caída de 81 en la provincia. Y todo ello envuelto en un contexto generalizado de contrataciones temporales para periodos concretos, como la pasada Navidad, que no tienen continuidad en los meses venideros.

Por si fuera poco, la realista descripción del secretario de CC OO alude a uno de los motores fundamentales de la economía salmantina, como es la Universidad. Tampoco en este apartado los vientos soplan de forma favorable, como se ejemplifica «con los recortes en la transferencia de la Junta» a la Usal durante el pasado año, coronados con un incremento de precio de las matrículas y un descenso de las becas. «Los brotes no son verdes, y ni siquiera son brotes», sentencia Pérez Prieto.

Los segovianos siguen teniendo la sensación de que aquí se tardará en salir de la crisis. Lo acaba de corroborar el presidente de los hosteleros, Julián Duque, al señalar las dificultades del sector y la «incertidumbre» que ha causado el cierre de algunos restaurantes en una ciudad donde el turismo es su principal industria, porque siguen llegando turistas, y cada vez más, pero es turismo de ida y vuelta, que no se queda. Algunos locales han cambiado de manos, pero no hay alegría en las calles ni en el chateo, que ha bajado mucho en los lugares de siempre a pesar de que los precios se mantienen. No hay problema en encontrar sitio los fines de semana para las cenas de amigos.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

El comercio local aún no levanta cabeza. Muchos comerciantes tiran de ahorros para mantener abiertas las tiendas y, entre amigos, comentan que si este año no mejoran las ventas echarán el cierre porque no pueden competir con las franquicias. Algo se mueve, sí, pero es en el sector inmobiliario, y muchos de los que medran son de fuera, a la caza de compras ventajosas. En toda la ciudad, sobre todo en el centro y el casco histórico, los edificios y locales siguen adornados con carteles de ‘se alquila’ o ‘se vende’.

El paro ha descendido algo en Segovia, pero sigue por encima del 14%, muy lejos de los años de bonanza, cuando rondaba el 5% y algunos expertos consideraban que en la provincia había ‘pleno empleo’. Eso ahora es un espejismo. Lo comentaba un grupo de desempleadas esta misma semana a la hora del café, en un descanso del tercer curso de formación que hacen, preparándose para un trabajo que no vislumbran. Pasan de los 40, han trabajado media vida en despachos de arquitectos o pequeñas empresas y ahora, dicen, mejor preparadas que nunca, ven que en Segovia no hay industrias ni empresas nuevas, se las sigue esperando. Dicen que solo sirven para bajar las cifras de paro mientras hacen los cursos que paga el Ecyl. En la práctica, en Segovia todo está igual que hace un año, si no peor.

Soria es una provincia tan pequeña, tan despoblada y tan envejecida, sin conexión por vía rápida con ninguna de las capitales aledañas, que hasta la crisis llegó tarde. Mientras el país se apretaba el cinturón, Soria se mantenía al margen; ni los pensionistas escatimaban en sus largos recorridos de alterne a diario. Pero la crisis también llegó Soria, se sumió en la tristeza, inactividad en la hostelería y en el comercio a la par que crecían las actividades deportivas al aire libre. La crisis llegó tarde y se irá más tarde que en las provincias vecinas.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

Decenas de comercios cerraron sus puertas en plena calle céntrica de El Collado en Soria, trampantojos cubrían fachadas estropeadas con locales cuyos escaparates permanecían empapelados con periódicos. Hoy el panorama torna su cara hacia la recuperación, lenta, muy lenta. Surgen empresas nuevas, emprendedores que han tenido que afinar su ingenio, como La Exclusiva, que lleva la compra y los medicamentos a los vecinos de los pueblos más diminutos; o Alpargata, que diseña al gusto el calzado. Sin embargo, a lo sorianos les ha dado por embarcarse en el mundo de las franquicias: ropa, bolsos, cosméticos o perfumería son los negocios que proliferan. El Centro Comercial Abierto reconoce que el precio del alquiler de los locales ha bajado en más del 50%, lo que ha permitido dar la bienvenida a una decena de nuevos comercios. Soria ha cambiado en año y medio, la ciudad se ha modernizado con la peatonalización del centro y la construcción de un aparcamiento subterráneo de 700 plazas, o el nuevo mercado de abastos en fase de construcción, que ayudará a la recuperación del comercio.

