Ya no nos queda paciencia

Ya no nos queda paciencia

LUIS MARIANO SANTOS

OPINIÓN – LEONOTICIAS

Siempre es aconsejable no lanzarse a los brazos del escepticismo, sin al menos dar el beneficio de la duda a aquellos políticos y agentes sociales que se han enfrascado en el enésimo invento socioeconómico que ha de sacar a la provincia de León del empobrecimiento, por cierto empobrecimiento del que algunos de los allí reunidos, por acción u omisión, han contribuido de forma cierta.

Es verdad también que de esta mesa lo que más ha trascendido de momento son una serie de contradicciones que amenazan con acabar con la poca credibilidad que ya de por si tienen este tipo de iniciativas en León.

Y aquí viene la primera contradicción, ¿es realmente necesaria una mesa para que quienes tienen la posibilidad de ejecutar esas inversiones lo hagan? La verdad es que, como siempre he mantenido, es difícil creer que quien ha sido y es parte del problema sea ahora parte de la solución.

No es baladí quién y cómo se ha realizado la primera foto de esta mesa, con ausencias notorias prácticamente de la mayoría de los protagonistas reales del movimiento social que dió origen a la misma, protagonistas que han pasado a un segundo plano mas bien por los codazos de aquellos a los que «les gusta más la foto que a los chivos la leche». Una mesa que alguno ha querido igualar al diálogo social autonómico como si ese fuera un modelo de excelencia sin fallos y que para empezar lo hizo con el déficit paritario que hace de esa foto también un error mayúsculo.

Que nadie se equivoque, me parece muy loable la intención sindical de crear una agencia independiente donde quien pone el dinero no lo reparta, pero realmente parece difícil de creer que quien vive y convive con la foto, ponga la «pasta» y deje que sean los profesionales quienes aparezcan en la instantánea. Por eso, ya tarda la certeza, ya sobra una nueva reunión de los mismos políticos y ya se echa de menos un paso firme hacia esa agencia independiente.

Para ser creíble el proyecto, no se puede marear la perdiz, con hoy me reúno aquí, mañana en el Bierzo y pasado en Valencia de Don Juan, para agradar a unos y otros, aunque viendo la constitución de la misma no es nada desdeñable pensar que por eso de la cercanía la tercera reunión bien podría celebrarse en Valladolid, para que algunos no tengan que desplazarse mucho.

Espero no queden en el olvido las exigencias inversoras y la amenaza del posible estallido social al que hicieron alusión los agentes sociales, si no se toman las decisiones ejecutivas y se implementan medidas que superen el carácter simbólico de la misma. De eso nada ha trascendido, solo sabemos que volverán a reunirse en otro lugar y un mes después, abriendo foros municipales y volviendo a abrir debates sobre cómo ordenar la mesa. Corremos el riesgo cierto de dedicarle mas tiempo a la configuración de la mesa, a los lugares de reunión, y al color de los sillones que a decidir qué es lo que debemos hacer.

Y uno no quiere ser pesimista, pero cuando alguno le preocupa más si hay banderas, otros hablan de superar los localismos y alguno está más pendiente de crear su propia mesa para coger impulso en su partido, los mimbres no invitan al optimismo. Y ya para rematarlo, sería bueno que el señor Izquierdo fuera más prudente a la hora de pedir lealtad a los ciudadanos leoneses a los que ya se les dice que habrá que esperar 10 años a la evaluación final de la mesa. Más que lealtad lo que en definitiva parecen pedir es paciencia y de esa ya no queda en León, y ese es un aviso para el de las banderas, el de la lealtad, los de la foto y todos aquellos mas preocupados por parecer que por ser, mas por estar que por hacer.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Pin It on Pinterest