La hostelería ha crecido en los últimos años en profesionalidad en el servicio y en calidad de los menús y tapas; por supuesto en venta y en la promoción de productos propios como los boletus, la trufa negra, el torrezno o la mantequilla de Soria. Hay dinero para comer o cenar, no tanto para salir de copas por la noche, en una capital en la que gran parte de la población trabaja como funcionaria, y a parte de la otra le ha tocado la lotería alguna vez. El turismo también empieza a recobrar el punto de alegría perdido.

La cara de tristeza y temor de los sorianos y el futuro apocalíptico del que se hablaba en los bares el año pasado se va tornando en acomodación a las circunstancias, en la costumbre de despedir a los jóvenes que emigran a otros países, y en la resignación de ir accediendo a jornadas laborales con pésimas condiciones. El derroche que vivía Soria hace siete años no volverá en décadas.

Un paseo por Valladolid revela que algo está cambiando. No es mucho, ni se ve a simple vista; son detalles que se aprecian en el ambiente. Los comerciantes siguen advirtiendo que el consumo no acaba de arrancar y apenas mejora a fuerza de rebajas; pero en solo tres calles aledañas a la plaza de San Juan, por tomar una cualquiera, han abierto en los últimos meses una tienda de cosmética, una clínica dental, una frutería, un estudio fotográfico y está a punto de reinaugurarse un bar que llevaba dos años cerrado. También ha quebrado una tienda de chuches, pero el saldo a favor de la confianza de los emprendedores es, por el momento, positivo. Los carteles de ‘se vende piso’ que decoran las fachadas aún no desaparecen; sin embargo, señalan los promotores, al menos ya hay llamadas de gente interesada en ir a verlos.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

Solo es necesario ir de tertulia con un grupo de, por ejemplo, padres de un mismo colegio, para comprobar que se respira otro aire. El viernes, uno –arquitecto– reconocía que volvía a recibir encargos de reformas no como para planificarse el año, pero sí para vivir día a día. Otro –pequeño industrial– acababa de regresar de Chile, donde la delegación que ha abierto ya casi marcha sola. Un tercero comentaba que su hija mayor había encontrado trabajo en una bodega; temporal y con poco sueldo, pero el primero en tres años. El cuarto apostillaba que su empresa había presentado un ERE.

En Valladolid, casi todas las cosas están mejor que hace un año; sin olvidar que hace un año, la mayoría de las cosas estaban en el peor momento de los últimos seis.

Con poco peso industrial y plagada de pymes, Zamora no sufrió los estragos de la crisis hasta 2009, pero todo apunta a que también tardará más en salir que otras provincias. Aun así, 2015 ha empezado mejor que 2014 y tras el frío enero, parece haber más movimiento en la calle.

Valladolid enfila la recuperación; León y Zamora se quedan atrás

Franquicias de moda, cosmética, bolsos y complementos, y alguna clínica dental han abierto en los últimos meses en las calles y plazas más céntricas, donde también se han trasladado y ampliado algunos establecimientos de moda.

Los comerciantes aseguran que es consecuencia de la situación de paro y de las dificultades para encontrar trabajo por cuenta ajena, que empujan a muchos a lanzarse y poner en marcha iniciativas emprendedoras. Los hosteleros también apuntan a que el consumo está en mínimos y que la calle de Los Herreros o la zona de pinchos de Los Lobos ya no son lo mismo ni de tapas ni de copas. Sin embargo, junto a las tiendas de la plaza de Sagasta, en el emblemático edificio que hace esquina con la Plaza Mayor, ha abierto la famosa Cervecería, cerrada hace ocho años.

Manuel Vidal, presidente de la Cámara de Comercio y gerente de una empresa de hierros y aceros, reconoce que en la construcción hay encargos. No son grandes obras, pero sí vecinos de los pueblos que van a hacer una nave o vivienda unifamiliar. La ampliación de una fábrica de precocinados del alfoz también alimenta las esperanzas de mejora.

Con puntos fuertes como la industria agroalimentaria y asignaturas pendientes como el desempleo, el éxodo de población o mayores facilidades para el asentamiento de empresas, Zamora mira ahora a su Semana Santa y a la llegada del Ave para seguir levantando el vuelo.

 



Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar